CRÍTICA

Lobos sucios

4

Por
14 de marzo de 2016

Lo peor de muchas películas mediocres no es sólo su calidad, sino la cantidad de ideas interesantes que dejan caer. Véase, para probarlo, el caso de este thriller ambientado en la posguerra. Desde los hechos registrados (la explotación alemana de las minas de tungsteno gallegas, el maquis antifranqusita) hasta sus ideas más outré (la conexión meigas – nazismo esotérico), Lobos sucios contiene muchos elementos dignos de mejor causa, así como una puesta en escena a veces muy apañada. Pena que dichas virtudes se pierdan entre diálogos expositivos, tópicos maniqueos (sí: la figura del guardia civil sádico era obligatoria) y otras lacras que la sitúan a mucha distancia tanto de Del Toro y El laberinto del fauno como de Gutiérrez Aragón y su tenebrosa El corazón del bosque.

Podría haber sido original y telúrica. Podría.

SINOPSIS:

Galicia, 1944. En la esquina más alejada de Europa los nazis explotan una mina de wolframio, un mineral vital para su armamento. Allí trabaja duro Manuela (Marian Álvarez) para poder curar a su hija enferma, ajena a los chismorreos del pueblo que la consideran una meiga. Su vida cambiará para siempre con la llegada de unos espías aliados con la misión de ejecutar un gran robo de wolframio. Los aliados prometen curar a su hija a cambio de su ayuda. Inspirada libremente en hechos, historias y personajes reales Lobos Sucios cuenta una historia de supervivencia, espionaje, y amor en medio de una atmósfera mágica.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: ,

DIRECTOR:

REPARTO: , ,

GUIÓN: , ,

PAIS: España

DURACIÓN: 105

EDAD RECOMENDADA: na

DISTRIBUIDORA: n/a (es)

ESTRENO: 08 de Abril de 2016