CRÍTICA

Lo que esconde Silver Lake

9

Por
14 de diciembre de 2018

Mitchell niega haber leído nada de Thomas Pynchon antes de escribir y dirigir Lo que esconde Silver Lake, una película que derrama citas postmodernas, mentalidad conspiranoica y desbordamiento narrativo hasta hacer imposible no sospechar referencias al novelista a cada paso –V. por aquí, Vicio propio por allá–. Pero justo de eso va el asunto: de contagiar el mismo virus que mueve a Andrew Garfield por las calles de Los Ángeles buscando mensajes ocultos en canciones, películas, videojuegos, fanzines y toda manifestación de la cultura popular capaz de albergar información solo detectable por una élite poderosa. O eso cree él.

Todo empieza cuando este treintañero sin trabajo, vocación ni nada mejor que hacer que espiar a sus vecinos cual Jimmy Stewart con prismáticos pasa una noche estupenda con su vecina Riley Keough. A la mañana siguiente, ella desaparece de su apartamento sin dejar rastro. Incapaz de soportar tan severo caso de ghosting, el protagonista se embarca en una búsqueda paranoica de la chica siguiendo pistas falsas por la ciudad y pegando tumbos que rememoran los del Philip Marlowe de Un largo adiós (1973) o el Doc Sportello de Puro vicio (2014), pero también la caída de Alicia por la madriguera del conejo. Aquí al otro lado hay submundos de privilegio cada vez más turbios o fiestas hipster llenas de gente que, como él, puede saltar de brunchs a vernissages sin tocar el suelo pero nunca tendrá para pagar el alquiler.

Después de retratos tan inteligentes de situaciones y ansiedades de la vivencia adolescente como El mito de la adolescencia (2010) e It Follows (2014), Mitchell emplea la estructura de una investigación neonoir para proseguir su particular crónica del ennui existencial de una generación millennial que, ya adulta, sigue agarrándose a sus referentes de cultura pop de juventud. Porque al menos ese mundo de iconos, porno vintage y cajas de cereales es uno que te puedes permitir; un líquido amniótico en el que nadar a salvo del exterior violento donde las nuevas generaciones te rayan el coche y los indigentes te devuelven la mirada desde tu posible futuro.

Sin porvenir, y con la nostalgia desgastada de puro abuso –los personajes de Lo que esconde Silver Lake caminan literalmente sobre las tumbas del Hollywood clásico, mientras la banda sonora de Disasterpeace canaliza a Franz Waxman y Bernard Herrmann–, intentar reconectar con esa chica de ojos almendrados es lo que queda. Un sentimiento que, como todo lo actual, tampoco es nuevo. Marianne Faithfull ya cantaba As Tears Go By a cappella en una mágica secuencia de Made in U.S.A. (1966) sobre los hermosos rostros de Anna Karina y Jean-Pierre Léaud. Aquel momento de la película de Godard, con su superposición de citas –del noir literario de Richard Stark a Casablanca– y gramática de primeros planos, encapsula muy bien lo que propone Mitchell: un mapa de referencias y asideros pop superpuesto a la experiencia sensible casi como única y desesperada manera de seguir a flote en un mundo de superficialidad estética, escalofrío político-económico e incertidumbre afectiva. Treintañeros del turbocapitalismo tardío, este es vuestro canto generacional.

Incertidumbre, búsqueda existencial millennial y rompecabezas de referencias pop sobre la tumba del cine clásico. Querrás verla más de una vez.

SINOPSIS:

Sam es un tipo desencantado de 33 años que descubre a una misteriosa mujer, Sarah, bañándose en la piscina de su apartamento. Cuando esta desaparece, Sam se embarca en una búsqueda surrealista a través de Los Ángeles para descifrar el secreto que hay detrás de su desaparición, llevándolo a las profundidades más oscuras del misterio, el escándalo y la conspiración de la ciudad.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO: , , , ,

GUIÓN:

PAIS: EE. UU.

DURACIÓN: 140 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Vertigo Films

ESTRENO: 28 de Diciembre de 2018

Jamie Foxx volverá a ser Electro en el ‘Spider-Man 3’ de Tom Holland

El actor ya encarnó al peligroso álter ego de Max Dillon en 'The Amazing Spider-Man 2', donde se enfrentaba a Andrew Garfield.

¿Por qué Ryan Gosling y Emma Stone son la mejor pareja de cine?

Hollywood los ha elegido, Ryan Gosling y Emma Stone son desde hace tiempo la pareja con más química de la industria… Te explicamos por qué.

Este es el nombre (algo mejorable) del universo donde conviven todos los Spider-Man del cine

Según ha revelado Sony, los personajes interpretados por Tobey Maguire, Andrew Garfield y Tom Holland comparten un escenario.

‘Tick, Tick… Boom!’: Andrew Garfield se pondrá a las órdenes de Lin-Manuel Miranda en su nuevo musical

El artífice de 'Hamilton' adaptará la obra del mismo título estrenada por Jonathan Larson en 1990, basada en la vida del propio compositor.