CRÍTICA

Letters to Paul Morrissey

8

Por
25 de noviembre de 2019

Letters to Paul Morrissey es una película que se despliega a contracorriente de su propio momento histórico y reivindica valores y actitudes estéticas que en la actualidad se encuentran desterradas por las corrientes dominantes. Está rodada con una cámara de 16 mm., como la que utilizaron los pioneros del cine, los autores experimentales e incluso podría ser con la que trabajó John Cassavettes en alguno de sus primeros trabajos. Reivindica el género espistolar, en formato de cartas audiovisuales, en un tiempo en el que se impone la reducción de los mensajes a un número de caracteres. Y finalmente está Paul Morrissey, receptor de esos mensajes que envía Armand Rovira en su filme, apóstol del cine underground gracias a películas como Trash o Flesh, miembro de la crew de Andy Warhol y figura esencial en la carrera de The Veltet Underground.

El guion que firman el propio cineasta y Saida Benzal está articulado en torno a cinco cartas rodadas en distintos lugares que tienen un destinatario oficial, pero que en realidad acaban estructurando un discurso a propósito del amor por el cine y sobre el impulso irrefrenable de transmitirlo a través del formato cuadrado y en blanco y negro que propone este apasionante filme. Una obra asentada sobre claros referentes visuales (de Chris Marker al surrealismo o las vanguardias), pero que a la vez se presenta libre y repleta de constantes puntos de fuga.

Las misivas que Rovira envía a Morrissey tienen valor por sí mismas.

SINOPSIS:

El director Armand Rovira rueda en 16 mm una serie de cartas enviadas a Paul Morrisey, director de 'Trash', 'Flesh' y 'Heat', colaborador de Warhol y representante de The Veltet Underground. Una serie de misivas desde distintas partes del mundo y de personas muy diferentes.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO:

GUIÓN:

PAIS: España

DURACIÓN: 80 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Dinamyte Films

ESTRENO: 29 de Noviembre de 2019

ETIQUETAS:

, ,