CRÍTICA

Las heridas del viento

6

Por
16 de enero de 2018

“El mundo es un teatro vacío”, dice Juan (una Kiti Mánver transformada y transformadora) delante de un teatro vacío. De la mano de quien escribió su texto, Juan Carlos Rubio, Las heridas del viento ha dado, precisamente, el salto de las tablas al cine, en un rotundo blanco y negro para resaltar los claros y oscuros, pero sigue muy pegada al teatro: dos personajes, sus diálogos y monólogos, los escenarios, el ritmo… Puede resultar extraño hasta que entendemos que ese es el mejor hábitat para estos dos únicos personajes que luchan contra la incapacidad de comunicarse: David (Daniel Muriel), un hijo que acaba de conocer a su padre y descubre algo de él que ni imaginaba, y Juan, el supuesto amante desconocido del padre de quien David espera obtener la información que busca para poder decir adiós en paz

Amor y deudas pendientes en una pantalla teatralizada.

SINOPSIS:

La muerte de su padre obliga a David a hacerse cargo de su legado. Entre sus pertenencias encuentra algo inesperado: las cartas de amor de otro hombre. Desconcertado por el descubrimiento, decide visitar al supuesto amante de su progenitor y descubrir la verdad.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO: ,

GUIÓN:

PAIS: España

DURACIÓN: 75 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Versión Digital

ESTRENO: 19 de Enero de 2018