CRÍTICA

La mujer de la montaña

6

Por
04 de marzo de 2019

Hay dentro de La mujer de la montaña una gran película que no logra salir a la luz y queda enclaustrada por la indecisión del autor. Ese lugar común analítico –y un tanto repelente, disculpas– nunca ha sido más pertinente que en este caso. A nivel metafórico, porque al tratarse de una producción islandesa podemos quedar resultones y recurrir a la imagen de un géiser cuyo cráter no llega a abrirse. Y, literalmente, porque el impulso, el vistazo a lo que otro enfoque habría dado, sucede exactamente en el punto medio del relato. Cuando la heroína titular, una profesora de canto que se dedica a sabotear la actuación de una empresa minera de aluminio, huye a las tierras altas para esconderse de las autoridades. Su ánimo de supervivencia engancha y el acoso por helicóptero se torna tan abstracto sobre los peñascos –el espectacular paisaje islandés siempre ayuda– que recuerda a la Caza humana de Joseph Losey.

Pero Erlingsson, cuyo debut De caballos y hombres (2013) ya adolecía de preferencia por la anécdota, no tarda en regresar al tono que había establecido al principio, más cercano al avance colorido y los tics del indie estadounidense –ese diálogo musical diegético entre músicos islandeses y un coro ucraniano– que a un discurso firme y compactado. La protagonista nos gana desde el principio con su noble propósito, pero hace falta algo más para echarse al monte.

Sugerente y contestataria con corazoncito, como su protagonista.

SINOPSIS:

A sus cincuenta años, Halla, profesora de canto, declara la guerra a la industria local del aluminio, que está contaminando su país. Para ello, toma todo tipo de riesgos con el fin de proteger el medio ambiente en Islandia. Pero su situación podría cambiar con la llegada inesperada una carta que da luz verde por fin a sus trámites de adopción de una niña.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO: , , ,

GUIÓN:

PAIS: Islandia

DURACIÓN: 101 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Avalon

ESTRENO: 08 de Marzo de 2019