CRÍTICA

La decisión

6

Por
05 de noviembre de 2018

Un tren llegó a La Ciotat y salió de allí convertido en leyenda. Los Lumière la liaron con su cámara y, desde entonces, del amor de Breve encuentro a los tiroteos de Los intocables de Eliot Ness y Atrapado por su pasado, incluyendo el cierre del círculo cinéfilo por Scorsese en La invención de Hugo, se van expandiendo las posibilidades narrativas de una estación de ferrocarril. Cineasta iraquí (sintagma heroico) comprometido con la historia reciente de su país, Al Daradji (Son of Babylon) ha encontrado el espacio físico perfecto para su retablo de seres en apuros, un paisaje humano modificado por la aparición de un personaje que permite elevar la tensión al extremo. La terrorista suicida que llega a la Estación Central de Bagdad el día de su reapertura oficial (un hito real de 2006) rompe las relaciones habituales de los asiduos al lugar y pone en jaque al espectador, a la hitchcockiana manera: junto a la protagonista, nosotros sabemos, nosotros sufrimos con esa carga. Sin embargo, el hallazgo artístico no es tanto ese personaje ya conocido: deudor del neorrealismo, amigo de los niños (sensacionales los pequeños actores, muy por encima de los adultos, particularmente flojos los soldados americanos) y estilísticamente simple, el filme logra elevarse por encima de su endeble propuesta formal gracias al rostro de Zahraa Ghandour, una imagen imperturbable que completa con singular carisma este viaje emocional a la mente de una ¿asesina?

Estación Central de Bagdad, intercambiador de emociones.

SINOPSIS:

Sara entra con oscuras intenciones en la estación de Bagdad dispuesta a cometer un acto impensable. Sin embargo, sus planes se ven alterados por Salam, un seductor vendedor, que hará que Sara se replantee sus convicciones, apelando su humanidad.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO: ,

GUIÓN:

PAIS: Irak

DURACIÓN: 82 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Adso Films

ESTRENO: 28 de Diciembre de 2018