CRÍTICA

Jumper

2

Por
15 de febrero de 2008

Javier Ocaña

¿POR QUÉ UN DIRECTOR al que le ha costado tiempo poder llegar a la cúspide decide tirar por la borda lo conseguido? ¿Por qué el hombre que ha puesto en marcha desde la producción y la dirección la saga de Jason Bourne prefiere en un momento dado abandonar el timón del barco y quedarse al margen, simplemente como productor ejecutivo? ¿Qué tenía Sr. y Sra. Smith para provocar tal decisión? ¿Y Jumper? Doug Liman ha pasado del cielo al infierno en apenas un lustro por culpa de sus propias decisiones. Primero, al dejar el mando de las operaciones de la magnífica saga de espionaje a alguien con tanto talento como el británico Paul Greengrass, que no sólo mantuvo el listón sino que lo ha elevado en las dos siguientes entregas (El mito de Bourne y El ultimátum de Bourne). Segundo, al dejarse arrastrar por el presunto glamour de Brangelina (son una única persona, no nos engañemos) para lidiar con un guión escrito de forma desastrosa y convertirlo en nefasto producto de acción. Tercero, ¿quién le ha recomendado a Liman una novela con una premisa tan ingenua como la de Jumper para trasladarla al cine? Un chaval que, con un simple salto, puede ir de un bar en el que están a punto de atizarle hasta el Coliseo de Roma; de las pirámides de Egipto a la cama de una tía buena; de la cámara acorazada de un banco a una playa del Caribe. Desde luego, semejante bobada parecen las primeras líneas de un escritor en ciernes a la edad de siete años, pero no el de un producto de acción serio, ya esté dirigido al público adulto o al juvenil. Partiendo de esa base argumental, la arbitrariedad se hace cargo de cada giro de guión. Y por mucho que se le intente dotar de un espíritu de cómic a lo El protegido (cada poder tiene su reverso; la influencia familiar; la presencia de Samuel L. Jackson…), Jumper ni siquiera funciona como producto de escape, palomitas y refresco. Algo de lo que parecen haberse dado cuenta incluso sus responsables, que han decidido cortar por lo sano en la sala de montaje, y dejar en apenas 85 minutos una historia a la que se le ven los costurones por todos lados (Kristen Stewart, actriz en alza, sale diez segundos; a Tom Hulce le ha desaparecido el papel). Así, de salto en salto, nada por aquí, nada por allá. 

SINOPSIS:

David posee el poder de teletransportarse, atravesar paredes y cualquier otro obstáculo que se proponga, sin embargo, cuando descubre que no es el único en poder hacerlo, su vida se destapa y se ve expuesto a toda serie de peligros.

Jumper

CIENCIA-FICCIÓN / EE UU / 2008 / 88 MINUTOS / FOX DIRECTOR: DOUNG LIMAN ACTORES: HAYDEN CHRISTENSEN, SAMUEL L. JACKSON, DIANE LANE GUIÓN: DAVID S. GOYER, SIMON KINBERG PRODUCCIÓN: LUCAS FOSTER, STACY MAES. jumperthemovie.com

ESTRENO: 15 de Febrero de 2008

ETIQUETAS: