CRÍTICA

Jimmy’s Hall

7

Por
18 de noviembre de 2014

Como John Ford o Woody Allen, Ken Loach es un clásico, aun en sus películas menores. Te alcanza con ver unas pocas secuencias de su cine para reconocer su estilo. Tras las logradas y esperanzadoras La parte de los ángeles y El espíritu del 45, llega el turno de este filme pequeño ambientado en la historia de James Gralton, espíritu libre y activista irlandés que se convirtió en el único deportado político de la República de Irlanda. Y aunque hay secuencias en las que la lucha de clases estalla, como la de aquel desahucio que reverbera entre nosotros, Loach no se centra en ellas. Prefiere escenificar el desigual duelo que se establece entre el hijo pródigo de la comunidad y ese odioso y reaccionario párroco que se opone a que el bueno de Jimmy regente su centro cívico sin el auspicio y el control de la Santa Madre Iglesia. La secuencia de la homilía en la que el cura delata a sus feligreses con nombres y apellidos, o cualquiera de las reuniones entre las fuerzas vivas de la comunidad, son el paradigma de la connivencia de masters and pastors que tanta deuda histórica ha contraído en determinadas sociedades, como la irlandesa y la española. Sí es verdad que hay cierto maniqueísmo en el dibujo de los personajes, pero a Loach se le puede excusar por lo bien que dialoga Paul Laverty y por lo bonito que sale el pasto irlandés en sus imágenes. Por eso, y porque es un clásico vivito y coleando.

De 'local hero' a mártir hay un solo paso. Loach te lo cuenta.

SINOPSIS:

En 1921 El pecado de Jimmy Gralton fue construir un salón de baile en un cruce de caminos rurales en una Irlanda al borde de la guerra civil. El Pearse-Connolly Hall era un lugar donde los jóvenes podían venir a aprender, a discutir, a soñar... pero sobre todo para bailar y divertirse. Mientras la popularidad de la sala crecía, su reputación socialista y de espíritu libre atrajo la atención de la iglesia y los políticos, que obligaron a Jimmy a cerrar la sala y huir. Una década más tarde, en el apogeo de la Gran Depresión, Jimmy vuelve a casa desde los EE.UU. para cuidar de su madre e intentar vivir una vida tranquila. La sala se encuentra abandonada y vacía, y a pesar de las súplicas de los jóvenes locales, permanece cerrada. Sin embargo, mientras Jimmy se reintegra en la comunidad y descubre la creciente pobreza y opresión cultural, el líder y activista en su interior resurge. Pronto tomará la decisión de reabrir la sala y afrontar lo que pueda suceder...

Jimmy’s Hall

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: ,

DIRECTOR:

REPARTO: , , ,

GUIÓN:

PAIS: Francia

DURACIÓN: 106

EDAD RECOMENDADA: na

DISTRIBUIDORA: Vértigo Films

ESTRENO: 21 de Noviembre de 2014

Cómo las expectativas nos arruinan la existencia y cómo el cine nos ayuda a superarlo

Uno de las grandes crisis de nuestra vida tiene que ver con las expectativas, tanto laborales como románticas, pero afortunadamente el cine siempre está ahí como guía espiritual

Ken Loach se suma a los ataques a Marvel: “Esas películas son como hamburguesas”

Para el veterano director inglés, los filmes del estudio son 'cínicos ejercicios de marketing sin nada que ver con el arte del cine'.

[Festival de San Sebastián 2019] Palmarés completo

La 66 edición del prestigioso evento ha decidido entregarle la Concha de Oro a 'Pacificado', dirigida por Paxton Winters.

El cine social de la A a la Z

Wild Rose de Tom Harper está basada en dos ideas: la música y la clase social. Y en plena crisis de la lucha de clases es un buen momento para repasar el abecedario del género.