CRÍTICA

Hielo

6

Por
25 de julio de 2016

El hielo es el nuevo fluzo. El auténtico motor, la gasolina poética de un relato poliédrico en el linde entre la ciencia-ficción y el romanticismo, que encierra además una reflexión metacinematográfica que digiere el empacho de géneros y confiere cercanía a una historia compleja, pero empática. Dos son los grandes méritos de los hermanos Galvão Teles, coguionistas (con Luís Diogo) y codirectores debutantes en el largo. La primera, y panorámica, es su apuesta por la imaginación como alternativa a la tecnología en una suerte de ecología cinematográfica que entronca muy bien con la filosofía Km. 0 que envuelve al filme: actores españoles y portugueses mezclados, compartiendo destino en distintos idiomas, ofreciendo un aviso a conquistadores y navegantes a este y aquel lados de la frontera hispanolusa. Con una advertencia añadida: toda película portuguesa que llega a nuestra cartelera es un clamor en el desierto y un pinchazo en el corazón de los cinéfilos ibéricos. Un vacío infamante que dice mucho de nuestro supuesto estatus cultural: una vergüenza, vaya. Cierra paréntesis. La segunda alegría de un filme que apela al Amenábar de Abre los ojos, luce medemismos por montera y se sacude el pelo de la dehesa de un ¡Olvídate de mí! de bajo presupuesto es la esperanzadora aparición, entre la confusión estilística, de Ivana Baquero. Su serena fragilidad mantiene el misterio, y la temperatura del hielo que hace posible el milagro.

La imaginación e Ivana Baquero mantienen el hielo a salvo.

SINOPSIS:

La imaginación de Joana no tiene fin. Y le ayudará en su aventura desde su pueblo pirenaico a Madrid, donde se instala para estudiar guión de cine y seguir creando historias.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: ,

DIRECTOR: ,

REPARTO: , ,

GUIÓN: , ,

PAIS: Portugal

DURACIÓN: 105 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Potenza

ESTRENO: 12 de Agosto de 2016