CRÍTICA

Fin de siglo

7

Por
12 de diciembre de 2019

El espíritu de Marienbad en Barcelona. Noche de verano y noche de invierno. Siglo XX y XXI. Vigilia y sueño. El cineasta argentino Lucio Castro debuta en el largometraje con este relato en el que, siguiendo su propia voz literal en el filme, acordada entre los dos amantes que protagonizan este microcosmos en pareja, se enfoca en el equilibrio entre su experiencia propia y las cosas que admira. Lo primero se evidencia en su original tratamiento del tempo, el silencio y la vacilación de los personajes. Y lo segundo no es solo Resnais y el montaje rupturista pero limpio de la Nouvelle Vague, sino también el resacoso y bello amor/desamor del cine de Hong Sang-soo y el aire del underground neoyorquino.

Todo con una elegancia que parte de la serenidad recobrada en una relación entre dos hombres en la que cabe de todo, desde el sexo explícito hasta el aburrimiento pasando por la ilusión de un amor expandido en varias direcciones y en el que, presente Gardel por argentinidad y oportunismo, 20 años no es nada y la mirada febril del protagonista en aquel fin de siglo se convierte en una ensoñación amorosa hoy. Esa bruma de recuerdos, dudas e imaginación entre sus dos convincentes protagonistas se redondea por un elegante uso de la música que incorpora el personaje de Mía Maestro, testigo espectral de las idas y vueltas de un amor a caballo entre los siglos y los sueños.

De Marienbad a Hong Sang-Soo, un amor entre el sueño y la vigilia.

SINOPSIS:

Dos hombres pasan el día juntos en Barcelona , cuando se dan cuenta de que ya había tenido un encuentro 20 años atrás. Un relato sobre un romance gay fugaz, que juega con los recuerdos, las reglas temporales y el recuerdo.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: ,

DIRECTOR:

REPARTO: , , , ,

GUIÓN:

PAIS: Argentina

DURACIÓN: 84 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Filmin

ESTRENO: 13 de Diciembre de 2019