CRÍTICA

Espías con disfraz

7

Por
23 de diciembre de 2019

Gran parte del cine animado reciente lleva unos patrones forjados a fuego. Producciones independientes aparte, la influencia que Pixar lleva teniendo en la industria desde el lanzamiento de Toy Story en 1995 es innegable, y es en estos últimos años que las ansias de alcanzar su éxito parecen haberse reducido a una sucesión de elementos omnipresentes.

Es en este panorama que, pese a ciertos tics molestos, Espías con disfraz brilla con luz propia. No deja de deleitarse en ofrecer una comedia de acción tan pura como sea posible, con una construcción de set pieces y una sensibilidad tonal planteadas a medio camino entre la Espías de Paul Feig y la Arma fatal de Edgar Wright que a menudo permiten a esta película de espías llevar a cabo lo que ningún espía haría: destacar entre la multitud.

Grata sorpresa que, con suerte, no acabará siendo un secreto.

SINOPSIS:

Pese a que el espía Lance Sterling y el científico Walter Beckett son polos opuestos, ambos se compenetran a la perfección. Un evento inesperado hará que ambos deban confiar plenamente el uno en el otro y aprendan a trabajar en equipo. El mundo estará en peligro y tan solo este extraño dúo podrá salvar a todos.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: , ,

DIRECTOR: ,

REPARTO:

GUIÓN: ,

PAIS: Estados Unidos

DURACIÓN: 101 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Disney

ESTRENO: 25 de Diciembre de 2019