CRÍTICA

El último arquero

5

Por
22 de julio de 2020

Como acto de amor, El último arquero es impecable: Dácil Manrique realizó este documental sobre la vida y los recuerdos de sus abuelos, el pintor Alberto Manrique y la violinista Yeya Millares, para devolverle al primero la memoria que perdió debido a un ictus. Saber que Manrique falleció en 2018, durante el rodaje de la película, hace que uno se sienta un poco un monstruo cuando le toca declarar que esta peca de un desarrollo relamido, exigiéndole al espectador que comulgue con su sentimentalismo cuando expone logros del gran hombre. Por suerte, el uso del metraje de archivo, las escenas que nos muestran la convivencia del matrimonio sin adornos ni narrativa o ese momento en el que Millares interpreta al violín el Hold the Line de los Toto (¡temazo!) compensan por todo ello y devuelven esa impresión de ternura

Un acto de amor que exige complicidad e indulgencia.

SINOPSIS:

Documental sobre el pintor Alberto Manrique y su esposa, la violinista Yeya Millares. Un íntimo retrato sobre el artista y su obra en un viaje al pasado.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO:

GUIÓN:

PAIS: España

DURACIÓN: 74 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Super 8

ESTRENO: 24 de Julio de 2020