CRÍTICA

El pomo azul

3

Por
23 de agosto de 2018

De parecido razonable a los televisivos Pepa y Avelino –lástima por Marisa Porcel–, pero bien avenidos, la pareja de ancianos que regala su casa para “irse a la playa”, y la chica con novio (Aurora González, la menos descalabrada en el lance) dispuesta a cualquier cosa para conseguirlo, curita de por medio, pudiera haber servido de anécdota para una pieza simpática, independientemente del formato. Convertida por Montse Bodas y Raquel Gómez Troyano en esta película, la cosa pierde su gracia. Afectada por sus insípidas decisiones escénicas y narrativas, El pomo azul resulta una tentativa audiovisual vana en la que solo casan los créditos y algún tiro de cámara objetual a lo Hideaki Anno (desde el interior de la nevera, de una cerradura o desde el desagüe de un lavabo).

Ni aunque me regales la entrada quiero esta casa.

SINOPSIS:

Soledad, que forma una pareja aparentemente consolidada con Juan, busca el piso más apropiado para su futuro en común. Un aviso inusual le pone sobre la pista de “su objeto de deseo”, un espléndido piso que “regala” una peculiar pareja de ancianos a la pareja ganadora de una serie de pruebas extravagantes y eliminatorias. Una serie de equívocos, entre los que se incluye la suplantación del novio original por su hermano en la realización de las pruebas para conseguir el piso, así como la aparición de un portero mefistofélico harán replantearse la vida a los protagonistas, en esta curiosa comedia con tintes de humor negro.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR: ,

REPARTO: , , ,

GUIÓN:

PAIS: España

DURACIÓN:

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Seven Films

ESTRENO: 07 de Septiembre de 2018