CRÍTICA

El Hobbit: La desolación de Smaug

8

Por
13 de diciembre de 2013

Un rótulo. Un puñetero rótulo explicativo: eso es lo que un Peter Jackson mordedor de zanahorias nos planta en la cara nada más comenzar La desolación de Smaug. El lector está en su derecho de llamarnos picajosos, pero cuando estos recursos facilones aparecen en manos del hombre que supo armar El Señor de los anillos, uno se reserva el derecho de soltar sotto voce un “mal empezamos”. Por fortuna, esta segunda entrega de El Hobbit acaba situándose por encima, no sólo de un comienzo tirando a burdo, sino también de los defectos que convertían a Un viaje inesperado en un prólogo de tres horas.

Llegados a este nudo narrativo, no menos kilométrico, podemos decir que el estiramiento de la historia sigue notándose demasiado, pero también que su discurrir ha tomado forma. Además de esos enanos que ya no cantan, sino que reparten estopa entre nostalgias imperiales, tenemos la naciente y malsana relación de Martin Freeman con cierto fetiche circular, mientras los excesos deltorianos del filme anterior se marchan para no volver (casi) nunca. Y, claro, también tenemos al dragón: la voz de Benedict Cumberbatch convierte al viejo reptil en una presencia aún más imponente, es cierto, pero de poco valdría eso sin un trabajo digital que es pura pesadilla y delicia.

Ante este cuento de hadas con esteroides de épica, el tolkienófilo talibán puede acusar al director y a su equipo de haber sucumbido a esa tentación que engendra fan fictions en miríadas de páginas web: en lugar de expandir el original en un relato con fallos gramaticales, Jackson y compañía han pergeñado tres filmes a todo lujo. En algunos momentos, eso es tristemente cierto: véase el desaprovechamiento de Ian McKellen. En otros, los mejores y más imprevistos, nos entrega perlas rotundas como la cazadora elfa de Evangeline Lilly y un Luke Evans que, por suerte, no quiere ser Viggo Mortensen. Esta película, en suma, consigue ser mejor cuanto más aspira a ser ella misma. Lástima que no siempre se atreva a intentarlo.

Jackson lima asperezas, asienta el tono y comienza a hacer suya la historia: ya era hora.

SINOPSIS:

Continúa la aventura de Bilbo, en su viaje con el mago Gandalf y los trece enanos en una épica búsqueda para reclamar el reino perdido de Erebor.

El Hobbit: La desolación de Smaug

[The Hobbit: The Desolation of Smaug] Fantástico / EE UU / 2013 / Dir: Peter Jackson / Reparto: Martin Freeman, Ian McKellen, Orlando Bloom, Evangeline Lilly, Luke Evans, Hugo Weaving, Richard Armitage / Guión: Peter Jackson, Fran Walsh, Philippa Boyens, Guillermo del Toro

ESTRENO: 13 de Diciembre de 2013

ETIQUETAS:

“Adiós, tío”: El elenco de ‘El señor de los anillos’ se despide de Ian Holm

Como ya hiciera Peter Jackson, Elijah Wood (Frodo), Orlando Bloom (Legolas) y Dominic Monaghan (Merry) dicen adiós al actor que dio vida a Bilbo Bolsón.

“Mi querido Bilbo”: Peter Jackson recuerda a Ian Holm

El director contrató al prestigioso actor inglés para encarnar a Bilbo Bolsón en 'El señor de los anillos' (y para una pequeña aparición en 'El hobbit').

La compañía de efectos digitales de Peter Jackson lanza su propia división de animación

Weta Digital ha estado detrás de espectáculos tan influyentes en los últimos años como 'El señor de los anillos', 'Avatar' o 'Vengadores: Endgame'.

Muere el actor Ian Holm (‘Alien’, ‘El señor de los anillos’)

Ganador del BAFTA y nominado al Oscar por 'Carros de fuego', Holm ha fallecido a los 88 años debido al alzhéimer.