CRÍTICA

El baño del papa

7

Por
25 de abril de 2008

Carlos Marañón

Bienvenido, Mr. Wojtila. El papa no pasó de largo. Pero como si lo hubiese hecho. El territorio fronterizo entre la comedia y el drama es perfecto para una visita del sumo pontífice, que bendice así eso del Nuevo Cine Uruguayo (cuantas más mayúsculas mejor), que no es más que una mera etiqueta académica para meter en el mismo saco a todo lo que viene del país de Whisky, obra maestra que alumbró un camino para los… bla, bla, bla. O no. Porque ni hace falta bendición urbi et orbe, ni a César Charlone, director de fotografía de Ciudad de Dios y El jardinero fiel le hacen falta etiquetas. Él, junto a Enrique Fernández, imprime su huella codirigiendo esta pequeña gran película en la que se evita todo lo que a Juan Pablo II (¿te quiere todo el mundo?) le encantaba: pontificar. Incluso el único plano, entre choripanes, en el que se deja claro qué tenemos que pensar los espectadores, chirría en esta bella película escrita con calidez e inteligencia. Aventureros del día a día, personajes perdidos, bien dibujados y extraordinariamente interpretados… son uruguayos pero podrían haber sido de Villar del Río. Y a mucha honra. Os recibimos, uruguayos con alegría.

SINOPSIS:

Es el año 1988 y el Papa Juan Pablo II visitará Melo. Se calcula que 50.000 personas asistirán a verlo. Los pobladores más humildes creen que vendiéndole comida y bebida a esa multitud se harán casi ricos.

El baño del papa

TRAGICOMEDIA / URUGUAY / 2005 / 97 MINUTOS / GOLEM. DIRECTOR: ENRIQUE FERNÁNDEZ, CÉSAR CHARLONE ACTORES: CÉSAR TRONCOSO, VIRGINIA MÉNDEZ, VIRGINIA RUIZ. bavaria-film-international.de/htmls

ESTRENO: 25 de Abril de 2008

ETIQUETAS: