CRÍTICA

El argentino

8

Por
05 de septiembre de 2008

Bárbara Escamilla

HABRÍA QUE HABLAR de cómo acceder a un mito, de qué cuerdas tirar para darle fisicidad a una leyenda, de cuándo intuir que, más que un retrato, uno está dibujando a un hombre tangible, calculando la dosis de entrega de su multidimensionalidad. Habría que hablar, por tanto, del éxito de Steven Soderbergh en este reto arriesgado y casi loco al transmitir a la audiencia una imagen real y cotidiana, casi dérmica, del Che; y más allá, ofrecer a quienes no conocían de él más que su pseudoretrato de camiseta, quién fue el alma de la revolución cubana. Habría que hablar de un éxito sin peros (habrá que ver, eso sí, si la segunda entrega está a la altura…). Más allá de la labor de documentación, sorprende la labor de selección y, más aún, la decisión en principio extrema y luego acertadísima de Soderbergh de prescindir de cualquier elemento de información sobre los orígenes del protagonista, para situarle directamente junto a Fidel en el barco que le lleva a emprender la revolución cubana. Acertada porque logra trasladar al espectador a Sierra Maestra y plantarle al lado del Che, haciéndole sentir su forma de entender la lucha, su manera de respetar al otro y de arañar la muerte por una idea; su piel y su certidumbre; sus excesos, su empeño, su asma. Se ha esmerado el realizador en rodear al personaje de un entorno sorprendentemente creíble, en el que los actores tocan la naturalidad a golpe de acentos cuidadísimos, de calculados gestos, de realidad sudorosa y cansada. Casi huele a selva. El equilibrio entre el estilo documental y el de ficción (más acción que intimismo) aporta aún más solidez. Y habría que hablar, cómo no, del monstruo Benicio, un espécimen dramático capaz de crear en la mente del espectador una suerte de espejismo que consigue hacer ver al verdadero Che donde “sólo” hay un actor. Su capacidad física para mimetizarse es apabullante, su medida entonación, su desmedida intuición, su solidez física (¡ese discurso en la ONU!) son, sin duda, la primera baza de Soderbergh para haber dado en esta diana sin peros. 

SINOPSIS:

En 1956, Ernesto ‘Che’ Guevara y un grupo de hombres armados liderados por Fidel Castro se movilizan para acabar con el régimen del dictador cubano Fulgencio Batista.

El argentino

[THE ARGENTINE] DRAMA / ESPAÑA, FRANCIA, EE UU / 2008 / 131 MINUTOS / FOX. DIRECTOR: STEVEN SODERBERGH ACTORES: BENICIO DEL TORO, DEMIÁN BICHIR, SANTIAGO CABRERA GUIÓN: PETER BUCHMAN FOTOGRAFÍA: PETER ANDREWS MÚSICA: ALBERTO IGLESIAS PRODUCCIÓN: LAURA BICKFORD, BENICIO DEL TORO thargentinemovie.com

ESTRENO: 05 de Septiembre de 2008

ETIQUETAS:

,

Según Steven Soderbergh, las medidas contra el COVID-19 requerirán el 15/20% del presupuesto de las películas

El director que pareció anticipar la pandemia con 'Contagio' pasó recientemente a presidir un comité para desarrollar medidas de prevención contra el virus.

Al director de ‘Contagio’ le aterra cómo estamos reaccionando al coronavirus

Parece que rodar la hoy muy famosa película no preparó a Steven Soderbergh para el comportamiento humano en condiciones de pandemia.

Steven Soderbergh ha escrito la secuela de ‘Sexo, mentiras y cintas de vídeo’ durante el confinamiento

Al director le ha dado tiempo a escribir otros dos libretos, pero no descarta dirigir en el futuro la continuación de uno de sus films más recordados.

Es más saludable ver ‘Contagio’ que las noticias, según una psicóloga

Muchos espectadores han descubierto la película que dirigió Steven Soderbergh en 2011 gracias a estos días de confinamiento e incertidumbre.