CRÍTICA

Cómo acabar con tu jefe

5

Por
16 de septiembre de 2011

Cómo acabar con tu jefe mezcla la premisa de, ejem, Cómo eliminar a su jefe (1980) con el intercambio de crímenes de Extraños en un tren (1951), y el resultado es otro relato más sobre amigotes apatowescos, indistinguible a pesar de su obsesión por las profanaciones anales y su miedo a la gente negra, y que demuestra hasta qué punto hoy día las comedias de Hollywood se diseñan menos para hacer reír que para ser lo más cafres posibles sin cabrear a los censores. Pero cuanto más empeño pone la película en demostrar qué gamberra es y qué loca está, menos gracia tiene. Peor aún, nunca resulta peligrosa: los actos de sus protagonistas carecen de rabia genuina, porque no hay indicios de que matar a sus jefes vaya a mejorar en algo sus vidas, porque sus jefes no son más que cartoons. Kevin Spacey resulta divertido hasta que el capullo abusón que interpreta se convierte en un improbable villano, pero Colin Farrell y Jennifer Aniston se esfuerzan demasiado por probar algo –él, que puede ser gracioso; ella, que puede ser sexualmente agresiva– como para resultar divertidos. Parecen sacados de la pequeña pantalla aunque aquí no haya risas enlatadas que nos indiquen cuándo reír. Pero las sitcom se apoyan en gags facilones porque se escriben como churros en sólo unos días. De una película deberíamos esperar algo más que un chiste sobre un tipo que confunde a una mujer muy gorda con una embarazada. 

NANDO SALVÁ

SINOPSIS:

Tres compañeros de trabajo conspiran para matar a sus odiosos jefes.

Cómo acabar con tu jefe

[Horrible Bosses] Comedia / EE UU / 2011 / Warner / Dur: 98 min. / Director: Seth Gordon/ Actores: Jennifer Aniston, Jason Bateman, Colin Farrell, Jamie Foxx, Kevin Spacey, Donald Sutherland / Guión: Michael Markowitz, John Francis Daley, Jonathan M. Goldstein

ESTRENO: 16 de Septiembre de 2011

ETIQUETAS: