CRÍTICA

Aritmética emocional

7

Por
06 de junio de 2008

Carlos Marañón

El cálculo y las emociones combinan mal. Pero la ley no escrita de la crítica cinematográfica exige a los dramas un control de calidad en las fórmulas de combinación de sus elementos para que los sentimientos no estropeen una buena historia. Así, la crítica inventó la palabra ‘sensiblería’ para cargarse de un plumazo todo lo que presuntamente se pasase de la raya. Porque, no nos engañemos, para muchos los sentimientos son de derechas. Suerte que Susan Sarandon frente a Max von Sydow y Christopher Plummer (el duelo de ancianos más creíble del cine mundial) no resultan sospechosos y podemos relajarnos. Un elenco así asegura la credibilidad incluso de un filme que habla (y habla mucho) sobre el holocausto y sus sumideros. Están sensacionales. Sacarían adelante hasta el guión de las reuniones de un comité de empresa. El toque ‘Canadá’ (algo entre las reuniones locas de Las invasiones bárbaras y el control a ultranza de Atom Egoyan) arregla esos flashbacks repelentes y la textura de telefilme para dar una lección de cómo ir sacando poco a poco los demonios al jardín, de picnic, para que se sienten a la mesa con los críticos que no soportan eso, precisamente eso: que les inviten a emocionarse.


SINOPSIS:

Historia de redención, cicatrización y reconciliación que surge a partir de la reunión de tres supervivientes de Drancy, el campo de reclusión instalado por los alemanes en las afueras de París durante la

Aritmética emocional

[EMOTIONAL ARITHMETIC] DRAMA / CANADÁ / 2007 / GOLEM. DIRECTOR: PAOLO BARZMAN ACTORES: CHRISTOPHER PLUMMER, SUSAN SARANDON, GABRIEL BYRNE golem.es/aritmeticaemocional

 

 

ESTRENO: 06 de Junio de 2008

ETIQUETAS:

,