CRÍTICA

Annabelle: Creation

6

Por
12 de octubre de 2017

El mecanismo de reatroalimentación de la factoría The Conjuring sigue engrasándose óptimamente, no solo en taquilla sino en la lógica interna de su funcionamiento a modo de ‘atrapapesadillas’ en racimo, con subfranquicias insuflándose energía y vibraciones (malas, o mejor dicho malignas) para que ninguna pata del invento cojee. Así, en esta continuación de las travesuras de la muñeca diabólica se opta acertadamente por el formato precuela, para apuntalar los cimientos algo débiles de la primera entrega y, de paso, conectar con el spin-off venidero de The Nun. Todo, bien atado y bien reconocible –casi hogareño– para que el fan se repantingue a pasar miedo tan cómodamente. David F. Sandberg, también en progresión desde su anterior Nunca apagues la luz, demuestra buena perspectiva para enmarcar la historia (traviesos sus guiños a Ghepetto o al manido orfanato) y buen pulso para el timing de los respingos, esencial en esta especie de falsa serie B. Igualmente son de nota la reinvención de trucos clásicos como la niña del pozo o el doble susto en el espejo, y el magistral uso de luces, sombras y, sobre todo, sonidos, para crear una atmósfera de pastel envenenado. Si le sumamos unos entregados Anthony LaPaglia y Miranda Otto, más las sufridoras muchachas, tenemos otro entretenido viaje en el tren de la bruja desde el vagón de siempre, pero con la ITV recién pasada.

Buena y eficaz colección de visiones peligrosas marca de la casa.

SINOPSIS:

Después de perder a su hija de siete años, Samuel y Esther deciden convertir su casa en un hogar para niños huérfanos. Al poco tiempo de acoger a un grupo de niñas que venían de un orfanato clausurado una de las muñecas creadas por Samuel dará un giro diabólico.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: , ,

DIRECTOR:

REPARTO: , ,

GUIÓN:

PAIS: EE UU

DURACIÓN: 109 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Warner Bros.

ESTRENO: 12 de Octubre de 2017