CRÍTICA

Almost Ghosts

6

Por
21 de octubre de 2019

Cuando a mediados de la década de los veinte del pasado siglo se trazó el recorrido de la Ruta 66, los estadounidenses la bautizaron popularmente como The Main Streef of America (La calle principal de América). En primer lugar, por su enorme longitud: casi 4.000 kilómetros. Y también porque fue el camino que utilizaron miles de ciudadanos para huir de la pobreza y abrazar el sueño de un futuro mejor que prometían las costas de California, que es donde se terminaba para ellos el viaje y también donde se encuentra el final (o el principio) de esta mítica carretera. Ciudadanos obligados a emigrar dentro de su propio país desde los estados de la América profunda, en busca de la tierra prometida. Como la hacía la familia de Las uvas de la ira, la novela con la que John Steinbeck obtuvo el Premio Pulitzer en 1940, y que fue llevada posteriormente al cine por John Ford, con Henry Fonda como actor principal.

Como si fueran personajes de esta ficción, los protagonistas del documental Almost Ghosts también tomaron la Ruta 66 en algún momento junto a sus familias pero, en lugar de abandonar polvo del desierto, decidieron establecerse, probar fortuna y luchar por su destino. Uno de ellos explica al comienzo del film, que firma la valenciana Ana Ramón Rubio, que para conocer sus historia hay que visitar su pueblo. Que él no se va a mover. Son tres hombres atrapados en distintos lugares a lo largo del recorrido –Erick (Oklahoma), Red Oak (Missouri) y Seligman (Arizona)– que han visto como las nuevas comunicaciones, la inauguración de una autopista interestatal- convirtió la calle más grande de América en un callejón habitado por fantasmas. Almost Ghosts plantea un retrato de un país sometido a las reglas del progreso y del capitalismo, que se ha olvidado de los que una vez fueron los protagonistas de la utopía, aquellos que ‘compraron’, sin pensar en que podía ser una trampa propia de una época de crisis, el Gran Sueño Americano.

Ángel Delgadillo, un barbero, Lowell Davis, que se encarga de restaurar casas, y Harley Russell, un músico que malvive de pequeña tienda, son los tres supervivientes que luchan por mantener intacta la memoria de un tiempo pasado, a la vez que sueñan con un futuro mejor que quizá nunca llegue. La directora apuesta por la clave de los testimonios a través de entrevistas. Las tres voces conducen en relato entre imágenes que muestran espacio deshabitados -no lugares que una vez estuvieron llenos de vida con construcciones que eran verdaderas obras de arte- y a los que ahora no se les puede tomar el pulso, salvo cuando algún turista aparece por allí. Almost Ghosts es el retrato de un fracaso, del final de una utopía. Pero también, y eso es una de las grandes aportaciones del film, su mensaje se puede aplicar de una manera universal. Por ejemplo, y sin ir muy lejos, a la España vaciada que ahora comienza a desperezarse

Retrato del fracaso del sueño americano a través del testimonio de tres luchadores. Una invitación a la resistencia y a la supervivencia del medio rural.

SINOPSIS:

Documental que muestra la decadencia de la icónica ruta 66 en Estados Unidos, y de los pueblos fantasmas que se sitúan al borde de la desaparición. El filme recoge la vida de varias de las personas que aún continúan viviendo en los alrededores, luchando por sobrevivir.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO:

GUIÓN:

PAIS: España

DURACIÓN:

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA:

ESTRENO: 25 de Octubre de 2019