CRÍTICA

1985

7

Por
29 de mayo de 2020

Volver a casa siempre es tarea complicada. En el cine, este regreso suele estar motivado por fracasos personales, sueños rotos u horizontes perdidos, y el hogar aparece, así pues, como el lugar del repliego, donde el o la protagonista recupera el aliento y las fuerzas para salir de nuevo al exterior o para echar raíces no demasiado lejos y crear un hogar propio, más verdadero que aquellos anhelos de juventud ya perdidos.

Estamos frente a un ciclo vital inexorable que ha tomado numerosas formas narrativas en el cine, ya sea para confirmarlo o para transgredirlo, pero con una capacidad emotiva poderosa. Este ciclo es también el motivo narrativo que palpita en 1985, en la que el cineasta de origen malayo Yen Tan, nos habla del regreso al hogar del hijo pródigo, Adrián, durante unas vacaciones de Navidad. Estamos en el Texas más profundo, en un pequeño pueblo conservador e hiperreligioso, a mediados de los 80 y Adrián es homosexual.

Filmada en un íntimo blanco y negro analógico, que en según qué escenas alcanza una oscuridad claustrofóbica, 1985 se vincula, con ello, con el cine independiente realizado en esa época (planos fijos, tomas cerradas y escenas de personajes), pero la elección de la textura monocroma asfixiante es también una decisión estética que nos habla de un duelo: 1985 aparece como el preludio de una ausencia y como la historia de un joven que se ha perdido y trata de reencontrarse con la esencia de lo que renegó en su día

No se trata de adelantar acontecimientos en estas líneas, pero la sensación de despedida planea desde el primer plano de la película, con el rostro grave de un Cory Michael Smith entregadísimo. Su interpretación soporta toda la película con mucho más que firmeza y son las escenas con Virginia Madsen, en el rol de la progenitora, las más conmovedoras, a pesar de bordear en más de una ocasión lo obvio. El sentimentalismo asociado a este tipo de historias también aquí está presente, remarcado por una melodía al piano que apunta al lagrimal pero que, afortunadamente, Yen Tan ha dosificado con cierta mesura. Hay medida, de hecho, en 1985. Distancias, silencios, miradas y un minimalismo formal que, poco a poco, revela un drama mayúsculo, una tristeza sincera.

Historia de un hijo pródigo, pero en el Texas hiperreligioso de los años 80.

SINOPSIS:

Adrián es un joven estadounidense que no ha salido del armario aún y regresa a casa por Navidad después de varios años. Su familia conservadora no le pondrá nada fácil el poder ser sincero y abrirse con ellos sobre su nueva vida.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO:

GUIÓN:

PAIS: Estados Unidos

DURACIÓN: 85 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA:

ESTRENO: 29 de Mayo de 2020