Crítico de mierda

Monstruño: el monstruo hecho.. ¡de mierda!

Por
07 de octubre de 2015

ETIQUETAS:

  • Relacionar al cine chungo con “pedazos de truños” y demás metáforas escatológicas es un recurso que, a día de hoy, ha terminado por perder el sentido por el uso y abuso. Nosotros somos los primeros culpables, y eso que hay películas que, objetivamente, son un montón de mierda. ¿Cómo denominar sino un film llamado Monsturd, y que va, efectivamente, de un montón de caca asesina?

    DVD wrap.eps

    La broma, imaginamos, se les ocurrió a los tipos tras ver el copro-demonio que apareció en la película Dogma, de Kevin Smith. En este film, el bichejo apenas valía para hacer un par de chistes y dar un susto a los protagonistas. Pero en mente de Dan West y Rick Popko, los responsables del film que nos ocupa, era una idea tan absurda que les garantizaba la repercusión y el éxito, siempre desde esa actitud teenager que da el “es mala pero como es de risa no pasa na”. Es, por otro lado, la opción más sencilla cuando apenas tienes unos 3.000 dólares de presupuesto: esto es un micropresupuesto con todas las letras.

    En Monsturd conocemos a un psicópata llamado Jack Smith, que resulta tener la costumbre de matar a la gente en pleno acto defecatorio. La policía lo acorrala en las alcantarillas… pero igual que Freddy consiguió trascender su condición humana y pasar al próximo nivel de psico, Smith también consigue ir un paso más allá: sobre él cae una fórmula que un científico loco ha preparado y se mezcla con las aguas residuales de la alcantarilla. El malvado que tanta afición tenía por el humor grueso se ha transformado en un monstruoso montón de mierda con patas, ojo, boca… e instinto asesino.

    El montón de mierda es maleable, así que lo tiene más fácil a la hora de seguir matando gente: se aparece por el taza del váter y ¡zaca! Acaba contigo. Cabe especular sobre la posibilidad de que el bicho se introduzca por tu ano dilatado, suba por tus intestinos y te reviente por dentro, pero el presupuesto impide que veamos semejante idea y, la verdad, quizá sea pasarse para el par de directores. Porque en realidad… ¡es una película bastante limpia!

    monsturd3

    La policía irá cercando al monstruo y al científico loco, preparándose con pistolas de agua y armaduras de pañales para repeler sus ataques. Tas cobrarse varias víctimas, conseguirán acorralarlo en una cueva y tendrá, aunque no es especialmente emocionante, una resolución lógica y graciosa, que no cuento porque os enlazo la película al final del artículo.

    Monstruño, como la podríamos llamar, cuenta con la buena intención de sus autores y con un montón de extras de la comunidad cercana, que se apuntaron entusiastas al rodaje: en los adicionales del dvd cuentan cómo incluso rodaron en una de las salas de las oficinas donde trabajan, con varios de su compañeros de trabajo como actores improvisados. Teniendo en cuenta que no hay ni un duro y es una verdadera serie Z, diría que incluso el acabado no es malo del todo; sí, es una película amateur, pero dentro de esta variedad es de las que se hace menos cuesta arriba de ver. Está bien iluminada, se oye bien y consigue ser distraída. Y en estos shot on video regionales, esto es una rara avis. En realidad, estamos ante una de esas películas en las que la historia de cómo los tipos consiguieron sacar adelante su microproducción es bastante más interesante que el  film propiamente dicho.

    Y digo esto, porque a pesar de su premisa loca… es un poco coñazo. Ante la falta de dinero, el film no se toma a sí mismo en serio ni por un momento, jugando en ocasiones a la parodia de la serie B 50s y del cine de monstruos en general. Como decíamos al principio, es una opción válida, pero el espectador no se ríe ni con ellos, ni de ellos ni nada. Aún sin abusar, el humor escatológico termina por cansar y el resto de gags varían entre los que provocan la indiferencia y los que dan verdadera vergüenza ajena. Tiene algún punto, como lo de considerar a las moscas como su peor enemigo, pero estos son aislados. Quizá hubiera molado más que hubieran abrazado el asco total, y llenarlo todo de mierda y vómitos, como una Street Trash del nuevo milenio. Hubiera resultado más memorable, sin duda: así se queda a medio gas.

    Como tantos films que hemos tratado aquí, Monsturd es una de esas películas en las que es más divertido leer sobre ellas que verlas en su integridad, a las que la moda del cine chungo ha dado una oportunidad de existir. Eso si: la distribuidora del film timó a sus responsables y, por lo que decían en alguna entrevista posterior, aún no han visto un duro de la venta de DVDs o derechos. Hollywood tampoco cayó rendida a sus pies, como soñaban, y su siguiente proyecto fue un film sobre zombies subnormales. Así, como suena: de nuevo, suena muy bien sobre el papel, como lo del monstruo de mierda, pero no se confundan. Habrá que ver el resultado. Por lo pronto, estoy feliz de, por una vez, poder cumplir de manera literal con el título de este, su blog amigo.