Series

¡Tetas arriba! o por qué deberías ver ‘The Marvelous Mrs. Maisel’

Prepárate para el estreno de la tercera temporada de la comedia dramática de Amy Sherman-Palladino que ha arrasado en las dos últimas ediciones de los Emmy.

Por
04 de diciembre de 2019

El regreso de The Marvelous Mrs. Maisel está a la vuelta de la esquina y nosotros no podríamos estar más contentos por ello. La carismática, expresiva y divertida Miriam Maisel (interpretada por Rachel Brosnahan) vuelve al ruedo con una tercera temporada el próximo 6 de diciembre. Entonces podremos volver a disfrutar de un humor agudo, picante y provocador, como fue el de los cómicos, y por supuesto las cómicas, estadounidenses que comenzaron la gran pelea contra la moral a lo largo de los años 50 y en adelante. Entre ellos, Joan Rivers y Totie Fields, o Lenny Bruce y Bob Newhart (caracterizados a lo largo de las dos primeras temporadas).

La serie nos transporta a la sensacionalmente bien ambientada Nueva York de finales de los años 50, donde existe cada vez más latente una dualidad entre el ciudadano respetable y serio y el moralmente corrupto, introduciéndose esta última ola de perversión incluso en las altas y acaudaladas esferas de la sociedad neoyorquina, en este caso dentro de una comunidad judía rebosante de tradiciones ancestrales y apariencias sociales. Es aquí donde reside nuestra protagonista, quien evolucionará velozmente pasando de ser una ama de casa dedicada en cuerpo y alma a su marido e hijos, a una mujer que disfruta y triunfa en los círculos de comedia stand-up que comenzaron a desarrollarse en los clubes nocturnos del Village por aquel entonces. En ellos, los cómicos eran arrestados y encarcelados por las “obscenidades” que compartían con un público que, a su vez, jamás había oído tales cosas encima de un escenario, pero que no podía evitar sentir el cálido abrazo de lo moralmente incorrecto invadiendo su buena y cara educación, y estallando en carcajadas.

Si bien la mayoría de estos sujetos que arriesgaban su reputación (si es que en algún momento la llegaron a poseer) solían ser hombres, en este caso nos encontramos con una mujer, que no solo tiene que hacer frente a los estereotipos y normas sociales y conyugales que se esperaban de ellas (ricas y de brillante educación) a mitades del siglo XX. sino que también debe enfrentarse, dentro de la comedia, a un mundo de hombres. Cómicos y dueños de locales que la pisotearán, menospreciarán y minusvalorarán, buscando con sus acciones la retirada o humillación de Midge, la cual no habrán de conseguir en ningún momento.

Aun así, habrá también quienes la apoyen en su carrera, como el famoso y singular cómico Lenny Bruce, interpretado por Luke Kirby, quien empujará a Miriam a continuar con sus shows, apreciando y aplaudiendo su talento, o el reciente novio de Midge, el Dr. Benjamin Ettenberg, interpretado por Zachary Levi, quien verá en ella la originalidad, el talento y las cualidades que no ha conseguido encontrar en el resto de las mujeres judías acaudaladas con las que su madre ha intentado emparejarle en el pasado y que él encuentra tan tediosas. La historia se desarrollará de diferente manera con el exmarido de la protagonista, Joel Maisel (Michael Zegen), quien celoso y humillado tardará en aceptar (aunque haciéndolo para finalizar la primera temporada) el talento de su mujer y la metedura de pata que cometió al abandonar, en el capítulo piloto, a Midge por su secretaria.

Además de enfrentarse a los hombres, como mencionábamos anteriormente, también habrá de enfrentarse a una sociedad que no concibe a la mujer capaz de ser soez, burda, malhablada o simplemente lo suficientemente inteligente o en posición de tocar algunos temas como el sexo, la política, la satirización de la estructura familiar, la religión (recurre en incontables ocasiones al judaísmo) o simplemente las dificultades de ser una mujer en una sociedad machista y de convenciones absurdamente injustas para el género femenino. Estos mismos precisamente serán básicamente los temas a los que recurrirá con astucia y humor en sus monólogos, siendo aplaudidos por la gran mayoría de los oyentes de las salas que frecuenta, y causando tanto sorpresa y admiración como rechazo por parte de las autoridades y de su familia, la cual permanece anclada en los valores tradicionales.

Es por ello que la serie nos mostrará tres tipos distintos de mujeres, representadas por Susie Myerson (Alex Borstein), la empleada del Gaslight (el bar donde Midge comienza a actuar) y agente de Midge, quien queda a años luz de lo que se espera de una mujer en aquella época (para empezar, usa pantalones) y pelea por valerse por sí misma y triunfar como manager. Ambas utilizarán una frase que será usada frecuentemente para representar el valor y la fuerza que deben de preservar antes de subir a escena: “¡¡¡Tetas arriba!!!”, un grito feminista ni más ni menos.

Por otro lado, tenemos a nuestra cómica, quien está en permanente transición a causa de la doble vida que lleva (aunque tratando por otro lado de unir las dos realidades con las que convive), intentando cumplir sus responsabilidades como madre, hija y hermana y al mismo tiempo permitiéndose disfrutar de su pasión: el humor y el mundo de la noche, de los escenarios y los clubes, a grandes rasgos lo que nuestros abuelos llamarían, el mundo de la farándula. Finalmente, en el extremo opuesto a Susie tenemos a Rose Weissman (interpretada por Marian Hinkle), la madre de Midge, quien representa la clásica mujer judía adinerada de Manhattan, quien constantemente dramatizará su alrededor y no terminará de aceptar que su hija, aquella a la que educó para ser la mejor y más perfecta de las esposas, dice la palabra “follar” delante de más de 100 personas en varios clubes de Nueva York a altas horas de la madrugada tres veces por semana.

También veremos a tres clases diferentes de hombres a lo largo de la serie. Por un lado y en el extremo idéntico a Susie o Midge se sitúa Lenny Bruce, un cómico (el más famoso tal vez en los Estados Unidos) de la misma clase de humor que será arrestado en múltiples ocasiones a lo largo de su carrera profesional, aunque no perderá el miedo a seguir diciendo lo que esa mente ingeniosa y veloz piense a cada momento. Por otro lado, tenemos a Joel, a quien podemos situar en el centro y el cual acabará por admirar a su ex sposa hasta el punto de volver a redescubrirla, dándose cuenta del gran error que cometió en un principio. Defenderá a Midge en su deseo de ser cómica e incluso la ayudará a ser tomada en serio por aquellos que quieran aprovecharse de ella por ser mujer.

También podríamos situar en esta posición al novio de Midge, Benjamin, quien apoyará incondicionalmente a nuestra cómica. Finalmente, el padre de Midge, Abraham, Abe, Weissman (interpretado por Tony Shalhoub), será quien represente al extremo de hombres que no pueden llegar a aceptar que una mujer sea capaz de resultar ordinaria y graciosa al mismo tiempo. Al igual que la madre, no aceptará la nueva profesión de su hija y aunque tampoco le impedirá hacer nada, no le pondrá facilidades para que esta sea aceptada o apoyada dentro del círculo familiar. De esta manera, quedan representadas las distintas mentalidades de una sociedad cerrada, pero en constante cambio y evolución generacional, como es común que ocurra entre padres y madres, hijos e hijas y matrimonios y nuevas relaciones.

Al mismo tiempo, una de las razones de más peso (dejando a un lado el maravilloso reparto) para que esta serie sea un indispensable es la agudeza del guion y lo brillantes que son, no solo los monólogos de Miriam o de Lenny Bruce, sino la comedia que ocurre en consecuencia del drama. Porque esta serie es una de esas series en las que ambas disciplinas van de la mano y consiguen desarrollar varios de los más hilarantes e inteligentes chistes y situaciones a las que tenemos acceso hoy en día. Se dice que la comedia y la tragedia se alimentan mutuamente y en este caso, ambas dos están sobrealimentadas.

La responsable de esto no podría ser otra que Amy Sherman-Palladino, directora, guionista y productora junto a su marido, Daniel Palladino, responsable también de otras series de género cómico como Las chicas Gilmore o Bunheads. Y es que, si habéis visto estas dos últimas producciones y disfrutáis la originalidad y el humor de la escritora, reconoceréis en La maravillosa señora Maisel el fino e inteligente humor de su autora, quien aprovechará cualquier detalle u ocasión para encontrarle el lado cómico a todo lo que ocurra. Esa personalidad tan característica de Midge, incluso de su madre, Rose, la habremos visto en los papeles de Lorelai Gilmore, Emily Gilmore o Michele Simms. Incluso de Richard Gilmore en el caso de Abe Weissman. Asimismo, que Amy Sherman-Palladino creara una serie a cerca de los círculos de comedia stand-up neoyorquinos no es casualidad, ya que su padre, Don Sherman, se dedicaba a ello en el pasado y esta recibió desde pequeña los estímulos necesarios para convertirse en su edad adulta en una fantástica cómica de la televisión.

Igualmente, Amy Sherman-Palladino es reconocida por trabajar en sus producciones con el mismo círculo de actores, o al menos varios de ellos, como es el caso por ejemplo de Brian Tarantina (interpretando a Jackie, trabajador en el Gaslight), quien trabajó en Las chicas Gilmore representando a Bootsy y fallecía repentinamente a principios de este mes de noviembre. Asimismo, Alex Borstein, gran amiga de Palladino, protagonizó el piloto nunca emitido de Las chicas Gilmore, en el papel de Sookie, aunque luego acabaría interpretándola Melissa McCarthy. Borstein tuvo un pequeño papel al comienzo de la primera temporada, interpretando a Drella, una arpista con un humor de perros, muy parecido al de su personaje en La maravillosa señora Maisel, y a Miss Celine, una modista obsesionada con Elizabeth Taylor.

De esta manera, el talento de Amy Sherman-Palladino ha generado, no solo una de las mejores series cómicas/dramáticas del panorama actual, sino que también es la responsable de haber creado un monstruo que ha arrasado en varias entregas de premios. La maravillosa señora Maisel ganó, entre otros premios, dos Globos de Oro el pasado 2018 (mejor serie de televisión y mejor actriz en una serie musical o comedia para Rachel Brosnahan), dos Critics’ Choice Televison Awards a mejor comedia y mejor actriz en una serie de comedia, y de las seis nominaciones a los Emmy que recibió en 2018, ganó cuatro de estos (otorgados a Rachel Brosnahan, Tony Shalhoub, Alex Borstein y Amy Sherman-Palladino, a parte del Emmy a la mejor serie de comedia). Asimismo, este 2019 también triunfó en los Emmy llevándose seis estatuillas y un Globo de Oro a la mejor actriz, Rachel Brosnahan.

Si todas estas razones no son suficientemente válidas para convencer al mundo de que La maravillosa señora Maisel es una serie maravillosa, valga la redundancia, recomendamos encarecidamente darle al play en el piloto de la serie y dejarse envolver por esta atmósfera judío-neoyorquina tan hilarante y precursora del humor actual y de los shows de comedia que hoy en día nos parecen tan normales y necesarios para la salud, pero que fueron complicados y arriesgados de normalizar, ya que existió una época en la que la libertad de expresión era negada y castigada, acusándoles de vulgares, obscenos y moralmente inapropiados. Evidentemente Midge cumple todas esas características y más. Es por ello que es tan maravillosa como necesaria y, por consiguiente, la adoramos.

The Marvelous Mrs. Maisel se estrena el 6 de diciembre en Amazon Prime.

‘¿Podrás perdonarme algún día?’ y ‘Eighth Grade’ se imponen en los premios del Sindicato de Guionistas

El gremio de guionistas de Hollywood premia el libreto de Nicole Holofcener y Jeff Whitty, y el de Bo Burnha. ¿No todo está decidido en los Oscar?

¿Le han colado a Amazon una versión pirata y racista de una de las películas del año?

La plataforma de vídeo de Amazon en Reino Unido y EE. UU. termina envuelta en la polémica tras emitir una versión pirata y con subtítulos amateur de 'One cut of the dead'