Series

Cómo sobrevivir a los hijos en 7 series

La aventura de ser padres, a través de sus mejores retratos en la ficción televisiva: visiones audaces y honestas de la mejor manera de criar a otro ser humano.

Por
24 de marzo de 2020

Madres, padres, parejas o matrimonios sobrepasados por la vida o, mejor dicho, por los hijos. La aventura de ser padres ha sido retratada de mil y una maneras en las series de televisión, pero son estas siete propuestas, y sus visiones audaces y honestas sobre la aventura de criar a un hijo, las que más nos gustan.

Intentar mantener la chispa en la pareja con niños ansiosos por interrumpir, el agotamiento que no cesa, la falta de tiempo libre, la difícil conciliación entre familia y (tele)trabajo o, ahora que el confinamiento se impone, los gritos convertidos en la mejor banda sonora de la casa son momentos, situaciones que bien conocen los protagonistas de estos títulos. Tranquilo: no estás solo.

Bendita paciencia (Breeders) en HBO

“Moriría por esos niños, pero a veces también quiero matarlos”. Es la frase que Martin Freeman, en las carnes de su personaje Paul, dirige a su mujer Ally (Daisy Haggard) en el primer capítulo de su apuesta de ficción más personal. Un sentimiento extraña y puramente contradictorio.

El actor, archiconocido por dar vida a Bilbo Bolsón en la saga cinematográfica El hobbit y a Watson en la serie televisiva Sherlock, ha trasladado su propia experiencia como padre de dos niños (los que tuvo con su compañera de reparto Amanda Abbington, su exmujer desde 2016) al universo televisivo. Se acompaña del guionista Simon Blackwell y del director Chris Addison, que también saben de paternidad. Juntos han creado una serie original de FX cuyos episodios pueden verse en HBO España.

Paul (Martin Freeman) y Ally (Daisy Haggard) son un matrimonio que vive en Londres con sus dos hijos: Luke (George Wakeman), de siete años, y Ava (Jayda Eyles), de cuatro. A partir de ahí, la comedia exprime la peor cara posible de la paternidad, entre (benditas) paciencias llevadas al límite, cansancios eternos y dedicaciones plenas del tiempo ¿libre? al cuidado de los dos niños. Todo ello salpicado con lloros, rabietas y peleas. Honestidad e incomodidad, sin ningún tipo de edulcorante, a raudales.

 

Catastrophe en Movistar+

La premisa (catastrófica) es esta: padres y pareja sin preaviso. Durante un viaje de negocios a Londres, Rob Norris (Delaney), un ejecutivo de Boston, conoce a Sharon Morris (Horgan), una profesora irlandesa. Hasta ahí todo bien, si no fuera porque, a los tres meses, Sharon comunica a Rob que está embarazada. Entonces, este se desplaza a Londres para tratar de construir una relación que llega desconocida y muy precipitada.

En un equilibro perfecto entre lo gamberro y lo cotidiano –aderezado con un humor políticamente incorrecto–, esta comedia romántica poco convencional de Channel 4, creada y guionizada por los propios Rob Delaney y Sharon Horgan a través de sus experiencias, suma ya cuatro temporadas.

Amada por la crítica y el espectador a partes iguales, la serie ha evolucionado desde los inicios de la relación y los primeros años de matrimonio –y de paternidad, y de la obligación/necesidad de alcanzar un modo de vida estable, y de, en el caso de Sharon, lidiar con una maternidad no del todo buscada–, hasta las grandes crisis… Y no contamos más.

 

Madres trabajadoras (Workin’ Moms) en Netflix

Tras la baja de maternidad, cuatro mujeres de Toronto que comparten grupo de lactancia tienen que incorporarse a la vida laboral. Todo sería sencillo si no fuera porque ahora son madres.

Los niños, la pareja, los jefes y la vida en general (ahora con nuevos traumas) son los claroscuros por los que transita esta serie ácida y muy gamberra inventada por su protagonista principal, Catherine Reitman –también directora y productora–, quien, te sonará, comparte apellido con su hermano, el director de cine Jason Reitman (Juno, Up in the Air) y su padre, el también cineasta Ivan Reitman.

Kate (Catherine Reitman) es una ejecutiva de éxito que ama su trabajo, por casi encima de todas las cosas. Anne (Dani Kind), la mejor amiga de Kate, es una psiquiatra estricta que necesita retomar el control de su vida tras tener un segundo hijo. Jenny (Jessalyn Wanlim) no es capaz de sentir la maternidad y es su marido quien vive entregado a su bebé. Y Frankie (Juno Rinaldi), homosexual y un tanto extravagante en sus maneras, aguanta una depresión posparto. Todas ellas tienen en común un aspecto determinante para la trama: la empatía de entender que ninguna de ellas es perfecta. No hay juicios.

Esta es la situación de partida de Madres trabajadoras, que, a lo largo de tres temporadas estrenadas y una cuarta por llegar, aborda las situaciones más rocambolescas e insospechadas en la vida personal y profesional de estas cuatro mujeres y amigas. La serie canadiense producida por CBC Televisión recibió varias nominaciones a los Canadian Screen Awards, incluyendo una para su máxima protagonista.

 

The Letdown en Netflix

Esta ficción australiana producida por Netflix en colaboración con ABC sigue la vida de Audry (Alison Bell), madre de un bebé de dos meses que decide unirse a un grupo de apoyo de padres primerizos. La propia protagonista es la creadora y productora junto a Sara Scheller. Ya el título de la serie da muchas pistas y funciona como una declaración de intenciones. Caben dos posibilidades para su traducción: bajada o secreción de leche del pecho materno; o chasco, decepción. Las dos nos valen.

The Letdown –dos temporadas– explora, a través de una propuesta muy coral –el grupo de apoyo para madres primerizas al que acude la protagonista– los miles de cambios, el aprendizaje constante y la entrega despiadada e incondicional a otro ser que supone ser madre, y también padre (Duncan Fellows interpreta a Jeremy, el marido).

Así lo vivirá Audry junto a otras madres de estilos y naturalezas muy diferentes, pero que comparten problemas universales. Entre quedadas en el parque, talleres de lactancia y problemas en el trabajo o en casa, la serie avanza con un relato fiel y muy tierno sobre la maternidad.

 

SMILF en Movistar+

Veinteañera y madre soltera. La realidad de Bridgette choca con sus deseos de sexo, relaciones, carrera profesional… Vive en un piso destartalado al sur de Boston con su hijo Larry e intenta sobrevivir como profesora de apoyo para los hijos de una familia rica, mientras que, paralelamente, trata de convertirse en actriz y triunfar en la liga femenina de baloncesto.

Pero nadie dijo que el equilibrio entre el cuidado de su hijo y todo lo demás fuera a ser fácil. Esto es SMILF, la comedia indie –por la historia, por los personajes, por cómo está rodada– a la que da sentido, en todos los roles posibles, Frankie Shaw: creadora, guionista, productora, directora y protagonista.

La serie se basa en su propio corto de animación ganador del Premio del Jurado en el Festival de Sundance. Shaw se ha inspirado en sus vivencias para crear, sirviéndose de un estilo de vida poco convencional y tirando de perspectiva feminista, un retrato cotidiano y honesto de la vida de Bridgette. A veces dramático, otras hilarante. El propio nombre de la serie propone un juego con la palabra MILF, utilizada en el argot pornográfico, y la letra S al comienzo, que puede significar single (la protagonista es madre soltera) o southie (la trama transcurre al sur de Boston, de donde es la propia Shaw).

Las dos temporadas con que cuenta la serie, coproducida por ABC Studios y Signature, y emitida en EE UU por Showtime, está disponible en nuestro país en Movistar+. En su primera temporada, SMILF recibió dos nominaciones a los Globos de Oro, uno a mejor actriz de comedia o musical y otro a mejor serie de comedia o musical. Una pena que se cancelara la tercera temporada, que ya andaba en preparación, después de una investigación contra Frankie Shaw, acusada de comportamiento inapropiado por la actriz Samara Weaving y por parte del equipo de guionistas de la serie.

 

Better Things en HBO

Aunque divorciada, Sam Fox (Pamela Adlon) ejerce como madre soltera de tres hijas adolescentes o casi. Además, es actriz y, ya en la cincuentena, hace malabares para seguir ejerciendo su profesión en Hollywood. Guiar la vida de sus hijas, hacer las tareas domésticas, divertirse con amigos y hacer un hueco a sus distracciones íntimas son sus otros propósitos de vida, en una lucha diaria como mujer y como madre en la que sobra fuerza de voluntad. Sam vive en una improvisación continua con muchos aciertos y muchas equivocaciones y trata, en todo momento, de ser la mejor versión de sí misma para sus hijas. Paradójicamente, es su madre quien saca su peor parte.

La propia Pamela Adlon es la cocreadora (y productora, guionista y hasta directora) de esta comedia de una sola cámara para el canal FX que, en su tercera temporada –suma cuatro que puedes ver en HBO España– se desligó del otro artífice de la serie, su socio y amigo Louis C.K., tras las acusaciones de acoso sexual vertidas sobre este y después admitidas por él. La actriz estuvo nominada al Globo de Oro a mejor actriz de comedia o musical y a un Emmy como mejor actriz protagonista de comedia.

 

Mira lo que has hecho en Movistar+

La paternidad es una montaña rusa de emociones para la que nadie está preparado. Que se lo digan a Berto Romero, que se interpreta a sí mismo para contar, en tono de comedia, cómo la noticia de ser padre despertó en él sus mayores vértigos, pánicos y hasta torpezas. La actriz Eva Ugarte le acompaña en esta aventura en el papel de Sandra, la pareja de Berto y madre de las criaturas en la ficción.

Tras sobrevivir a la llegada de su primer hijo, en la temporada inaugural de la serie, la segunda está cargada de embarazo de gemelos, el rodaje de una serie (sobre paternidad) y un primogénito que no deja de reclamar la atención de sus padres.

Madres en el cine: una historia de buenas y malas

‘Tully’ (Jason Reitman) es un retrato crudo y descarnado de la maternidad. Analizamos qué lugar han ocupado las madres en la historia del cine