Series

“No soy ni hombre ni mujer. ¿A qué Emmy deberían nominarme?”

Asia Kate Dillon ('Billions'), que se identifica como persona no binaria, se pregunta a qué categoría de los premios de TV debería aspirar

Por
06 de abril de 2017

Nuestras vidas cotidianas están llenas de cosas que asumimos por sistema… hasta que alguien llega para cuestionarlas. Por ejemplo, ¿a que nunca te has preguntado por qué, en los premios de cine y TV, las categorías dramáticas están separadas entre actores y actrices? Pues Asia Kate Dillon, que participa en la serie Billionssí que se lo pregunta. Porque, cuando la cadena Showtime le preguntó si quería ser propuesta a los Emmy 2017 como actor o como actriz, respondió que como ninguna de las dos cosas.

Resulta que Dillon se identifica como persona no binaria. Es decir, que no se considera a si mismo ni como hombre ni como mujer. De modo que, al verse ante esta disyuntiva, escribió a la Academia de Artes y Ciencias Televisivas cuestionando las categorías de los Emmy. “Me gustaría saber por qué, a los ojos de ustedes, ‘actor’ y ‘actriz’ son términos que denotan anatomía o identidad, y por qué es necesario denotar eso”, comienza su carta (vía Vulture).

Según los postulados de Asia Kate Dillon, “las categorías de ‘actor’ y ‘actriz’ representan, se supone, ‘mejor interpretación por una persona que se identifica como mujer’ y ‘mejor interpretación por una persona que se identifica como hombre’. Así pues, no hay lugar para mi identidad en un sistema binario de premios”. Siguiendo en esta misma línea queer, Dillon remacha: “Si las categorías de ‘actor’ y ‘actriz’ están pensadas para denotar el sexo asignado al nacer, pregunto con respeto: ¿por qué es esto necesario?”. 

Quien se esté esperando una agria polémica a cuenta de todo esto se va a llevar un chasco. La academia televisiva ha respondido a Dillon asegurando que una persona puede aspirar a una nominación como actor o como actriz, independientemente de su sexo biológico. “Asia es libre de presentarse a la categoría que guste”, explica la institución. De la misma manera, Dillon elogia la actitud de la academia, y se alegra de “haber dado pie a una conversación”. A ver si va a ser verdad que hablando se entiende la gente…