Series

Netflix sigue aumentando su deuda: 2 mil millones de dólares más para producir contenido

'Fucking Money Man'. La compañía de streaming eleva su deuda hasta los 12 mil millones de dólares en una endiablada carrera por crear contenido perdurable.

Por
22 de octubre de 2019

ETIQUETAS:

  • La gran guerra del streaming está a punto de entrar en su fase más agresiva. Ante la llegada de los servicios de Disney, Apple, HBO Max y etc., los actuales líderes del mercado prosiguen con su escalada de gasto para producir más toneladas de contenido propio. Netflix ha anunciado que planea aumentar su deuda actual en otros 2 mil millones de dólares emitiendo nuevos bonos de alto rendimiento.

    Es la segunda vez este año (y octava en los últimos cinco años) que la compañía estadounidense incrementa su deuda actual, que según publica Variety superaría los 12 mil millones de dólares en total. La mayor parte de ese dinero ha sido invertido en la creación de contenido original que sus analistas esperan que amortice el 90% de la deuda durante los próximos cuatro años.

    “Con el rápido crecimiento de nuestra base de ingresos y la expansión de los márgenes de operación seremos capaces de financiar más de nuestro contenido invirtiendo internamente”, se lee en la carta que Netflix ha enviado a sus accionistas esta semana, tras cerrar un tercer cuatrimestre de 2019 con un 31% de aumento.

    Eso no significa que actualmente haya beneficios (la compañía aún no ha cubierto ninguna cantidad significativa de su descomunal deuda; apenas 161 millones de dólares en intereses durante el último cuatrimestre), pero es claramente el objetivo estratégico. “A medida que nos acercamos lentamente a un flujo de efectivo positivo, nuestro plan es seguir usando el mercado de deudas de alto rendimiento como vía para financiar nuestras necesidades de inversión”, prosigue el comunicado para accionistas.

    De hecho, el principal objetivo del director de finanzas, Spencer Neumann, es revertir el modelo de gasto constante en 2020. A pesar de todo, afirma que el crecimiento en gasto de la compañía sigue por debajo de su aumento en suscripciones: 6,8 millones más en todo el mundo durante el último cuatrimestre.

    Parece que la estrategia a partir de ahora será dirigir las grandes cantidades de gasto a las mayores apuestas. En palabras del CEO, Reed Hastings, los 130 millones de dólares que costó la primera temporada de The Crown pronto parecerán “una ganga”. Algo que Ted Sarandos, el director ejecutivo de contenido, ha clarificado refiriéndose al legado (y “horas de alegría”) que ofrece la serie de Peter Morgan en relación con su coste: una obra que considera que permanecerá en la memoria y será recuperada por varias generaciones.

    Ese es el tipo de contenido en el que quiere especializarse Netflix (¡buena suerte!), lo que acarrea otra pata de gasto desmedido: la burbuja de los showrunners. Los talentos detrás del contenido perdurable del futuro, o al menos así considerados por las cadenas, cuyos contratos cerrados para los próximos años pueden alcanzar cifras récord como los 200 millones de dólares que, precisamente, Netflix ha pagado por lo próximo que se les ocurra a David Benioff D. B. Weiss, showrunners de Juego de tronos.

    ‘El diablo a todas horas’: Así es el acento de Robert Pattinson que sorprendió al equipo

    Antonio Campos acaba de estrenar una ambiciosa película que recorre la relación de los EE.UU. de mediados de siglo con la violencia y la religión.

    ‘Da 5 Bloods’: Netflix quiere un Oscar para Delroy Lindo

    La plataforma tiene grandes posibilidades obtener numerosas estatuillas en esta temporada de premios tan excepcional, así que ya ha empezado a moverse.

    De ‘El diablo a todas horas’ a ‘We are who we are’, recomendaciones de series y películas de la semana

    Comienza la temporada de fresquito nocturno y con ella las mejores ficciones para ver debajo de la manta.

    Tráiler de ‘Crónicas de Navidad 2’: Kurt Russell vuelve como Santa Claus (y Goldie Hawn llega con él)

    Chris Columbus ('Solo en casa') dirige la secuela del filme más nevado de Netflix, que se estrenará el 25 de noviembre.