Series

Javier Gutiérrez promete mayor ‘Vergüenza’ en Movistar+ con la 2T

La segunda temporada de la serie llega a Movistar+ el 30 de noviembre. Su protagonista nos da las claves para generar las risas más incómodas posible.

Por
30 de noviembre de 2018

Toda España sabe que Javier Gutiérrez no para. Hablamos con él durante el descanso de un rodaje más, pero incluso así responde entregado, sin esquivar temas comprometidos, con su característica combinación de sensatez a la que añade un punto de ironía. Probablemente la chispa surja porque el tema es Vergüenza, ese proyecto tan improbable que ahora estrena su segunda temporada.

¿Qué crees que sigue impulsando este proyecto que parecía imposible?

Es cierto que el piloto de Vergüenza había dado muchas vueltas, pero creo que siempre hubo algo que animó a Juan Cavestany y a Álvaro Fernández-Armero a continuar. Todos compartimos una afinidad clave y un sentido del humor muy parecido que lo hacen único.

¿De qué manera te atrae explorar lo incómodo?

Siempre me apetece cruzar líneas rojas, ir más allá, caminar sobre el alambre. Como espectador y como actor. Me gusta ver que me incomodan, salir de una sala o del teatro distinto a como entré, sintiendo que me han dado un puñetazo.

¿Ha subido la apuesta de lo transgresor en esta segunda temporada?

Yo diría que sí. Sobre todo, porque en esta serie uno no se puede quedar a medias tintas. Cuanto más bestia, cuanto más heavy, mejor. ¡Fernández-Armero y Cavestany han llegado a asustarse de lo que han escrito!

¿Y crees que la incomodidad es la forma definitiva de ser polémico a través del humor?

La comedia siempre ha sido clave para tratar temas escabrosos. Mira Aída, fíjate en sus personajes, repletos de barbaridades. Prostitutas, yonkis, fachas: caricaturas que permitían explorar lo bochornoso y lo incómodo.

Siempre te has definido como cómico. ¿Cuál es tu reacción frente a la situación actual de la comedia?

Me preocupa mucho lo que está pasando. Vuelve la España más cateta y más oscura. Por ejemplo, el caso Dani Mateo: siempre ha existido esta sátira, este tipo de humor en España, y que ahora se reaccione de esta manera me parece sin duda un retroceso.

En la segunda temporada crecen las situaciones incómodas con Carlos, el personaje de Miguel Rellán.

Miguel Rellán es uno de los grandes actores de nuestro país. Controla como nadie el texto, las miradas, cada réplica. Su personaje en esta segunda temporada va a dar mucho juego desde los primeros episodios. La química entre Carlos y Jesús era evidente y quisimos ser más disparatados, forzar situaciones más locas.

En general todos los personajes se vuelven más transgresores. Conocemos a dos nuevas parejas que generan dinámicas incomodísimas con Jesús y Nuria (Malena Alterio). Una, formada por Andrea (Marta Nieto) y Guillermo (Jaime Zatarain) será el espejo en el que quieran verse reflejados, pero inevitablemente se parecerán más a los metepatas de Ramón (Pol López) y Vanessa (Teresa Cuesta).

¿Cuál es el feedback que te llega de la gente sobre tu personaje? ¿Lo odian tanto como parece?

Genera la incomodidad que buscamos, es genial. Tengo un amigo que me asegura que ve la serie desde el marco de la puerta, porque no sabe si de la vergüenza ajena va a tener que salir corriendo [risas].

Vergüenza 2T en exclusiva en Movistar+.

[Festival de San Sebastián 2017] Muertos de vergüenza

Los títulos de 'Morir' y 'Vergüenza' no engañan. Junto a 'El secreto de Marrowbone' ponen el acento español al Zinemaldia más internacional de los últimos años

Llega la serie más vergonzosa de la televisión

Javier Gutiérrez y Malena Alterio protagonizan ‘Vergüenza’, la primera serie cómica de Movistar+ que se estrena mañana al completo

Assassin’s Creed: Primera foto de Javier Gutiérrez como Torquemada

El actor de 'Águila Roja' quemará herejes a granel en la adaptación del videojuego. ¿Le veremos churruscando a Michael Fassbender?

EXCLUSIVA: Fotos del rodaje de ‘1898. Los últimos de Filipinas’

Salvador Calvo dirige a los mejores actores de España en este dramas obre la guerra se perdió contra Estados Unidos a finales del siglo XIX.