Series

‘Good Omens’: ¿Por qué suenan tantas canciones de Queen en la serie?

La voz de Freddie Mercury no para de sonar en la serie apocalíptica de Amazon… y es a causa de una terrible maldición.

Por
04 de junio de 2019

ETIQUETAS:

  • Al principio, Good Omens parecía un proyecto irrealizable: con decir que pasó por las manos de Terry Gilliam, está todo dicho. Pero el Apocalipsis es lo que tiene, y al final la novela de Neil Gaiman Terry Pratchett se ha convertido en una serie con el sello de Amazon Studios. Así pues, la historia del ángel (Michael Sheen) y el demonio (David Tennant) encargados de mantener bajo control a un Anticristo prepúber ha llegado a nuestras pantallas.

    Ahora bien: uno de los misterios más inquietantes de Good Omens sigue sin respuesta. Y ese misterio es… por qué en la serie suenan todo el rato canciones de Queen. Al oír temas como Bohemian Rhapsody (cuando aparece el demonio), Another One Bites the Dust (durante cierta carrera llameante por la autopista M25) o Somebody to Love (en uno de los momentos más tiernos del show), uno se pregunta qué demonios tiene que ver el Fin de los Días con Freddie Mercury. 

    Pues bien: nosotros tenemos la respuesta. Y no tiene nada que ver con que el éxito de Bohemian Rhapsody haya puesto de moda a Queen en el Más Allá.

    Se trata, en realidad, de una maldición. Una maldición que Gaiman y Pratchett expresaron con mucha coña en su libro, y que delata que este se publicó en 1990, cuando las cintas eran aún un medio habitual para reproducir música. Como corresponde a esa época, el coche de Crowley (el demonio encarnado por Tennant) tiene un radiocassette. Y, por designios de las potencias infernales, toda cinta que pasa más de dos semanas dentro de dicho radiocassette se convierte en un Grandes éxitos de Queen.

    Al pobre Crowley, fan como es de la música clásica, dicha maldición le tiene roto perdido. Y es una pena que la serie no haya incorporado elementos especialmente crueles de la misma, como el hecho de que las canciones de Queen se ‘contagien’ con el estilo de compositores ilustres. Nunca sabremos cómo suena el I Want to Break Free de Beethoven Fat Bottomed Girls al estilo de Vivaldi. Y es una pena.

    Irónicamente, este recurso guasón a la música de Queen causó rechazo en muchos críticos literarios, que consideraban a la banda como una reliquia de mal gusto. Ahora, sin embargo, Bohemian Rhapsody ha elevado otra vez a Freddie y sus chicos a las cimas de la popularidad y la serie se beneficia de ello. Algo que Neil Gaiman (que no es precisamente un fan) reconoce vitriólicamente: “Estoy muy agradecido a Queen por haberse vuelto a poner de moda. La idea de que seguirían siendo populares 30 años después de la publicación de Buenos presagios jamás se me pasó por la cabeza”.