Series

Ester Expósito (‘Elite’ 3T): “Nunca podré decir adiós del todo a Carla”

Quienes la prejuzgaron como la villana pija de ‘Élite’ no podían haber estado más equivocados: Hablamos con Ester Expósito, que podría quitarse el uniforme definitivamente en marzo

Por
13 de marzo de 2020

ETIQUETAS:

  • Tan solo seis meses después de estrenar su anterior temporada, Élite reabre las puertas del instituto Las Encinas con una tercera entrega (ya disponible en Netflix) que suena a despedida.

    Los nuevos episodios arrancan con el regreso a las aulas de Polo (Álvaro Rico) después de que su exnovia, Carla (Ester Expósito), confesara que fue él quien mató a Marina (María Pedraza) por accidente.

    Pero a falta de arma homicida, de momento este asesino campará a sus anchas por los pasillos del centro, algo que generará tensión entre el resto de alumnos y provocará su muerte a manos de uno de los protagonistas. ¿La primera interrogada? Carla.

    Hablamos con Ester Expósito sobre la nueva entrega, cómo Carla ha transformado su vida, la fama y sus planes de futuro.

     

    Tercer año en Las Encinas y todo suena a despedida.

    Es la temporada más diferente. Tiene un ritmo más lento, es más intimista, una entrega extraña comparada con las anteriores. Cierra un ciclo de alguna manera y los personajes maduran de forma rápida. Se hacen adultos después de lo mal que lo han pasado.

    Carla ha sido uno de los personajes que más ha evolucionado en la serie. ¿Cómo ha sido crecer con ella?

    Carla es el personaje más especial que he interpretado hasta ahora. Aparte de que me encanta como espectadora, es precioso el cambio que vive, cómo la vas conociendo. Ha sido un placer interpretarla, le he cogido muchísimo cariño, es superentrañable. Es importante que un personaje avance, vaya mostrando cosas nuevas y se abra poco a poco. Eso es lo que tiene de especial Carla.

    ¿Es posible despedirse, ahora o más adelante, de un papel como Carla, que te ha dado tanto?

    Nunca diré adiós del todo a Carla porque no quiero. No solo por todo lo que me ha aportado y lo que he vivido con ella, sino también porque sé que va a ser uno de los personajes que más voy a haber disfrutado en mi vida. Es un bombón, tiene evolución, matices, te permite jugar mucho. No me he cansado de interpretarla en ningún momento. Me da mucha pena pensar que algún día ya no volveré a encarnarla, pero siempre podré ver la serie y revivirla.

    ¿Te ha sorprendido lo bien que la gente acogió al personaje?

    Me sorprendió muchísimo. A mí me encantan los roles de doble cara, ni buenos ni malos, pero pensaba que la gente la iba a odiar un poco porque lo que hace a veces es muy cuestionable, creía que iba a haber opiniones divididas. Para mí era muy importante hacerla humana, y no una psicópata, algo que no es. Y el espectador la terminó recibiendo superbien, entendió por qué hacía lo que hacía en la primera temporada, empatizó y le cogió mucho cariño.

    Pregunta: ¿Cómo viviste el fenómeno “macarrones” de Carla y Samuel?

    Ester Expósito: Es una escena muy graciosa y surrealista: tomarnos unos macarrones, que me chupara el tomate de la boca… Y ahora es una de las secuencias más icónicas de la serie. La clave está en que vemos que Carla, pese al lujo al que está acostumbrada, no es una chica materialista ni le importa la clase social de con quien está. Cuando más feliz la he visto ha sido comiendo esos macarrones.

    P.: ¿Por qué crees que Élite es importante hoy en día?

    E. E.: Hacía mucho que los adolescentes no se veían representados. La serie habla de no sentirse escuchado, de pensar que no importa lo que quieres hacer con tu vida, de que otros te dirijan: tus padres, la escuela, el sistema… Élite da importancia a los jóvenes. No son seres superficiales y dramáticos con problemas que no importan.

    P.: ¿En algún punto ha sido abrumador el éxito de la serie?

    E. E.: Lo digerí bastante bien, con tranquilidad, sabiendo que todo pasa y que mi carrera no es solo Élite. Hay momentos en los que me he sentido descolocada, pero, al final, hay que ser agradecidos, valorar y aprovechar estas oportunidades. Siempre fue mi sueño.

    P.: Suena a actriz vocacional desde niña.

    E. E.: Toda mi vida lo único que he querido ser es actriz. De pequeña iba a teatro, a escuelas de interpretación, y desde los 6 años decía a mis padres que quería actuar, pero no me dejaban presentarme a castings para que tuviera una infancia normal. Recuerdo tener mucha ansiedad. Con 12-13 años sentía que tenía que empezar ya. Comencé a trabajar a los 14 años, compaginándolo con el instituto. A los 17 ya había hecho mi primera película, un papel en alguna serie y llegó Élite. Ahora me apetece hacer cosas distintas. No quiero hacer 20 Élites ni 20 de nada. Quiero personajes diferentes y proyectos que me reten para seguir creciendo como actriz.

     

    Más allá de Élite

    A la espera de saber si la nueva temporada de Élite es el adiós definitivo de Carla, Expósito regresa en otoño a Netflix con el thriller Alguien tiene que morir, de Manolo Caro: “Pasa en los años 50. Me apetecía rodar algo de otra época porque nunca lo había hecho. Lo he disfrutado mucho”.

    Además, rueda ahora Veneno (29 de marzo en ATRESplayer Premium) con los Javis: “Interpreto a una reportera que representa los prejuicios que la sociedad tiene a veces con los jóvenes que empiezan a trabajar, cómo no se los toma en serio. Me siento identificada en ese aspecto”.

    La tercera temporada de Élite ya está disponible en Netflix.

    Recomendaciones en Netflix, HBO, Amazon Prime, Movistar+ y Filmin esta semana de coronavirus

    Que el coronavirus no te impida disfrutar de las joyas de los catálogos.

    Las escenas más calientes de 2019

    Un puñado de razones por las que no pasar frío este invierno.

    María Pedraza abandona la “isla desierta”, ¿qué proyectos tiene entre manos?

    La actriz madrileña es, hasta el momento, una fiel embajadora de Netflix España. Sin embargo, este 2019, ha emprendido algún que otro proyecto fuera de la plataforma.

    Las escenas más calientes de 2018

    Olvidaos de subir la calefacción en Navidad...