Series

¿Tiene futuro ‘Élite’ sin sus mejores personajes?

Son varios los alumnos veteranos de Las Encinas que se gradúan esta tercera temporada. ¿Tiene sentido continuar con la serie sin ellos?

Por
17 de marzo de 2020

ETIQUETAS:

  • [ESTE ARTÍCULO CONTIENE SPOILERS DE LA TERCERA TEMPORADA DE ÉLITE]

    Hace casi un año, cuando no sabía escribir coronavirus y la amenaza de una pandemia mundial sonaba a peli de terror de sábado por la tarde, estaba de viaje por Argentina con varias amigas. El otoño acababa de llegar al país austral, pero en Caminito, Buenos Aires, aún era verano.

    Entramos en la típica tienda de souvenirs en busca de postales, mate, camisetas de la selección a 5 euros o vete tú a saber qué. Voy al grano. Estábamos paseando entre baldas llenas de fotos del Papa Francisco y de Maradona, comentando algo con nuestro acentazo, cuando dos dependientas se nos acercaron para decirnos: “Suenan igual que Carla en Élite”.

    La serie había llegado a Netflix en octubre de 2018, unos seis meses antes, y había arrasado con todo. Lo sabíamos, habíamos escrito infinidad de noticias al respecto. Bastaba con mirar el número de seguidores que tenían los protagonistas en redes. Sin embargo, esa frase, “suenan igual que Carla en Élite”, fue lo más cerca que hemos estado ninguna de nosotras de entender el éxito internacional de esta ficción.

    Ahora que he terminado de ver al tercera temporada, esta anecdótica situación en una tienda cualquiera de Buenos Aires ha vuelto a mi mente. Tal vez porque, de entre todos los personajes que podrían haber mencionado esas chicas (Marina, por esa María Pedraza que ya había conquistado al público latino con La casa de papel, sin ir más lejos), habían elegido a Carla.

     

    Personajes con carisma

    No hay una fórmula mágica que te asegure que tal actor va a funcionar perfectamente en tal rol. Solo, en todo caso, el buen ojo de un director de casting. Sobre todo cuando se busca a un elenco coral, plural y diverso, con poca o nula experiencia profesional. Esa era la apuesta de Élite, confiar en rostros ‘desconocidos’. Incluso Pedraza, Jaime Lorente y Miguel Herrán llegaron a Las Encinas antes de que el mundo se vistiera con monos rojos y máscaras de Dalí.

    Curiosamente, tras el éxito de La casa de papel en la plataforma, hubo compañeros que llamaron aún más la atención del espectador por los pasillo de este instituto. Ya desde la primera temporada, no se puede explicar el éxito de Élite sin Ester Expósito y su marquesita. La madrileña cubrió de capas el estereotipo de niña rica caprichosa. También el de villana desalmada, o el de ambición rubia o femme fatale. No se deshizo del todo de esos clichés, solo lo justo para no verse limitada por ellos.

    Carla era rica y consentida, sí. También terminaba por encubrir a Polo (Álvaro Rico), el asesino de Marina. Sin embargo, lo que deja tras de sí a modo de legado es la historia de liberación de una adolescente encerrada en una jaula de oro, sin prejuicios ni clasismo, sin etiquetas. Carla es sinónimo de dinero, poliamor y frialdad tanto como es de superación, redención y macarrones precocinados. Es emancipación femenina por todos los lados, emancipación de sus padres, pero también de los estigmas sociales.

     

    Ver esta publicación en Instagram

     

    Gracias @icon_elpais ✨🥂 qué bonita noche, enhorabuena a todxs🖤🖤🖤

    Una publicación compartida de Ester Expósito (@ester_exposito) el

    Ella ya no estará en la tercera temporada (aquí puedes consultar quiénes abandonan la serie y quiénes no), como tampoco Lu (Danna Paola), el personaje con mejor arco en esta nueva entrega junto a Guzmán (Miguel Bernardeau). Otra ‘mala’ malentendida a la que hemos acompañado por una montaña rusa de empoderamiento.

    Hay una escena en la tercera entrega que ejemplifica ese viaje de maduración y autoconocimiento de la mexicana: en su fiesta de San Valentín, vestida de esmoquin, rechaza bailar con Guzmán. Es la Lu que tiende la mano a Nadia (Mina El Hammani) cuando esta lo necesita y, en su empeño por mejorar la vida de sus amigos, llega a matar a Polo.

    Con ella hemos aprendido la importancia de valorarse a una misma, del amor por encima de la sangre, lecciones que ha dado con humor y frescura. Los excesos culebroneros y las excentricidades no resultan impostadas en esta especie de Blair Waldorf latina, ni siquiera esa relación tan tierna como incestuosa con Valerio (Jorge López).

    Carla y Lu. Lu y Carla. O, lo que es lo mismo, Ester Expósito y Danna Paola, dos de las actrices más queridas del elenco, dicen adiós a Las Encinas. En principio, también Valerio se despide de la serie. Ese medio hermano que oculta soledad tras toneladas de fiestas, sonrisas maliciosas y polvo blanco. Las flaquezas y fortalezas hechas adolescente. Y, sin embargo, cuesta imaginar una Élite sin él.

     

    ¿Y es que hay Élite sin ellos?

    Además de Carla, Lu, Valerio y (obviamente) Polo, Nadia también se gradúa. Y con ellos, las dos nuevas incorporaciones de la temporada: Yeray (Sergio Momo) y Malick (Leïti Sène). Acababan de llegar y ya se han ido, pero mucho nos tememos que los fans no los echarán tanto de menos.

    Sus respectivas tramas, más que añadir capas de profundidad al retrato de la adolescencia más cruda que es Élite, solo han servido como catalizador de las historias del resto de sus compañeros.

    Así como las incorporaciones de Valerio, Rebeka (Claudia Salas) y Cayetana (Georgina Amorós) en la segunda entrega sirvieron para insuflar personalidad y vida a la serie, las de la tercera parte no han estado a la altura. Esperemos que los nuevos alumnos de Las Encinas en la cuarta entrega solventen este problema. Porque he aquí el quid de la cuestión: ¿Tiene futuro Élite tras su tercera entrega?

     

    Ver esta publicación en Instagram

     

    Un poco de lo que tengo dentro del carrete… 📷🖤 ( tengo demasiado, y me emociono)

    Una publicación compartida de Danna Paola (@dannapaola) el

    La ficción cuenta con un fiel fandom por todo el mundo y ha sido renovada para una cuarta y quinta temporada. Sin embargo, toda la trama relacionada con el asesinato de Marina ya se ha cerrado. ¿Pretenderán presentar un nuevo crimen y los consabidos interrogatorios? ¿Pueden hacerlo sin que carezca de sentido alguno? ¿O sin que resulte repetitivo?

    Además, la ficción, como hemos explicado, ha perdido a algunos de los personajes favoritos de la audiencia, pesos pesados para el buen desarrollo de las tramas, además de roles íntimamente ligados a otros que se quedan en las aulas.

    Guzmán, Samuel (Itzan Escamilla), Ander (Arón Piper), Omar (Omar Ayuso), Rebeka y Cayetana repiten curso (bueno, esta última más bien limpia los pasillos). Pero: ¿Hay Guzmán sin dar caza a Polo mientras se vuelve más humano gracias a Nadia? ¿Hay Samuel sin su ímpetu por resolver el asesinato de Marina ni macarrones que compartir con Carla?

    De momento, no hay manera de responder a todas estas preguntas. Lo que sí tiene la serie es, además de los ya mencionados leales seguidores, el encanto ‘choni’ de Rebeka, la ‘Omandermanía’ y una bromance entre Guzmán y Samuel con mucho potencial. El resto, depende de Darío MadronaCarlos Montero, los creadores, padres de este fenómeno internacional. En sus manos está regalarnos una nueva Carla cuyo acento traspase fronteras sin repetir fórmulas.

    La tercera temporada de Élite ya está disponible en Netflix. 

    Recomendaciones en Netflix, HBO, Amazon Prime, Movistar+ y Filmin esta semana de coronavirus

    Que el coronavirus no te impida disfrutar de las joyas de los catálogos.

    Las escenas más calientes de 2019

    Un puñado de razones por las que no pasar frío este invierno.

    María Pedraza abandona la “isla desierta”, ¿qué proyectos tiene entre manos?

    La actriz madrileña es, hasta el momento, una fiel embajadora de Netflix España. Sin embargo, este 2019, ha emprendido algún que otro proyecto fuera de la plataforma.

    Las escenas más calientes de 2018

    Olvidaos de subir la calefacción en Navidad...