Series

David Duchovny cumple 60 años: así pasó de soñador agnóstico a sex symbol televisivo

Abrimos el expediente X de David Duchovny: desde Twin Peaks hasta Fox Mulder en el FBI y Hank Moody en 'Californication', iconos en la TV y en su vida.

Por
06 de agosto de 2020

Antes de que la revista People lo incluyese entre los 50 hombres más guapos del planeta (y, al menos, a ojos de sus amigos), David Duchovny era un chaval más bien feucho. Y antes de convertirse en el rostro más conocido de la televisión estadounidense, hizo (casi) de todo: escribió poesía, anunció cerveza de la marca Löwenbräu y participó en varias películas de serie B.

De niño, Duchovny, quien ahora cumple 60 años, jugaba un montón al baloncesto y fantaseaba con la idea de llegar a convertirse en deportista profesional. Después se matriculó en la Universidad de Princeton, y cursó un máster en literatura inglesa en Yale, con la vista puesta en un futuro como profesor. Pero fue el momento en que comenzó un doctorado sobre magia y tecnología en la literatura estadounidense contemporánea el que determinaría su perfil profesional futuro.

“[En esa época] Estaba interesado en escribir obras de teatro y pensé que debería aprender algo sobre actuación si iba a dedicarme a eso”, comentaría el estadounidense en una entrevista.

Para poder costearse aquellos estudios (que, por cierto, nunca llegaría a concluir), el neoyorquino comenzó a participar en audiciones, y a rodar los pocos anuncios publicitarios y películas de bajo presupuesto para las que le llamaban.

Al final, acabó consiguiendo representante y recibió una oferta para actuar en la original serie televisiva Twin Peaks (1990), interpretando a Denise Bryson.

Una agente trans de la brigada contra el narcotráfico. Personaje pionero en la visibilización de las personas transexuales en una cadena de televisión tan importante como ABC.

Aunque ese trabajo le duró apenas tres episodios, Twin Peaks le abriría a Duchovny las puertas de varias películas de mayor presupuesto y, sobre todo, fue un trampolín para conseguir el papel más importante de su carrera: el del detective Fox Mulder.

 

El fenómeno Expediente X

El éxito de la icónica Expediente X (1993-2002) fue tremendo. Encarnar a aquel anodino agente del FBI, quien junto a su compañera Dana Scully (Gillian Anderson) se dedica a investigar casos sin resolución ni explicación –y al que Duchovny llegaría a referirse como “el peor agente del FBI” de todos los tiempos “porque nunca resolvió un caso en nueve años”–, supuso para él toneladas de fama y dinero.

Pero también le costó la salud en ciertas ocasiones: Duchovny y compañía trabajaban 16 horas al día en Vancouver (Canadá), donde se grabó principalmente la serie. Llegó un momento en que el actor le pidió a sus jefes que el rodaje se trasladase a Los Ángeles para poder así pasar más tiempo con su esposa, la también actriz Téa Leoni.

En pocos años, Duchovny pasó de ser un actor del montón a convertirse en el terror de las nenas. En eso, y en una de las caras más reconocibles de la cultura popular. Aunque él, agnóstico confeso y poco fan de la mitomanía, siempre ha pasado bastante de la fama.

“Cuando veía televisión no pensaba ‘Me pregunto qué harán [los actores] cuando se van a casa. No quería leer sobre ellos. Tan solo veía la tele. Nunca soñé con estrecharle la mano a nadie. Incluso con los héroes del deporte, me gustaba verlos, los amaba a lo lejos, pero no quería llegar a conocerlos”, respondería el actor a un periodista que le preguntó por el tema de la consecución de la popularidad.

Al final, el actor, de quien Chris Carter (creador de Expediente X) afirmó que era una de las personas más inteligentes que había conocido jamás, se empachó de ovnis y criaturas extrañas, por lo que decidió dejar de aparecer en la serie de forma regular antes de que esta llegase a su fin en el año 2002. Aunque la ficción volvería a la carga, con sus mismos actores protagonistas, en un revival emitido entre 2016 y 2018.

 

El éxtasis de Californication

Después, la pequeña pantalla volvió a requerir la presencia de Duchovny y el actor pasó más de un lustro interpretando al escritor Hank Moody en Californication (2007-2014), una guarrindonga comedia negra que ironiza sobre la hipocresía y las falsas ilusiones que acostumbra a crear en los artistas la ciudad de Los Ángeles.

Duchovny, que consiguió su estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood a comienzos de 2016, bordaba su papel de caótico autor en crisis que vive enganchado al sexo, las drogas y el alcohol. Es más, Hank Moody le sirvió para salir de cierto encasillamiento, incluso le llegó a hacer ganar su segundo Globo de Oro a mejor actor de televisión, aunque también coincidió con una de sus peores etapas personales.

Poco después de que Californication empezara a funcionar, la prensa sensacionalista comenzó a hacerse eco de ciertas informaciones que retrataban a Duchovny como un tipo promiscuo e infiel, muy parecido al personaje que interpretaba en su serie. Finalmente, en el verano de 2008, el actor anunció su intención de ingresar voluntariamente en un centro de rehabilitación para superar su adicción al sexo y se separó de su mujer.

Aunque aquella declaración pública no conseguiría que los chismorreos y las medias verdades cesaran, y Duchovny llegó a amenazar con demandar al The Mail on Sunday por publicar un artículo que le atribuía un escarceo amoroso con una supuesta instructora personal, algo que ambas partes negaron desde el principio; el periódico británico se acabaría retractando de lo contado.

 

La reinvención de Duchovny

Después de varias idas y venidas, el actor se divorció de su mujer en 2014, tras casi dos décadas de matrimonio y dos hijos en común, Madelaine y Kyd. Hoy en día, Duchovny y Leoni mantienen una buena relación y continúan viviendo a varios bloques de distancia el uno del otro.

Para mantener la mente ocupada, se refugió en el trabajo, y aceptó encarnar a un detective de homicidios en Aquarius (2015), una serie policíaca de la NBC ambientada en los años sesenta. Acto seguido, se tomó en serio el reto de cumplir varios sueños postergados.

Por un lado, retomó su faceta de cineasta, dirigiendo un capítulo de Aquarius. Antes ya había firmado tres episodios de Expediente X, seis de Californication y uno de Bones, además de un drama llamado Delitos menores al que la crítica estadounidense no puso demasiado bien.

Por otro, aprendió a tocar la guitarra, montó su propia banda y publicó dos discos de música folk y rock. Y, por último, se sentó a escribir una novela con tintes de fábula, Holy Cow, en la que una vaca, un cerdo y un pavo se escapan de una granja al norte del estado de Nueva York en busca de una vida mejor; novela a la que seguirían otras dos obras literarias.

No parece un mal currículum para alguien que durante años soñó únicamente con ganarse la vida como profesor para así contar con varios meses de vacaciones que le permitieran dedicarse a la escritura.

Fallece Peter Donat, el padre del Agente Mulder

Muere a los 90 años el actor Peter Donat, un rostro de películas como 'The Game' o 'El Padrino II' que alcanzó gran fama televisiva gracias a la serie 'Expediente X'

[Galería] Las ex parejas mejor avenidas de Hollywood

No todas las rupturas sentimentales del cine acaban en batallas legales y golpes bajos. Aunque ya no lleven los anillos, estas estrellas siguen teniéndose afecto

Por favor, dejad de cortar la cabeza a las mujeres en los pósters

Nuestra queja del día: ¿Por qué Hollywood se empeña en arrancarle la cabeza a las actrices en los pósters?

Detectives paranormales: 7 películas y series sobre sabuesos del Más Allá

Al igual que el policía Eric Bana de 'Líbranos del mal', estos investigadores se dejan de robos y adulterios para abordar el Más Allá en sus pesquisas.