Series

‘Dark’: El reloj escacharrado

Sorpresa de final de temporada, 'Dark' (Netflix), con sus viajes en el tiempo y su música ochentera, es la mezcla entre 'Stranger Things', 'Deutchsland 83' y 'Forbrydelsen'.

Por
02 de enero de 2018

ETIQUETAS:

  • Y al fin, Alemania despertó. Tras décadas en la más completa inanidad televisiva, 2017 fue el gran año teutón. Y es que la locomotora de Europa será excelsa produciendo coches, pero en el tema audiovisual, Heimat al margen, siempre ha tenido más problemas. Sundance lo intentó con Deutschland 83, pero su historieta de espías les quedó más pop que interesante. Este año todo ha cambiado.

    Tras décadas consumiendo y coproduciendo series escandinavas, Babylon Berlin (Movistar+) y Dark (Netflix) son dos de las series más interesantes producidas en Europa en 2017. La primera es la enésima revisión de su traumático pasado. La segunda, la que nos ocupa, una mezcla de ciencia y crimen ficción, es la primera producción alemana de Netflix que, como era de esperar en una cadena que incluso regaló una segunda temporada a un estropicio como la francesa Marseille, también ha sido renovada. Cierto es que Dark tiene más motivos que las aventuras municipales de Depardieu.

    Para empezar, se abre con una cita de Albert Einstein, lo que nos anuncia que la serie va a ser cabezonamente germánica en sus viajes al pasado. Aquí todo depende de las leyes de la física. Los personajes se mueven nos escenarios en los que siempre y constantemente llueve y en los que, como mandan los cánones del thriller europeo, se pierde un joven. (Nota al margen: si Juncker está leyendo esto, quisiera hacerle partícipe de mi honda preocupación por con la facilidad con la que se pierden los niños en el continente. Póngales un microchip, como esos de los perros, o algo. Por favor). La pátina final de producto de calidad la pone una trama de culebrón perverso a lo Twin Peaks, en un pueblo en el que todo el mundo tiene más secretos de lo que parece. En Berlín, nos recibieron sus creadores y protagonistas, bastante más transparentes que sus personajes.

    Baran Bo Odar y Jantje Friese son pareja en la vida real y en los títulos de crédito. Él, instalado en Los Ángeles, hace las funciones de director, montador y tipo expansivo con una respuesta para todo. Ella juega el papel de la introvertida guionista. Según Friese, el germen de su serie venía de lejos: “Era una historia que intentamos vender en el mercado británico… sin conseguirlo”. Odar reconoce que el reto de rodar él mismo toda la serie se debe a que no precisa de abuela: “Tengo un gran ego y leí que Cary Fukunaga había rodado toda la primera de True Detective y pensé que yo tenía que hacer lo mismo. El presupuesto que suponía contratar a otros dos o tres directores acabó de convencerme”. Se agradece la sinceridad.

    Las influencias son obvias, y así lo reconoce el director: “Nos gusta mucho el terror de los 80 y, por supuesto, la obra de Stephen King. También Twin Peaks, que fue la primera serie de televisión en la que descubrimos que la televisión podía ser muy Dark. Estéticamente, me apasiona el trabajo del fotógrafo Gregory Crewdson. Compré todos sus libros y los repartí entre todos los departamentos. Me encanta su concepto del suburbio como un lugar espeluznante”. ¿Todo demasiado yanqui para una serie alemana, no? Friese lo reconoce, pero añade: “La ira, el angst alemán es algo muy característico que está en la serie. Hay una oscuridad alrededor de Alemania, pero los que hemos nacido aquí no somos capaces de verlo normalmente. Empezamos dos guerras mundiales, matamos a un montón de gente y es parte de nosotros”.

    Aquí hay adolescentes y relaciones intergeneracionales, pero no queda hueco para el humor como en las producciones de Amblin o en Stranger Things. De hecho, a diferencia de la serie de los hermanos Duffer, los 80 no son revisitados con alegría, sino con cierto temor como consecuencia, según Bo, de la trágica historia de su niñez: “Chernobil ocurrió en 1986 y para nosotros fue la primera gran catástrofe de nuestra vida. Nuestros padres no nos dejaban salir a la calle cuando llovía. Fue nuestro 11S. Tuvimos la sensación de que el mundo se iba al carajo”.

     

    El lugar donde no sale el sol

    Una de las cosas más sorprendentes de las entrevistas con el elenco de Dark es que se les nota que ahora que, ahora que los alemanes saben hacer buenas series, todavía les falta un poquito en el arte de publicitarlas. No es que no sean amables, que lo son, es que el rollito este del glamour lo tienen un poco oxidado. Dice su creador, Baran Bo Odar, que huyeron del star system alemán para buscar a actores y actrices semidesconocidos para el gran público, la mayoría del mundo del teatro. Su falta de contacto con la prensa se convierte en una naturalidad sorprendente, en la que la falta de maquillaje y peluquería es habitual.

    Los entrevistamos por parejas: a las dos mujeres que encarnan las fuerzas vivas del pueblo, Maja Schöne (Hannah) y Jördis Triebel (Katharina); a la representación de los pipiolos Lisa Vicari (Martha) y Louis Hofmann (Jonas); y, acabamos con la pareja de policías encargados de solucionar el caso, Oliver Masucci (Ulrich) y Karoline Eichhorn (Charlotte). Los jóvenes son los únicos que no tienen serios problemas para expresarse con fluidez en inglés. En general, los seis actores gustan de comentar sobre lo duro que resultó el rodaje, por la gran cantidad de escenas rodadas de noche y bajo la lluvia. Para Maja “es algo que la gente del teatro no estamos acostumbrados a hacer”. Quizás quien mejor lo resuma sea el joven Louis Hofmann, gran estrella de la serie y uno de los valores al alza del cine alemán, al que hemos podido ver recientemente en la estupenda película noruega Land of Mine: “Más que interpretar, he nadado. Me he pasado toda la película o mojado, o sucio, o llorando… O las tres cosas a la vez”.

    La otra gran dificultad ha sido no perderse en el bosque… en el real donde se rueda la serie y en el figurado que forman todos los cruces temporales del argumento. Cada uno tenía su propio método: Bo se ayudaba de la cámara partida en la mesa de edición y Karoline no se separaba de su libreta: “Saltaba del capítulo piloto al capítulo final en un solo día. ¡Era una locura!”. La trama es tan alambicada que, en ocasiones, hasta el espectador necesita tomar papel y boli para seguirla. Según la creadora, Friese, es un efecto buscado: “Es una serie pensada para aprovechar el efecto del binge watching (verlo todo de corrido). Si no lo haces, es fácil que te pierdas. ¡Hay muchos personajes!”.

    La gran apuesta de Dark, con todo, es una estética deudora del scandinoir, la gran escuela del thriller escandinavo que nos ha regalado obras maestras como los Bron/Broen, o los Forbrydelsen. Para Masucci: “Técnicamente es impresionante. Hemos utilizado cámaras habituales de cine, no de televisión”. Y se entrega a una descripción técnica, antes de soltar el consabido “lo hemos rodado no como una serie de televisión (¿qué tendrán contra el humilde electrodoméstico?) sino como una película de 10 horas”. Claro, que para algunos, como Lisa o Karoline, las rutinas televisivas eran tan nuevas que confiesan haber acabado medio locatis: “Cuesta entender eso de rodar con dos o tres cámaras”. Jördis prefiere ponerse un poco más lírica: “La serie no es tanto un thriller como una historia sobre cómo luchar con tus demonios interiores”. Pues vale. No acabo de ver que Dark sea Hamlet, pero bien.

    No se sabe muy bien si como homenaje a esto de los saltos temporales, Louis Hofmann lleva un reloj escacharrado lo cual, más allá de ser inútil, es bastante Dark. No podemos dejar de preguntarle por eso y por si, en sus viajes al pasado, le gustaría encontrarse con Marty McFly. Lo que nos respondió nos dejó más angustiados que los 10 episodios de la serie: “Tengo que decir que no sé quién es ese tipo”. Pensamos que es broma, pero cuando le decimos que es el prota de Regreso al futuro, responde casi molesto: “No he visto esa película, lo siento”. Matadme. Me quiero morir. ¿Estoy muerto? Parece que Bo y Jantje han resucitado los 80, pero no con la suficiente fuerza para que apasione a parte de su elenco. A ver si para la segunda temporada ya le ha dado tiempo de saber quién es el doctor Emmett Brown.

    El chasquido de Disney: ‘The Gifted – Los elegidos’, cancelada

    'The Gifted' y 'Rel', dos de las apuestas televisivas de Fox, son canceladas por Disney tras hacerse con el control de la empresa

    Patrulla Condenada contra Patrulla X: ¿Quién plagió a quién?

    El próximo estreno de la televisiva 'Doom Patrol' nos hace recordar una de las guerras más antiguas de los cómics de superhéroes

    Más de medio siglo de adaptaciones al cine y la televisión de ‘Mortadelo y Filemón’

    Celebramos los 61 años de Mortadelo y Filemón (y de todos sus compañeros de la T.I.A.) repasando sus desmadradas aventuras en la televisión y el cine

    Foto del día: George Lucas visita el rodaje de ‘The Mandalorian’

    El rodaje de 'The Mandalorian', la serie de acción real que transcurre en el universo 'Star Wars', recibe la visita de George Lucas