Series

El final de ‘Dark’ explicado

La serie de Netflix ha demostrado tener un desenlace a la altura de las expectativas, donde los motivos científicos y religiosos han sido claves.

Por
02 de julio de 2020

ETIQUETAS:

  • [Esta noticia contiene spoilers sobre el final de Dark]

    Ya podemos decir que hemos sobrevivido al Apocalipsis de Dark. ¿Significará eso que pertenecemos al mundo original? Durante tres temporadas, la serie alemana de Netflix nos ha asombrado con constantes giros de guion, que se han intensificado en su demente recta final, donde los motivos científicos y religiosos se entremezclaban en un delirio visual y cognitivo. Esto ha hecho que la serie dé un paso más en el Olimpo de la ciencia ficción. Desde luego, sus creadores Baran bo Odar y Jantje Friese no nos han puesto nada fácil enterarnos de cada detalle.

    Saltos espaciotemporales y dimensionales

    Las dos primeras temporadas de Dark alucinaban al público con el salto constante entre las distintas líneas espaciotemporales, lo que permitía visitar el pasado y el futuro. Esto era responsable de la compleja construcción genealógica de los personajes, que se entremezclaban saltándose todas las reglas de la lógica posibles.

    El final de la segunda temporada manifestaba una nueva realidad espejo que, durante los primeros capítulos de la tercera, Jonas (Louis Hoffman) exploraba. Un lugar en el que las relaciones entre los personajes variaban sutilmente (ejemplo de la conexión existente entre Ulrich y Hannah), pero las acciones importantes seguían sucediendo tal cual, preservando así los acontecimientos que ocurrían en bucle. Un nexo constante y circular entre futuro y pasado. ‘El principio es el fin, y el fin es el principio’. Hay que destacar también que Mikkel no viaja en el tiempo en la segunda realidad, por lo que Jonas no existe en este mundo.

    De esta forma, ambas realidades se unían en un todo para que los hechos siguieran acaeciendo infinitamente. La realidad que conocíamos en un principio está bajo el control de Adam (Jonas anciano), quien quiere destruir ambos mundos. Por su parte, la otra realidad está controlada por Eva (Martha anciana), quien quiere preservar la continuidad constante de la línea temporal. Dos mundos entrelazados que, además, también se rigen por realidades súper puestas. Una premisa que sigue el experimento del gato de Schrödinger, ya que existen varias vías posibles en cada realidad. Esto es precisamente lo que permite que Jonas sobreviva en su mundo tras su asesinato en la otra dimensión.

    Una tercera realidad

    Sin embargo, Claudia siempre estuvo dos pasos por delante de ambos, como demostraba al final con la revelación del mundo original. Las otras dos realidades han surgido como errores de matriz del experimento de H.G. Tannhaus (el relojero) quien, tras el accidente de coche en el que pierde a su familia, decide buscar la forma de viajar en el tiempo para hacer que se salven. Momento en el cual crea varios universos alternativos.

    Finalmente, la única forma de que todo vuelva a la normalidad es evitando que este intente viajar en el tiempo y destruyendo las realidades erróneas. Esto hace que los Jonas y Martha de ambas partes viajen al pasado del mundo original, aprovechando una brecha momentánea entre las dimensiones. Así salvan a la familia del relojero y evitan que construya la máquina que da inicio a todo. Y voilà, adiós a todas las distorsiones científicas.

    ¿Por qué algunos personajes sobreviven?

    Todo esto supone la consumación de los dos mundos que nunca tendrían que haber existido y de multitud de personajes. Tan solo sobreviven en la realidad aquellas figuras fuera del entramado complejo del árbol genealógico, iniciado por Agnes Nielsen e ‘Infinito’ (el hijo de Jonas y Martha en el segundo mundo). Este último es vasallo de Eva y, siguiendo el principio religioso, continúa la estela de Caín. El personaje bíblico era también el primogénito de Adán y Eva, marcado por sus terribles actos.

    Así podemos ver en el desenlace a los personajes que son independientes a los viajeros temporales (a pesar de que colaboren en la creación genealógica) y que casualmente han fallecido en el mundo secundario, debido a que estaban en épocas que no les correspondían. Entre estos encontramos a Hannah, Katharina, Peter, Claudia o Regina (hija en realidad de Bernd Doppler y no de Tronte). También existen los personajes fuera de los viajes como Wöller o Bernadette, o los ya existentes antes de que todo explotara, como es el caso de Charlotte (la nieta real de Tannhaus), Egon y Claudia.

    Los eventos de regreso a la dimensión original hacían que Jonas y Martha desaparecieran del todo, regalándonos uno de los momentos más emotivos de Dark. No obstante, sus madres sí existen y la epifanía de Hannah presupone que Jonas podría nacer de nuevo (de igual manera que Martha). Y es que ya se sabe, ambos son la pareja perfecta y nunca tenemos que dudarlo.

    Ben Wheatley (‘Rebeca’) dirigirá la secuela de ‘Megalodón’

    El director británico estrenó recientemente en Netflix una nueva adaptación de Daphne Du Marier que la crítica ha vapuleado lo suyo.

    Glen Keane (‘Más allá de la Luna’): “La animación te lleva a lugares que no puedes explicar de ningún otro modo a un niño”

    Entrevistamos al director del nuevo filme de animación de Netflix sobre una joven que emprende un viaje en cohete con destino a la Luna.

    Netflix quiere el Oscar póstumo para Chadwick Boseman

    El actor, que fallecía en agosto víctima del cáncer, podría optar al galardón a mejor actor protagonista por su papel en 'La madre del blues'.

    Tráiler de ‘The Prom’: Meryl Streep y Nicole Kidman se cubren de brilli-brilli en el musical de Ryan Murphy

    Ryan Murphy pone a las estrellas de Hollywood a mover el esqueleto en su película para Netflix, que se estrena el 11 de diciembre.