Series

‘DC: Endgame’: Por qué ‘Crisis en Tierras infinitas’ es el crossover más ambicioso de la historia de los superhéroes

A partir del 8 de diciembre, el 'megaevento' de The CW adaptará el cómic con el que DC cambió las normas de la industria hace 34 años.

Por
20 de noviembre de 2019

Desde que el estreno de Arrow en 2012 (o desde antes incluso, con Smalville), The CW no se ha cortado un pelo a la hora de condensar y destilar el Universo DC en televisión. Hasta tal punto es así que el ‘Arrowverso’ ha acabado corriendo en paralelo a sus contrapartidas del cómic y el cine (y, dirán algunos, con más soltura). Pero lo que pretende el canal con Crisis en Tierras infinitas, su nuevo crossover entre series, es el no va más, el summum y la repanocha. Su comienzo, el 8 de diciembre, promete dejar chicos a sus anteriores cruces argumentales como Invasión Elseworlds. Y de ahí, hasta el infinito (o hasta el 14 de enero, cuando se emita su última parte).

No podía ser menos, porque The CW aspira a reproducir el crossover más importante de la historia de los tebeos de superhéroes. Sin exagerar.

Para esta labor tan ambiciosa, Crisis… no solo ocupará episodios de cinco series (Supergirl, Batwoman, Flash, esa Arrow a punto de despedirse y Legends of Tomorrow), sino que también reunirá rostros señeros de su historia, procedentes de shows ya extintos como Smalville y Birds of Prey. Y no solo rostros: Kevin Conroy, la voz más reconocible y veterana de Batman en animación, prestará su rostro a Bruce Wayne (¿quién si no?). Hasta Burt Ward, intérprete de Robin en la serie de ‘Bats’ en los 60, tiene un papel reservado. Todo ello con el noble fin de dejar su universo hecho picadillo y listo para nuevas configuraciones.

¿Por qué merece tanto esfuerzo Crisis en Tierras infinitas? ¿No estará exagerando The CW con su trascendencia? Pues más bien no, porque su original en viñetas cambió para siempre el Universo DC entre 1985 y 1986. Y también se dejó notar en toda la industria del cómic (empezando, lo creas o no, por Marvel), dejando consecuencias que, para bien o para mal, todavía siguen trayendo cola hoy en día.

Cortando el nudo gordiano (de Giordano)

En 1985, cuando DC puso en marcha Crisis…, el mundo de los superhéroes estaba patas arriba. Y el de la editorial neoyorquina, más aún. A diferencia de su eterna rival, cuyos cómics tenían ‘solo’ 34 años de trayectoria, DC manejaba personajes que, como Batman y Superman, habían cumplido ya el medio siglo. Semejante acumulación de historias había creado un desmadre en su continuidad que se justificaba mediante el recurso a los universos paralelos y otras argucias de guion.

Además, los lectores piden nuevas ideas y nuevos conceptos, que guionistas jóvenes de la talla de Alan Moore (que empezará a publicar Watchmen al año siguiente) les proporcionan a manos llenas. Ante semejante embrollo, lo mejor que se podía hacer era seguir el consejo de los Orange Juice: “romperlo todo y empezar de cero”.

El legendario guionista Marv Wolfman (que también participa ahora en el crossover televisivo) fue el encargado de esa tarea de demolición. Acompañándole a los lápices estaba George Pérez, el dibujante junto al que había redefinido los tebeos para adolescentes en Nuevos Titanes. La tarea no sería fácil (solo reunir el material necesario llevó un año de investigación en los archivos), pero la orden de Jenette Kahn y Dick Giordano, mandamases de DC, estaba clara. Wolfman y Pérez debían llevar a cabo una criba, eliminando personajes y dotando al Universo DC de una única cronología que resultase más comprensible… y más fácil de vender a los lectores noveles.

Para lograr eso, el guionista y el dibujante hilaron Crisis en Tierras infinitas como una guerra entre el Monitor y el Anti-Monitor, dos personajes (el primero, de moralidad ambigua, el segundo directamente perverso) interpretados ambos en TV por LaMonica Garrett. mientras que Monitor ejerce como testigo imparcial, catalogando las realidades alternativas, Anti-Monitor quiere coronarse amo del cotarro mediante la expeditiva fórmula de eliminar dichas realidades mediante una ola de antimateria. En el caos resultante de esta competición jugará un papel crucial el Psico-Pirata, un villano de segunda fila creado en 1944, cuyo poder de manipular las emociones vendrá muy a mano.

Un terremoto en la industria

No pecamos de crueles si decimos que Crisis… es, en los cómics, un galimatías importante. Aunque el dibujo de Pérez sigue siendo espectacular, los libretos de Wolfman provocan un singular empacho cósmico, sobre todo si uno no está al tanto de las mil y una historias alternativas que barajaba DC por entonces. En cualquier caso, la serie alcanzó su objetivo: la masacre de personajes (entre ellos, Flash Supergirl) fue épica, los mundos borrados del mapa fueron legión (según el fanfarrón Wolfman, “unos 3.000”) y la cosmología de la editorial quedó unificada, aun a costa de eliminar algunos de sus aspectos más locos y entrañables.

Para colmo, los cómics se vendieron como rosquillas sin apenas promoción, potenciando a su vez las ventas del resto de colecciones que se habían implicado en el crossover y que uno necesitaba leer para enterarse de algo. Y, cuando el lector llegaba al final de este apocalipsis, le esperaban un sinnúmero de nuevas cabeceras (como Superman: El hombre de acero John Byrne– o el Batman: Año uno de Frank Miller) destinadas a encauzar a los personajes clásicos en la nueva continuidad. Normal que las ventas de DC se incrementaran en un 22% desde su publicación.

Secret Wars, el crossover publicado por Marvel en 1984, había quedado como una anécdota curiosa destinada a vender juguetes. Crisis en Tierras infinitas, en cambio, salvó a DC del marasmo creativo, llenó las arcas del sello y reavivó como nunca el interés popular en sus colecciones. De hecho, podría decirse que la purga ayudó a la editorial a atravesar lo que quedaba de los 80 con mucha dignidad, facilitando el trabajo de los guionistas y dotándoles de más manga ancha (siempre que los directores editoriales estuviesen de buenas) para jugar con viejos conceptos.

Por otra parte, el éxito de Crisis inoculó a DC con una cierta adicción a los crossovers, animándola a probar suerte con megaeventos mejor (Invasión, adaptada ya por The CW) o peor recibidos (Millennium, un despropósito de 1988 que ojalá no llegue nunca a la TV). En el siglo XXI, la Crisis ha tenido dos secuelas: Crisis infinita (escrita por Geoff Johns) Crisis final, obra del siempre excesivo Grant Morrison publicada en 2008.

Series morirán, series vivirán…

Todo esto está muy bien (si a uno le interesan los cómics, claro). Pero ¿cómo se reflejará Crisis en Tierras infinitas (el tebeo) en las series del ‘Arrowverso’? Solo podemos especular con ello. Por lo pronto, personajes emblemáticos de la colección como Psico-Pirata, Monitor o la ayudante de este último, Harbinger, se han dejado ver en Supergirl, Arrow Flash. Asimismo, la premiere de la T8 de Arrow nos ha mostrado que la crisis ya está en marcha, con la destrucción de Tierra-2. Asimismo, el comienzo de la sexta temporada de Flash anticipó que el personaje de Grant Gustin deberá sacrificarse para salvar el multiverso. Y, por lo que sabemos del original,

Marc Guggenheim, responsable del proyecto, ha prometido recrear algunos de los momentos cumbres del tebeo en la pantalla. Y Eric Wallace, máximo responsable de Flash, ha hablado de lo que más morbo dará algunos: el recuento de bajas. “No podemos matar a los protagonistas de todos nuestros shows. Eso sería una locura. Podemos matar a un par de ellos, y lo haremos”, señala. 

Wallace afirma que el propósito de esta Crisis… es “conectar con lo que pudieron sentir los lectores en 1985, cuando leyeron esa historia bajo la cual estaban todos esos cambios geológicos en el mundo de los cómics”. ¿Será posible esto, contando con la diferencia de formato y todo lo que ha cambiado en los medios? Cualquiera sabe. Pero que levante la mano el lector veterano que no se emocionara oyendo las palabras que lo cambiaron todo hace 34 años: “Mundos vivirán, mundos morirán, y el universo nunca volverá a ser el mismo”. 

Los nuevos autores del cine de acción

Con estilo, los guantazos saben mejor: aprovechamos el estreno de 'Atómica' para recordarte a ocho herederos de Woo, Bigelow y McTiernan

‘Escuadrón Suicida’: ¿le sienta mejor la pequeña o la gran pantalla?

Desde Star City, pasando por Midway City, y hasta llegar a Belle Reve, enfrentamos a los villanos de David Ayer con sus dobles en 'Arrow'.

Vídeo del día: Todas las películas se hacen en Vancouver

...Pero Vancouver no sale en las películas. La ciudad canadiense se ha hecho pasar por Los Ángeles, Nueva York y Chicago en un buen número de filmes.

Galería: Nuevas chicas de cómic

Tu guía indispensable para conocer a las actrices que van a revolucionar el género superheroico los próximos años.