Series

Claire Simon, Mikeldi de honor en #Zinebi61: “Empecé como montadora y para los directores, era su esclava”

La directora francesa llega a Bilbao para presentar su serie documental Le village, recoger su premio honorífico y dar una masterclass sobre los secretos de su trayectoria.

Por
09 de noviembre de 2019

ETIQUETAS:

  • Se nota en Claire Simon (léase cler simón, no lo americanicen) la importancia de que su corazón y su intuición guíen cada movimiento que lleva a cabo, ya sea cinematográfico o no. Ante una audiencia congregada en el Museo de Bellas Artes de Bilbao para absorber su sabiduría, responde oscilando entre lo vehemente y lo tímido, entre el activismo y la indiferencia. La directora ha formado una charla a raíz de varios fragmentos de sus obras, que explica a nivel técnico y emocional. 

    Una mujer que dice haber peleado toda su vida, y que confiesa haber comenzado a interesarse por dirigir para, básicamente, evitar discutir. “Empecé como montadora y para los directores era prácticamente una esclava. Luego llegó mi hija y tuve que luchar para poder ocuparme de ella y, al mismo tiempo, dedicarme a lo que me gusta”. “También es cierto”, añade entre risas, “que cuando tenía 20 años era muy arrogante. Veía que existía un orden patriarcal, pero al mismo tiempo rechazaba la idea de que una escuela me podía enseñar algo. Sencillamente, siempre pensé que nadie debería hacer películas que ya se hayan hecho”. 

    El primer fragmento que enseña Simon pertenece a su obra Récrèations(1998). En él, unos niños juegan y se pelean en el patio de su escuela. Fascina ver esos bruscos giros narrativos entre la profunda amistad y la violencia contenida que caracterizan las relaciones infantiles, hay algo hipnótico en las idas y venidas de esos niños que pasan de ser mejores amigos a enemigos acérrimos en cuestión de segundos. Quizá, como dice Mark Urquijo, programador del festival, sea ver esa etapa pre-Inditex en la que Amancio Ortega todavía no había copado el mercado de los uniformes escolares. O, en palabras de Simon “me fascinaba mostrar esa violencia sin sangre, el juego, crear a través del recreo una comedia sobre nuestro propio futuro”.

    Porque Simon es quizá una de las documentalistas que más coquetean con la ficción. Hace años los servicios sociales franceses le encargaron un documental sobre un centro de planificación familiar en Grenoble. Al acudir, se vio sumergida bajo una avalancha de dramas personales, de testimonios de mujeres rotas, de familias y jóvenes luchando día tras día. Para preservar su privacidad, decidió únicamente grabar el audio de cada conversación que mantenía, de cada situación de la que fue testigo durante ocho años, para luego construir una película mezclando actores profesionales y amateurs que interpretasen aquellas escenas reales. El resultado es Les bureaux de Dieux (2008). “La escucha es para mí el centro de todo lo que una película puede construir. Me muevo en favor de lo que escucho”. 

    La ronda de preguntas permite a esta indescriptible mujer arremeter contra otros muchos frentes. “Las cámaras digitales han terminado con el movimiento panorámico, con la belleza de la relación del realizador y la cámara. Sigo buscando aparatos de menor calidad pero que me permitan alcanzar una mayor unión con el mundo”. “El cine está dirigido por un grupo de privilegiados que defienden a sus miembros. Lo vimos con aquél comunicado que firmó Catherine Deneuve asegurando que el coqueteo no es machista. Lo que había ahí era una élite, política y económica, que no acepta la mutación que supone el feminismo. Hemos peleado mucho para conseguir que las mujeres, y que el documental, estén en las salas”.

    [ZINEBI 2019]: Wang Bing, choque cultural para escalar el documental y convertirlo en artesanía

    El aclamado documentalista chino recibe el premio de honor del Zinebi y ofrece una masterclass durante el festival.

    [ZINEBI 2019] ‘Los que no sienten’, el cortometraje en el que una joven palestina da una lección al mundo

    Cuatro antiguas estudiantes de Comunicación Audiovisual de Málaga ofrecen un punto de vista único del conflicto entre Israel y Palestina.

    La realizadora húngara Márta Mészáros recibirá el premio Mikeldi de Honor en el ZINEBI

    La 61ª edición, celebrada del 8 al 15 de noviembre, reconocerá la labor de la directora de títulos como 'Adopción' (1975) o 'Diario para mis hijos' (1984).