Series

‘American Gods’ tendrá segunda temporada

La serie de Bryan Fuller basada en la novela de Neil Gaiman ha sido renovada por el canal Starz. ¡Que siga la fiesta de los dioses!

Por
12 de mayo de 2017

Por una vez, los dioses antiguos y los modernos estarán de acuerdo en algo: celebrar la renovación de American Gods. La tremebunda serie de Bryan Fuller (Hannibal) sobre la fantástica novela de fantasía de Neil Gaiman ya tiene asegurada una segunda temporada tras haber sido renovada por el canal Starz (en España puede verse a través de Amazon Prime Video). ¿Santificamos la fiesta?

“Bryan Fuller, Michael Green y Neil Gaiman han hecho evolucionar las formas artística de la televisión con la narrativa, la estructura y la geografía de American Gods. Estamos entusiasmados de volver a trabajar con estos artistas mientras siguen mostrándonos los mundos y las guerras de los dioses”, ha declarado el presidente de programación de Starz.

Protagonizada por Ricky Whittle Ian McShane, American Gods sigue las peripecias de Shadow Moon, un presidiario que tras ser puesto en libertad debe hacer frente a la muerte de su esposa Laura (Emily Browning) y tomar partido en un creciente conflicto sobrenatural entre las deidades que llegaron a EE UU procedentes del Viejo Continente y los nuevos dioses modernos.

Bryan Fuller acusa a Fox de traicionar al personaje de Freddie Mercury

Una nueva polémica envuelve a 'Bohemian Rhapsody'. El guionista y productor Bryan Fuller acusa a la película de homofóbica y de heterosexualizar a Mercury con fines comerciales

El reboot de ‘Cuentos Asombrosos’ sigue en marcha

Aunque no vayamos a tener reboot de 'Historias de la cripta', Bryan Fuller confirma que la nueva versión de 'Cuentos asombrosos' sigue adelante

¿Cómo es rodar un blockbuster? Ian McShane lo explica como nadie

¿Pensabas que rodar una superproducción era cosa de locos? El actor de 'Deadwood' y 'American Gods' lo resume con una mala leche divina

[Comic-Con 2015] Día 3: Barullo en el Hall H

De Tarantino a 'Escuadrón Suicida', el epicentro de la convención de San Diego se convierte en campo de batalla para estrenos de postín.