Series

Así es ‘Alguien tiene que morir’, el thriller de época de Netflix con Carmen Maura y Ester Expósito

Manolo Caro (‘La casa de las flores’) se pasa al thriller familiar (y de época) con Carmen Maura, Cecilia Suárez y Ernesto Alterio en el Madrid de los años 50.

Por
15 de octubre de 2020

Hay dos aspectos que se repiten en las entrevistas con el elenco de Alguien tiene que morir durante un parón del rodaje: el primero, el miedo desorbitado a desvelar cualquier posible spoiler; y el segundo, la admiración que todos le profesan a Carmen Maura, aunque ella le quite importancia afirmando que “yo soy una viejita normal y la puedo cagar igual”.

El creador Manolo Caro (La casa de las flores) es el primero en recalcar que es “un privilegio” poder firmar esta serie en España de la mano de Maura, aunque aclara que “no hay que tomárselo tan en serio o puede jugar en nuestra contra”. En lo que el mexicano sí que insiste es en la buena sintonía que tiene con la actriz: “Recuerdo una cena antes de empezar a rodar. Nos dieron las tantas atacados de la risa viendo vídeos en YouTube”.

El ‘buenrollismo’ que se respira en las entrevistas desaparece por completo una vez el director grita “¡Acción!”. Nos encontramos en la Finca El Congosto, en Galapagar, donde asistimos a una cena entre dos familias de la alta sociedad en la España de los años 50.

A un lado de la mesa, se sientan Mina (Cecilia Suárez), su hijo Gabino (Alejandro Speitzer) y Lázaro (Isaac Hernández); al otro, Cayetana (Ester Expósito) y sus padres Belén (Pilar Castro) y Santos (Juan Carlos Vellido). Gregorio (Ernesto Alterio), marido de Mina, y su madre Amparo (Carmen Maura), la anfitriona, presiden el banquete mientras Rosario (Mariola Fuentes), la criada, sirve a los tensos comensales. Solo falta Alonso (Carlos Cuevas), hermano de Cayetana. “Somos dos familias con intereses en común”, adelanta Castro.

La serie con la que Manolo Caro prueba suerte fuera de la comedia se sitúa en una Madrid franquista y conservadora donde las apariencias lo son todo. La ficción arranca con el regreso a casa de Gabino para conocer a su prometida, Cayetana. Sin embargo, el joven no vuelve solo de México, sino acompañado por Lázaro (Hernández), un misterioso bailarín de ballet. “Estaremos en el ojo del huracán”, nos cuenta Speitzer sobre esta llegada que desencadenara la trama.

También hemos conseguido sonsacarles que Amparo, la que manda en la familia, “fue campeona de tiro al pichón a los 20 años”, cuenta Maura y que su hijo Gregorio es el subdirector general de prisiones, “alguien muy afín al régimen franquista”, apunta Ernesto Alterio.

 

Los oscuros años 50

Inicialmente, Caro quería situar esta historia en su país natal: “Ocurría en una época de opresión en México, pero después me invitaron a venir a trabajar a España y ahora no me la imagino en otro lugar. Está hilvanada para ese momento histórico”. Alguien tiene que morir está ambientada en plena dictadura franquista, época sobre la que el mexicano se tuvo que documentar: “Fue un proceso intenso, pero los contextos históricos afectan a las relaciones personales y familiares, tenía que estar bien representado en la serie”.

Maura confiesa que recuerda con claridad su infancia en aquella España del Franquismo que ahora ve perfectamente reflejada en la ficción. “Soy de Madrid y era un sitio muy triste. La ropa, la ambientación, las relaciones familiares, esa cosa negra de nuestra historia, la caza que estará muy presente en la serie… era así. Y las relaciones con el servicio son algo de lo que me acuerdo tan bien, están tan bien llevadas a pantalla”.

Ester Expósito, que se estrena en el drama de época, nos habla del papel de la mujer en aquellos años: “Soy consciente de todo lo que ha cambiado la sociedad y la mujer tan diferente que habría sido de haber vivido mi adolescencia en aquel momento”. Pero, más allá del periodo en el que se sitúa la trama, Speitzer promete que trata problemáticas sociales que siguen presentes hoy en día: “Muchos temas terribles que tratamos continúan sucediendo, siguen pasando ahora”.

A diferencia del arduo proceso de documentación, Caro asegura que estrenarse en el thriller de época no ha supuesto un reto: “Estoy feliz de probar este género. A veces me pongo nervioso de lo relajado que estoy porque en la comedia lo paso mal”. El elenco, por su parte, subraya lo “fácil” que es trabajar con Manolo. “Tiene una intuición increíble”, afirma Speitzer. Cecilia Suárez, musa del creador, destaca “su tino para elegir repartos” e insiste en que “todas sus obras, también en comedia, tocan temas que a él le preocupan”.

Última pregunta obligada: ¿Quién tiene que morir? “Solo diré que es el título perfecto porque lleva la penitencia”, dice Caro. Fuentes precisa: “De aquí no se va nadie sin ajustar cuentas”.

Alguien tiene que morir se estrena en Netflix el 16 de octubre. 

¿Por qué es ‘La voz humana’ tan importante para Almodóvar?

Antes de adaptarla en forma de corto con Tilda Swinton, el autor de 'Dolor y gloria' recurrió a la obra de Cocteau en dos de sus películas más importantes.

50 escenas de sexo que te cortarán el rollo

¿Quién dijo que todo el 'ñaca-ñaca' de cine era placentero? Te presentamos una selección de escenas capaz de acabar con tu vida amorosa.

Muere Miguel Picazo, el director de ‘La tía Tula’

El Goya de honor de 1996 mure a los 89 años, con solo cuatro largometrajes el director forma parte del legado de la cinematografía española.

‘Chicas Almodóvar’: El casting definitivo

Celebramos el estreno de 'Julieta' recordando a las 25 mujeres del manchego universal, desde Alaska a Penélope Cruz pasando por Carmen Maura y Victoria Abril.