Series

8 series canceladas injustamente que merecían más episodios

Las ocho series que proponemos fueron canceladas, pero debido a su calidad y argumento no podemos más que recomendar que, aun con todo, las veáis.

Por
07 de mayo de 2020

Empiezas una serie. La empiezas con ilusión, con ganas de seguir, de saber cómo se desarrollarán las tramas y qué rumbo tomarán las idas y venidas de sus personajes, a los que les empiezas a coger cariño, con los que empatizas y a través de los cuales te identificas. “Este hará esto”, “la otra hará esto otro”, te dices a ti misma, con la tranquilidad de que a pesar de que no aciertes en tus suposiciones, la serie te brindará un final con el que podrás contar. O no.

De pronto, te das cuenta de que no hay más capítulos, de que el final es demasiado abierto como para ser un final, o está drásticamente cortado sin nada que le preceda. Es entonces cuando vas corriendo a los foros de internet, a los artículos y noticias de Google y te enteras, para tu sorpresa y desgracia, de que han cancelado la serie que estabas viendo y te ves obligada a vivir el resto de tu existencia preguntándote qué pasó, cómo hubiera terminado y demás cuestiones que te persiguen durante un tiempo hasta que consigues olvidar que una vez viste aquella serie. Seguramente te ha ocurrido en una, o en más de una ocasión, ¿cierto?

En honor a estas series que tuvieron un final interrumpido, atropellado o inmerecido, hablaremos de 8 series que no merecían su cancelación, y que a pesar de ella os recomendamos ver, ya que completadas o no, merecen ser apreciadas.

Freaks and Geeks (1999-2000)

Tal vez la de Paul Feig y Judd Apatow sea una de las series canceladas más añoradas del panorama televisivo de los 90. Marcó un antes y un después en muchos aspectos. Fue una serie con una idea innovadora que conquistó a miles de adolescentes. De pronto los freaks (raritos) y los geeks (empollones) cobraban un protagonismo inusual en este tipo de formato, el cual siempre los había despojado de popularidad, prestigio y en definitiva, protagonismo televisivo.

En una sola temporada, Freaks and Geeks nos transporta a un instituto público americano a principios de los años 80. Allí seguimos el día a día de dos pandillas distintas, movidas por el habitual drama adolescente, la ciencia, las relaciones amorosas, el rock´n roll, las trastadas y las drogas blandas, resultando tales actos más reales e identificables que ninguna otra serie de adolescentes.

Además, con un reparto muy joven (normalmente los actores que interpretan a preadolescentes y adolescentes no suelen tener esa misma edad) pero prometedor formado por Linda Cardellini, John Francis Daley, James Franco, Seth Rogen, Busy Philipps, Jason Segel, Samm Levine o Martin Starr, que saltaron a la fama de inmediato, catapultando varias de las carreras más exitosas del panorama hollywoodiense actual.

Aun así, la serie no alcanzó la audiencia esperada, además de competir con programas de mayor audiencia, por lo que la cadena NBC decidió no continuar con una segunda temporada y nos dejó huérfanos. Igualmente, los altos costes generados por la banda sonora de la serie (con música de grupos como Led Zeppelin, Queen, Joan Jett, Jethro Tull, Pink Floyd, David Bowie, The Clash o The Who, entre otros tantos) se llevó un buen pellizco del presupuesto de la serie y dificultó su lanzamiento comercial y continuidad.

 

Heroes (2006-2010)

La serie creada por Tim Kring para la cadena NBC alcanzó cuatro temporadas antes de ser cancelada. Tuvo muy buena recepción en las primeras temporadas aunque la audiencia fue cayendo paulatinamente hasta que los directivos decidieron cancelar el show. Y fue una pena, porque Heroes fue una gran serie. Similar en ciertos aspectos a Sense8, nos encontramos a un grupo de personas muy variopintas y de partes completamente distintas del mundo (NY, Bombay, Tokyo, Texas, Las Vegas, etc.) las cuales empiezan a experimentar ciertos cambios en sus cuerpos, unidos a habilidades sobrenaturales adquiridas.

Todos ellos, perseguidos debido sus poderes por partida doble, tanto por una compañía multimillonaria de genética, como por un asesino sociópata que ansía el poder absoluto, se unirán para combatir a sus enemigos y encontrar la mejor manera de llevar una vida corriente, en la medida en la que puedan. Además, esta serie supuso el punto de partida clave de varios de sus actores para proseguir una carrera profesional exitosa. Entre ellos destacan Zachary Quinto, Milo Ventimiglia (recién salido de Las chicas Gilmore) o Hayden Panettiere, entre otros.

 

V, los visitantes (2009-2011)

Esta V fue un remake televisivo de la miniserie (de mismo nombre) de ciencia-ficción emitida entre 1983 y 1985, producida esta vez por Scott Peters y emitida en la cadena ABC desde el año 2009 hasta el 2011. Esta nueva versión, mejorada notablemente en trama, elenco y efectos visuales, rodó dos temporadas antes de ser cancelada en mayo de 2011.

La trama gira en torno a la aparición (o invasión, si así lo preferís) de centenares de naves alienígenas que han acaparado la atención del planeta con un mensaje de supuesta paz. Evidentemente, desde el capítulo piloto podemos ver que de pacíficos no tienen nada. Liderados por Anna (Morena Baccarin), la matriarca de la especie alienígena, los Visitantes se las ingeniarán para engañar a la población y penetrar en las estructuras sociales, políticas, sanitarias y económicas de todo el planeta. Contrarrestando esto, la serie sigue la historia de una agente del FBI (Elizabeth Mitchell), madre de un hijo adolescente, que tratará de desenmascarar a Anna y sus secuaces.

Su cancelación fue precedida por una petición en Facebook de un colectivo llamado ‘Project Alice’ que insistió en la realización de una tercera temporada. Aunque casi consiguieron su objetivo, finalmente la cadena y los productores decidieron no volver a rodar y cancelar definitivamente la serie. A pesar de ello, os animamos a disfrutar de una trama emocionante y unos escenarios repletos de arquitectura inspirada en el estilo arquitectónico del español Santiago Calatrava.

 

Huge (2010)

La serie de la cadena ABC Family se adelantó completamente al movimiento curvy que Instagram empoderaría años más tarde. Esta serie era una lección de vida para gordos y gordófobos, ya que sus bases eran el amor propio, el respeto mutuo y la aceptación tanto física como mental de uno mismo. La serie gira entorno a un grupo de adolescentes que pasa las vacaciones de verano en un campamento (Camp Victory) especializado en la pérdida de peso y el ejercicio físico, dirigido a menores de edad con sobrepeso u obesidad.

Partiendo de esta base, encontramos todo tipo de personalidades que en conjunto harán que destaquen y triunfen los valores mencionados anteriormente. Igualmente, la serie trata las relaciones adolescentes (tanto amistosas como amorosas) desde un punto de vista que se desmarca del resto de series adolescentes, por lo que puede resultar un contenido un tanto novedoso para quien esté harto de los típicos personajes populares y físicamente espectaculares.

La serie solo cuenta con diez capítulos de una primera temporada que no tiene final. Esta fue cancelada debido a sus bajos índices de audiencia y no tuvo la oportunidad de, al menos, concluir la temporada. Aun así, os la recomendamos encarecidamente, ya que supone un soplo de aire fresco entre tantas otras series de adolescentes que se parecen entre sí.

 

Los Borgia (2011-2013)

Este drama televisivo de época creado por el mismísimo Neil Jordan (Entrevista con el vampiro, Desayuno en Plutón, etc.) nos lleva directamente al meollo del drama, el juego de poder y la hipocresía que se palpa en el mismo Vaticano en el siglo XVI. En pleno estallido del Renacimiento italiano, tendremos el placer de acompañar a la familia Borgia (apodada por Mario Puzzo como “la primera gran familia del crimen”), en su ascenso al poder.

Con un reparto magnifico compuesto por un brillante Jeremmy Irons como Rodrigo Borgia (el Papa español), un insustituible François Arnaud como César Borgia y una despiadada e inteligente Holliday Grainger como Lucrecia Borgia, entre otros tantos, este elenco de actores hará de la serie un gran espectáculo teatral con el que disfrutar, emocionarse y de paso, rememorar historia europea pasada.

La serie fue cancelada en la tercera temporada con un final demasiado abierto, dejado a sus fans con la miel en la boca y sin uno o dos capítulos de más que cerraran la trama argumental. A pesar de ello, este show es todo lo que un gran amante de las series de época exige a la hora de elegir nuevo entretenimiento.

 

Bunheads (2012-2013)

La comedia dramática de la directora y guionista Amy Sherman-Palladino era todo lo que cualquier fan de Las chicas Gilmore estaba esperando tras finalizar su séptima temporada en 2007. Lo tenía casi todo: un gran reparto formado por Sutton Foster (proveniente del mismísimo Broadway), Kelly Bishop (Emily Gilmore de Las chicas Gilmore), cuatro adolescentes y excelentes bailarinas profesionales (Kaitlyn Jenkins, Julia Goldani Telles, Bailey Buntain y Emma Dumont) y un elenco de secundarios compuesto por varios de los ciudadanos que formaron parte también de Las chicas Gilmore.

La serie tenía un humor muy similar a la originalidad que Sherman-Palladino demostró en su anterior éxito televisivo: una trama que envolvía una escuela de ballet, a sus talentosas alumnas y profesoras. De todo menos la audiencia necesaria como para continuar.

Bunheads no terminó siquiera la primera temporada y dejó varias de las tramas demasiado abiertas como para superar la cancelación. Pero, aún así, no deja de ser un universo de ballet, chistes y originalidad al más puro estilo Sherman-Palladino. Menos mal que su cuarto intento (hubo un tercero, The Return of Jezebel James, que también falló), The Marvelous Mrs. Maisel, triunfó por todo lo alto.

 

Super Fun Night (2013-2014)

Esta sitcom estadounidense creada por Rebel Wilson fue una breve pero muy divertida comedia sobre tres compañeras de piso que, a falta de un poco de diversión y locura en sus vidas, deciden transformar todos los viernes del mes en una autentica fiesta, con el fin de que este cambio sacuda sus vidas.

La serie, con una única temporada de 17 capítulos es un batiburrillo de emociones, relaciones sociales, fobias, situaciones absurdas y tres personajes principales (Rebel Wilson, Liza Lapira y Lauren Ash) a cada cual más raro, loco y enrevesado. Al menos la temporada cuenta con un final satisfactorio para sus espectadores, a pesar de que deje con ganas de más.

 

Vinyl (2016)

Dicen que lo mejor siempre se guarda para el final. Y es que Vinyl es demasiada serie para haber sido cancelada. Uno de estos misterios de la humanidad que aún están por resolver, porque cualquier persona en su sano juicio que haya visto la primera y única temporada de esta serie no puede asumir así como así que esta fuera cancelada.

Dos nombres: Martin Scorsese y Mick Jagger. Sí, como lo oyes. Estos dos grandes de la escena artística actual fueron los creadores de este diamante en bruto. Una oda a su pasado, a su realidad. Una regresión al comienzo de los años 70 en la mismísima Nueva York, donde la música resonaba en los bares y edificios ocupados, las estrellas de rock eran consideradas deidades, la música disco comenzaba a eclosionar y donde la droga y el alcohol eran la dieta básica promedio de cualquiera que a día de hoy no tenga recuerdos nítidos sobre aquellos años.

Esta obra de arte nos transporta a una discográfica y a la vida de su jefe, Richie Finestra (un brutal y maravilloso Bobby Cannavale) y sus empleados, quienes deben aguzar el oído y encontrar en las calles y bares de Nueva York nuevos talentos con los que firmar contratos de posibilidades millonarias para salvar de la quiebra al sello musical. Entre medias, droga, asesinatos, familia, dinero, más drogas y mucho, muchísimo rock´n roll setentero.

Vinyl también contaba con una banda sonora espectacular, unas apariciones de dobles de las estrellas más influyentes de la época (como Robert Plant, David Bowie, los New York Dolls o el mismísimo Elvis) que aportaban a la serie credibilidad y ritmo. Y por último, la joya de la corona: el mismísimo hijo de Jagger, James Jagger, haciendo de rockero semipunki británico al más puro estilo paterno imaginable. Con menos movimientos de cadera, eso sí.

La primera temporada, de diez capítulos, contó con un cierre espectacular y consiguió dejar a sus seguidores con ganas de más, mucho más. Pero HBO, tras anunciar una segunda temporada, decidió cancelar en 2016 la producción de esta, dejándonos huérfanos de una de las mejores series de la década, me atrevería a decir. Aunque solo sea una temporada y no haya ni vaya a haber más, seguid mi consejo: ni se os ocurra perdérosla.

6 recomendaciones de películas y series recientes sobre el racismo en EE UU

Criminalización por motivos raciales, brutalidad policial, falsas acusaciones y otras historias reales de discriminación y xenofobia contra la población negra en EE UU.

‘Ofrenda a la tormenta’ completa la Trilogía del Baztán en Netflix

El próximo 24 de julio se estrena directamente en Netflix la última entrega de las adaptaciones de la saga de Dolores Redondo, protagonizada por Marta Etura.

Tarantino elige su película favorita de la década

El cineasta aseguró en enero que 'Dunkerque' era su segunda película favorita de la década, y ahora ha desvelado cuál es la primera.

A gran serie, gran ‘temazo’

Una antología de las mejores canciones que han servido de 'intro' a nuestras series de TV favoritas.