Series

“Un episodio de ‘Los 100’ es una temporada entera de ‘Juego de tronos”

Hablamos con Richard Harmon y Tasya Teles, Murphy y Echo en 'Los 100', sobre la sexta temporada de una de las mejores series de ciencia-ficción del momento.

Por - 12 de junio de 2019

¿Quiénes son los malos y quienes los buenos cuando todos luchar por sobrevivir? ¿Existen siquiera los malos y los buenos en esas circunstancias? Los protagonistas de Los 100, distopía futurista basada en la novela de Kass Morgan y una de las mejores series de ciencia-ficción actualmente en la pequeña pantalla (te justificamos nuestra afirmación), llevan seis años enfrentando adversidades: los clanes de los terrícolas y hombres de montaña, los idiomas ininteligibles (Trigedasleng) y las leyes bárbaras, el Arca y su régimen casi dictatorial por falta de oxígeno, Mount Weather, A.L.I.E., Praimfaya, y ahora la vida en un nuevo planeta con cierto Sol Rojo…

Quienes han sobrevivido hasta ahora, no lo han hecho sin dejar algún que otro cadáver a su paso. Al fin y al cabo, esta serie es, ante todo, un análisis de la conducta humana que no escatima en sangre, violencia explícita y muertes a tutiplén.

Richard Harmon y Tasya Teles

Así pues, en un universo en el que todos luchan por su causa, los antihéroes se convierten en los personajes más carismáticos. Prueba de ello son Murphy (Richard Harmon) y Echo (Tasya Teles), dos héroes improbables: el primero, un delincuente juvenil tan letal e impredecible como (tras seis temporadas) entrañable; la segunda, una exguerrera de la guardia real del clan Azgeda con un instinto de supervivencia a prueba de balas. Odiados al principio, imprescindibles en la actualidad. “Personalmente, echo de menos las amenazas de muerte de la primera temporada. Era muy divertido entrar en Twitter”, bromea Harmon, de visita por Madrid junto a Teles para presentar la sexta temporada (disponible en SYFY España).

Murphy ha sido probablemente el mayor viaje que me han regalado en mi carrera”, nos cuenta el actor sobre uno de los protagonistas más odiados y queridos de la serie: “He podido empezar el viaje con un personaje que en la primera temporada no gustaba, de hecho era muy odiable, y que ha seguido siendo la misma persona pero ha crecido de forma que la gente ahora es capaz de entenderlo”. Su compañera de reparto coincide en el atractivo de interpretar a ‘los malos’: “Yo también echo de menos las amenazas de muerte, aunque ahora están volviendo [ríe]. Es muy divertido dar vida a un personaje más oscuro. Echo de menos esos días en los que Echo era diabólica”.

 

Ficción de otro planeta

[ESTE APARTADO CONTIENE SPOILERS DE LOS CINCO PRIMEROS EPISODIOS DE LA SEXTA TEMPORADA DE ‘LOS 100’]

Esta es una serie que, pese a nacer con el estigma de ‘serie adolescente de The CW’, se ha hecho un hueco entre el fandom más purista de la ciencia-ficción. ¿Cómo? Superándose temporada tras temporada. La nueva entrega de Los 100 nos traslada a un nuevo plantea. Tras años criogenizados en una nave, Clarke (Eliza Taylor), Bellamy (Bob Morley) y compañía llegar a un nuevo ‘hogar’ que, como no podía ser de otra manera, les recibe con un Santuario, un Son Rojo peor que cualquier plaga y nuevos vecinos con malas intenciones. En cinco episodios (el sexto se estrena esta semana), ya les ha dado tiempo a establecer nuevas alianzas fallidas, verse envueltos en la lucha por la inmortalidad, perder a Clarke (ahora convertida en la terrible Josephine) y hasta a caer en arenas movedizas.

Murphy, por su parte, ha muerto y vuelto a la vida gracias al mordisco de cierta culebra milagrosa. Es un hecho: en una ficción que juega con la agonía de sus espectadores con continuos giros en la trama y cuyo lema es “Blood must have blood” (“La sangre pide mas sangre”), cualquier personaje puede morir. ¿Y cómo se prepara uno para la muerte? “Estuve intentando imaginar cómo sería visualmente un tío en leotardos rojos y con cuernos, pero no podía pensar en algo lo suficientemente temible, era hasta mono, así que trabajé en el sentimiento. No sé si Murphy vio algo, pero sintió ese miedo, esa nube negra de la que no puedes escapar viniendo a por él”, afirma Harmon.  

Con esta nube negra y una temporada tan ajetreada, no es de extrañar que el más volátil de los protagonistas se pueda llegar a plantear ahora un cambio de bando a cambio de la inmortalidad que le prometen los habitantes de su nuevo planeta. “Murphy está roto ahora mismo después de haber visto y sentido la muerte. Lo que fuera que sintió, lo afectó de una forma muy negativa. Así que tener la inmortalidad al alcance de su mano es algo que quiere, o algo que siente que necesita”, cuenta el actor sobre la posible alianza del personaje con Josephine: “Al mismo tiempo, esa escena tiene lugar en el planeta de los otros, ella [Josephine] tiene guardias, comparte un secreto con Murphy y si este llega a decirle ‘No estoy contigo’, probablemente lo habría matado. No tenía mucha opción”.

Echo, por su parte, sigue viviendo su particular historia de amor, no sin alguna crisis que otra, con Bellamy. ¿Ha tenido que sufrir Teles la ira de los fans de ‘Bellarke’ (como los seguidores se refieren a la pareja formada por Clarke y Bellamy)? “Imagínate… ¡Y ahora ya sabéis que además se han casado en la vida real! Me siento muy cerca de Eliza y Bob y, al final, tú vas allí y cuentas una historia, la de una mujer que se enamora por primera vez de alguien que cambia por completo su vida. Y ve cómo Bellamy ama y protege a su familia y a sus amigos. Este es probablemente el primer novio de Echo”.

 

Fenómeno Los 100

Desde que su creador Jason Rotherbeng consiguiera colar esta “Battlestar Galactica en el espacio y Perdidos en la tierra” en la programación de The CW en 2014 camuflando el piloto de drama teen (nada más lejos de la realidad), la serie no ha dejado de captar adeptos temporada tras temporada. Tanto es así que aún no ha terminado de emitirse la sexta entrega y ya hay confirmada una séptima.

En una pequeña pantalla con sobredosis de series y con cada vez más shows de ciencia-ficción, ¿qué ha hecho de Los 100 semejante fenómeno de masas? ¿Cuál es su secreto para haber conectado con una audiencia global? “He intentado establecer cuáles son los componentes exactos que la hacen tan especial durante años, pero creo que si se supiera la respuesta, se harían series de éxito todo el rato. Tuvimos mucha suerte”, asegura Harmon: “Y creo que nuestra serie es puro entretenimiento. Metemos mucho en 42 minutos de episodio. Es como una temporada entera de Juego de tronos en 42 minutos. Coge tus palomitas, siéntate y no pestañees”. 

Para Teles, este éxito también tiene que ver con “cierto tipo de magia” que abarca desde el guion hasta el equipo que hace posible el show, pasando por los personajes cuidadosamente construidos. Uno de los puntos fuertes de Los 100 pasa precisamente por sus protagonistas femeninas. Entre las guerras que conforman las filas de esta ficción, están Clarke, cabecilla indiscutible de Skaikru; Raven (Lindsey Morgan), la ingeniera más hábil de la Galaxia; u Octavia (Marie Avgeropoulos), una especie de teniente Ripley y Sarah Connor millennial, a la que no tiembla el pulso a la hora de organizar luchas de gladiadores. “Es interesante cómo cada personaje femenino es poderoso y único, esa representación es genial”, asegura la actriz. Al fin y al cabo, ¿estamos seguros de que Octavia no inventó hace un año un nuevo tipo o subgénero de la ciencia-ficción con sus luchas de gladiadores?

La sexta temporada de Los 100 se emite en SYFY España.