Series

#SaveHannibal: 5 cosas que puedes hacer para ayudar al psiquiatra caníbal

¿Quieres que el doctor Lecter siga preparando sus menús? Te damos un recetario para darle la tabarra a NBC (y a Amazon, y a Netflix, y a...)

Por
30 de junio de 2015

Decir que no es un plato para todos los paladares sería un eufemismo. Ya desde su primera temporada (esa que hoy, por comparación, resulta la más accesible), Hannibal resultó arisca, barroca, laberíntica, culterana, cruel y otros adjetivos algo incompatibles con las grandes cifras de audiencia. De ahí que, aunque entristecidos, algunos no nos extrañásemos demasiado al recibir las noticias del pasado jueves, cuando supimos que la saga del psiquiatra caníbal creado por Thomas Harris iba a ser cancelada por la NBC tras la emisión de su tercera etapa. Y, seguramente, el productor y guionista Bryan Fuller tampoco se llevó la sorpresa de su vida: como saben quienes disfrutaron de sus anteriores creaciones (Wonderfalls, la deliciosa Tan muertos como yo Criando malvas), este señor de Idaho no sólo está algo obsesionado con la muerte, sino que también tiene la costumbre de dirigir series que fallecen de forma prematura.

Con un presupuesto inversamente proporcional a su share, diríase que Hannibal es de esas series que le gusta más a los críticos que a la masa. Pero esto, como en tantas otras ocasiones, sería inexacto: si el diseño de producción, el tono elíptico de los guiones y las interpretaciones de Mads Mikkelsen (el doctor Lecter en persona), su Némesis Hugh Dancy y secundarios tan de lujo como Laurence Fishburne, Gillian Anderson Richard Armitage (el Thorin de El Hobbit, esperando estrenar su rol del psicópata Francis Dollarhyde) se han ganado a los expertos, han calado más aún en ciertos sectores del público, tal vez minoritarios, pero capaces de hacer mucho ruido. De modo que si, hasta hace una semana, dicho público afirmaba que el show superaba a las precuelas y secuelas de la saga en cine, con o sin Anthony Hopkins, o lo ponía al nivel (¡sacrilegio!) de la mismísima El silencio de los corderos, ahora anda ocupado en mover Roma con Santiago en busca de una renovación de la serie. O de un cambio de emisora, que viene a ser casi lo mismo. ¿Quieres saber cómo puedes contribuir a este esfuerzo? Pues haz sonar las Variaciones Goldberg (en la versión de Glenn Gould, ¡faltaría!), afila tus escalpelos y disponte a seguir esta práctico recetario.

Firma la petición en Change.org

change

Seamos sinceros: entre que Netflix no puede (seguir insistiéndoles sería “un esfuerzo inútil”, comentó el propio Bryan Fuller la semana pasada)  y Amazon Prime no está muy por la labor, la supervivencia de Hannibal pasa por el improbable caso de que otra cadena o servicio de streaming se haga con ella… o porque NBC se lo piense dos veces y siga acogiéndola en su seno. Si tenemos en cuenta que la emisora se dedica sólo a distribuir la serie, no a producirla, una presión adecuada por parte del público podría hacerles cambiar de opinión, o al menos allanar el camino para que el producto encuentre más postores. A fin de lograr esto, sólo tienes que sumarte a la petición online iniciada por Carlos Marzal, un fannibal uruguayo, que ya cuenta con 71.081 apoyos en el momento de escribir estas líneas. “NBC, ¿en qué estáis pensando? Renovad Hannibal”, reza esta solicitud, necesitada aún de 3.919 firmas para alcanzar su meta de 75.000. No te duermas en los laureles, y haz clic en el enlace ya mismo…

Utiliza el hashtag ‘#SaveHannibal’

tumblr_nqktcsiCHs1sxgjkzo8_500

Diabólicamente astuta (no en vano su fundador fue Dino DeLaurentiis, ilustre pirata), la DeLaurentiis Company lanzó esta consigna en Twitter la misma noche en la que NBC anunció que no emitiría más su serie. Sean cuales sean los resultados, la empresa coproductora de Hannibal no puede quejarse: en unas pocas horas, #SaveHannibal generó casi 99.000 tuits y algo más de 150.000 retweets, alcanzando a más de un millón y medio de usuarios (datos de Ritetag). Actualmente su ritmo ha descendido, pero la cantidad de contenidos que genera en la red de mensajes breves sigue sumando decenas de miles al día. Dado que vivimos en una época en la que los fans importan más que el público generalista a la hora de contar los beneficios, sobre todo cuando hablamos de televisión, no terminamos de entender por qué no ha salido todavía una emisora dispuesta a llevarse semejante caramelito…

Ponle un nombre ‘hannibalesco’ a tu perfil

savetwitter

Aunque resulte más difícil obtener datos cuantificables sobre esta tendencia, observar su alcance es fácil: introduce la palabra “Hannibal” en los buscadores internos de Twitter y de Tumblr, y verás cómo muchos usuarios y usuarias han optado por rebautizar sus perfiles, bien como “Save Hannibal”, bien con alguna variación más o menos creativa del lema. Una forma muy elegante de dejar clara tu postura sin necesidad de estar spameando todo el día a tus contactos, qué duda cabe. Y más adecuada todavía para el caso que nos ocupa: como todos sabemos, el doctor Lecter sólo se come a las personas maleducadas.

Sube un vídeo a YouTube

¿Minoritario? Puede ser. Y obsesivo, también, pero ¿te has dado cuenta de qué serie estamos hablando? El caso es que, desde hace una semana, los y las hannibalistas aficionados a compartir clips caseros en YouTube han abandonado sus temas habituales (las degollaciones y evisceraciones del último episodio emitido, el morbo que da Mads Mikkelsen, las dudas sobre si Will Graham y su ex terapeuta podrán arreglar lo suyo…) para pronunciar enfebrecidos discursos acerca de la rabia que les da la cancelación y lo mucho que les gustaría cenar hígado de ejecutivo de la NBC acompañado de habas y un buen Chianti. Esta clase de vídeos son sencillos de hacer, ya que sólo requieren una cámara, tiempo libre y algo de elocuencia. Y, sobre todo, una se queda a gustísimo después de haberlos puesto en circulación.

Haz un fanart (con o sin perritos)

fanart

Con su narración fragmentada, sus deleites culinarios (ay, esos caracoles del episodio Secondo…) y sus industriales cantidades de gore, resulta difícil creer que Hannibal evoque para sus seguidores la inocente imagen de un bebé canino, por más que a Will Graham le guste adoptar perros abandonados. Pero lo que es es lo que hay, y en Tumblr más aún: la suspensión de la serie no sólo ha generado una gran cantidad de memes y fanarts en la red social de imágenes, sino que muchos de éstos transmutan a los protagonistas en cachorrillos que miran al espectador con ojos lastimeros. O en perritos, incluso. Podemos explicar esto alegando que la serie ha conseguido conquistar a muchos espectadores (y, sobre todo, espectadoras) muy jóvenes y aún no contaminados por el cinismo. Y también podemos optar por explicaciones que darían un poco de miedo. En todo caso, dejemos constancia de que Mads Mikkelsen y Hugh Dancy se han sumado al asunto, posando para una bonita foto que puedes ver en la cabecera de este reportaje.

“James Bond es un hombre”: Nunca habrá un 007 femenino

La productora Barbara Broccoli descarta la posibilidad de que una actriz pueda interpretar a 007 en futuras entregas de la saga.

Bryan Fuller acusa a Fox de traicionar al personaje de Freddie Mercury

Una nueva polémica envuelve a 'Bohemian Rhapsody'. El guionista y productor Bryan Fuller acusa a la película de homofóbica y de heterosexualizar a Mercury con fines comerciales

El reboot de ‘Cuentos Asombrosos’ sigue en marcha

Aunque no vayamos a tener reboot de 'Historias de la cripta', Bryan Fuller confirma que la nueva versión de 'Cuentos asombrosos' sigue adelante

[Comic-Con 2015] Día 3: Barullo en el Hall H

De Tarantino a 'Escuadrón Suicida', el epicentro de la convención de San Diego se convierte en campo de batalla para estrenos de postín.