Series

Candidatos a peores finales de series de todos los tiempos

No hace falta que avisemos de SPOILERS, ¿verdad? Estos capítulos finales tienen el honor de ser recordados por la mayoría de 'fans'... pero no siempre por lo bien que cerraron sus respectivas series.

Por
05 de enero de 2012

#VERSIÓN ACTUALIZADA 2018#

Muchas películas consiguen ser merecedoras de un recuerdo agradable en nuestra memoria gracias a un final memorable que te deja con buen sabor de boca al levantarte del sofá o butaca. La misma delicada operación se complica exponencialmente en el caso de las series, a las que además se les pide que dejen el pabellón bien alto después de habernos acompañados durante largas (en muchas ocasiones, demasiado largas) temporadas. Y, lo que suele pasar, es que el broche final muy pocas veces está a la altura de las expectativas.

He aquí una recopilación de los finales más controvertidos y que tantas discusiones entre defensores y haters han generado. Obviamente, SPOILERS.

True Detective

Cómo acaba: Rust (Matthew McConaughey) y Marty (Woody Harrelson) encuentran y se enfrentan al hijo de William Childress. Rust lo persigue por un laberinto de árboles y túneles que hace las veces de Carcosa (sigh), tiene una alucinación con un vórtice en espiral y casi no lo cuenta, pero acaba en el hospital. Al final de su convalecencia, los dos detectives mantienen un profundo diálogo sobre la lucha de la luz contra la oscuridad y lo mucho que ha subido la factura de la luz.

Por qué no mola: Ante la posibilidad de abrazar del todo la dimensión de terror cósmico que había introducido a pinceladas en su relato, Nic Pizzolatto optó por una tercera vía, no menos aterradora pero sí decepcionante ante la oportunidad perdida de haber llevado la serie hacia terrenos más heterodoxos.

Aunque, bien pensado… La gente decepcionada con el final de la primera temporada ni siquiera se esperaba el jarro de agua fría que le iba a caer con la segunda. Eso sí, nosotros nos mantenemos en nuestros trece: no estaba nada mal.

 

Sherlock

Cómo acaba: Sherlock Holmes (Benedict Cumberbatch) y John Watson (Martin Freeman) tienen una última aventura enfrentándose a su mayor enemigo hasta el momento: Eurus Holmes (Sian Brooke), la hermana secreta de Sherlock. Tras superar una disparatada serie de puzzles y pruebas morales, el detective descubre que su hermana demente ha orquestado durante más de un lustro un alambicado plan tan sólo para llamar su atención y conseguir amor fraternal.

Por qué no mola: El desprecio de Sherlock hacia la verosimilitud dejó de ser una preocupación de los guionistas de la serie hace tiempo, pero si el final resulta decepcionante es ante todo porque su construcción, basada en innecesarios giros y cabriolas continuas, parece enfocada exclusivamente a impactar a los espectadores, sin importar ni la lógica en el comportamiento de los personajes ni las leyes de la física que se aplican en el planeta Tierra. Hasta la reaparición de Moriarty está diseñada como un truco de la narración sin mayor relevancia que el engatusamiento molón de los fans porque sí.

Aunque, bien pensado… La serie de Steven Moffat Mark Gatiss siempre apostó por la hipérbole desmedida y el golpe de efecto como encaje de bolillos. No vamos a sorprendernos a estas alturas de su revisión de la obra de Arthur Conan Doyle, que por muchas pegas que pueda recibir, ha esculpido un estilo propio, ha apostado por la narración audiovisual sin prejuicios y ha dado espacio para el lucimiento de unos actores perfectos para sus personajes.

 

Dinosaurios

Cómo acaba: Por una serie de catastróficas decisiones, el cabeza de familia Earl Sinclair termina eliminando toda la vida vegetal del planeta, provocando la erupción descontrolada de volcanes que crean una terrible capa de humo. Consecuencia: una ola de frío global que durará diez mil años. Ah, sí, y la fulminante extinción de toda vida en el planeta, lo que incluye a la familia Sinclair. Fin.

Por qué no mola: Ver a la familia congregarse abrigada en casa para, después de que Earl les pida disculpas por causar la extinción de todos los dinosaurios, simplemente esperar a que la nieve lo cubra todo y morir no es uno de los mejores momentos que se pueden vivir delante del televisor.

Aunque, bien pensado… Una sitcom para toda la familia que se atreve a terminar de forma tan rotunda merece reconocimiento.

 

Friends

Cómo acaba: Cuando Chandler y Mónica deciden mudarse de su apartamento neoyorquino con los gemelos, Phoebe y Mike se plantean tener hijos y Ross y Rachel vuelven juntos (¡sorpresa!). Antes de que a Joey no le quede más remedio que torturarnos con un spin-off no solicitado, todos los amigos dejan su copia de la llave del piso encima de la mesa y van a tomar un último café juntos. “¿A dónde?”, pregunta Chandler.

Por qué no mola: Quizás lo peor del final de Friends fue que tardó demasiado en llegar, algo así como tres temporadas (toma nota, Los Simpson, que ya has dejado esa marca muy, muy atrás). No hay que olvidar que, concebida como la última, la décima temporada subió bastante los niveles de azúcar y ansiedad por crear familias no monoparentales, y el último episodio no es una excepción.

Aunque, bien pensado… Todo el numerito de dejar las llaves de cada uno encima de la mesa no está exento de elegancia. Y que el final de la serie sea un meta-chiste autorreferencial de Chandler, tampoco.

 

Cosas de marcianos

Cómo acaba: La Gran Cabeza Gigante decide que los cuatro protagonistas deben finalizar su misión en la Tierra (o que los chistes sobre Kristen Johnston siendo un hombre con cuerpo de mujer habían dejado definitivamente de tener gracia), así que Dick (John Lithgow) confiesa su naturaleza alien a la doctora Mary (Jane Curtin). Como no puede llevarla con él, lo que hace es noquearla de un golpe en la nuca y dejarla inconsciente en el suelo.

Por qué no mola: No nos vamos a poner exquisitos hablando de conductas más que reprobables en una época sensibilizada con la violencia de género, pero es que además el truco de “te doy un golpe y lo olvidas todo” es de lo más barato de la sección de guiones baratos.

Aunque, bien pensado… Que Mary quede condenada a un futuro de medicación y centros psiquiátricos cuando todo el mundo le hable de ese tipo alto con el que pasó media década sin tener ningún recuerdo de él no parece tan mala idea. Y es que nunca nos gustó ese papel para Jane Curtin.

 

Cómo conocí a vuestra madre

Cómo acaba: Resulta que la historia sobre cómo Ted (Josh Radnor) había conocido a la madre de sus hijos (Tracy, interpretada por Crisitin Milioti) en realidad era un gran rodeo para hablar de su cuelgue con Robin (Cobie Smulders). Ah, sí, Tracy enfermó y lleva años muerta.

Por qué no mola: Tampoco es que el giro sorpresa importe demasiado, si bien muchos espectadores se sintieron víctimas de un engaño que había durado nueve años, pero la forma de despachar la enfermedad y muerte de Tracy, simplemente como herramienta para orquestar un happy end, deja mucho que desear en cuestión de coherencia narrativa y trato hacia los personajes.

Aunque, bien pensado… Rematar de forma tan macabra una sitcom de éxito masivo parece más propio de bulos transmitidos por internet que de la clase de decisión narrativa que una network como CBS aprobaría.

 

Dawson crece

Cómo acaba: En un flashforward de cinco años, vemos al grupo de amigos reunirse de nuevo en Capeside y hacer un poco lo mismo de siempre: sentarse en un muelle, hablar de sí mismos y poner tonos de voz acongojados. La sorpresa que les guarda Jen (Michelle Williams) es que tiene una enfermedad del corazón, y muere.

Por qué no mola: Por un lado está el pequeño detalle de que se nos hurte by the face un lustro de la vida de los personajes. ¿Por qué? Pero, sobre todo, que no mola nada de nada ver a Michelle Williams entubada y en una cama de hospital, hombre.

Aunque, bien pensado… El moñerío y el metalenguaje soft siempre fueron una constante en la serie creada por Kevin Williamson, así que de alguna manera se trata de un final consecuente.

 

Perdidos

Cómo acaba: Jack está tirado sobre el suelo de la isla junto a Vincent (o “al lado de un perro”, según Ana García Siñeriz). Mira hacia el cielo. Pasa el avión, que ha conseguido despegar. El ojo que vimos abrirse al inicio de la serie, se cierra. Bueno, y antes de esto ha habido toda una serie de abrazos y lloros a cámara lenta dentro de un sobreiluminado templo politeista con Giacchino en modo lágrima.

Por qué no mola: Todos aquellos que habían puesto sus esperanzas en que Damon Lindelof, Carlton Cuse y compañía hicieran del finale un maratón de respuestas a las infinitas incógnitas planteadas por la serie se quedaron con un palmo de narices. Todavía resuenan cada vez que dices “lost” en un foro de internet.

Aunque, bien pensado… La división de opiniones enriqueció más que nunca el debate sobre una serie que aprovechó al máximo el potencial de una comunidad de hard fans ávida de sobreinterpretaciones.

 

Expediente X (antes del revival)

Cómo acaba: En una ominosa estrategia narrativa, el último episodio de la serie de investigación sobre fenómenos paranormales adopta la forma de drama judicial (un juicio militar a Mulder porque le acusan del asesinato de un soldado) para recapitular los aspectos clave de la “mitología” alienígena que pretendía cerrar. El modo “deprisa y corriendo” de resolver todo al final hace valorar más casos de salidas por la tangente como el final de Perdidos.

Por qué no mola: Se nota la desgana a todos los niveles que había alcanzado la serie en su novena temporada. Ni David Duchovny ni Gillian Anderson estaban ya interesados en el asunto, ni tampoco los guionistas.

Aunque, bien pensado… Podría haber sido peor: podría haber vuelto seis años después con la película X-Files: Creer es la clave Y LUEGO otros ocho años después con un revival lleno de episodios horribles (menos uno; gracias, Darin Morgan).

 

Roseanne (antes del revival)

Cómo acaba: La serie había alcanzado grandes cotas de pérdida de contacto con la realidad después de que la familia, emblema de la clase obrera, ganara la lotería. Pero espera, que todo ese arco era una invención de Roseanne para ayudarse a sobrellevar la muerte de su marido, John Goodman.

Por qué no mola: Junto al de la amnesia, el recurso al “todo era mentira” es de los giros de guión más difíciles de casar bien con las expectativas del espectador y esa curiosa querencia que tiene a no sentirse nada bien cuando cree que le han tomado el pelo.

Aunque, bien pensado… La serie necesitaba acabar ya. Como fuera. Lo intentaron remediar con una profunda cita de Lawrence de Arabia (?), o algo. Pero, sobre todo, ahora sabemos que el revival estrenado 11 años después terminó de un modo mucho más atroz.

 

Los Serrano

Cómo acaba: En un ataque de ¡québelloesvivirismo!, Diego Serrano decide suicidarse tirándose desde un puente. Pero, justo antes de saltar, la voz de su (segunda) mujer hace tiempo muerta, le despierta de un sueño que lleva teniendo desde la noche de bodas y que ha durado toda la serie. Toda la maldita serie.

Por qué no mola: Antonio Resines quedaría aliviado en un abrir y cerrar de ojos, pero en nuestro plano de realidad Fran Perea sigue siendo real. Que el recurso sea tan cobarde y esté tan sobado tampoco ayuda mucho, no.

Aunque, bien pensado… Fue el último fenómeno global que propició chistes, risas y escarnio a costa de la televisión española antes de los tiempos de Twitter.

 

Dexter

Cómo acaba: A pesar de lo que dicen los medios, Dexter (Michael C. Hall) ha sobrevivido a la tormenta en alta mar. Asumiendo otra identidad, vive como leñador en Oregon.

Por qué no mola: Olvida la muerte de Deb, o que Dexter esté 100% ok con dejar a Harrison con Hannah, o cualquier consideración del estilo. Lo que de verdad enrabietó al fandom de Dexter fue ver que, después de ocho temporadas, todo lo que le había pasado a su asesino favorito sólo había llevado a que se convirtiera… en leñador.

Aunque, bien pensado… Que los fans fueran las últimas víctimas de Dexter tiene su punto de ironía.

 

Los Soprano

Cómo acaba: Tony Soprano se cita con su familia en un bar donde suena Don’t Stop Believin’, no para de entrar gente por la puerta y

Cobie Smulders: Agente de SHIELD

La actriz del Universo Marvel estrena este fin de semana la nueva entrega de la saga 'Jack Reacher'

Nuevas (e insustanciales) fotos de ‘Los Vengadores’

Al menos sale Robin de 'Cómo conocí a vuestra madre' con el uniforme de S.H.I.E.L.D. Por CINEMANÍA

Nueva imagen de ‘Los Pitufos 3D’

Neil Patrick Harris y sus amigos azules demuestran que su rollo es el rock en esta nueva foto. Por CINEMANÍA

Cobie Smulders, en “negociaciones finales” para aparecer en ‘The Avengers’

ACTUALIZADO La actriz de 'Cómo conocí a vuestra madre') podría aparecer en las futuras producciones Marvel encarnando a la agente Maria Hill. Por CINEMANÍA