Series

11 instrucciones para cargarte una serie

¿Quieres que ese 'show' que tanto te gusta acabe retirado por falta de audiencia? El responsable de 'Arrested Development' te da las claves para lograrlo. Por CINEMANÍA

17 de febrero de 2011

Pese a lanzar al estrellato a Michael Cera y Jason Bateman, la serie Arrested Development fue cancelada tras 53 episodios por falta de audiencia. Pese a recibir la aclamación de la crítica, Running Wilde duró todavía menos: 13 episodios. ¿Qué tienen en común ambos shows? A su creador, Mitch Hurwitz. Para celebrar el estreno de Arrested Development en el Reino Unido, Hurwitz ha publicado en el diario The Guardian esta práctica lista con 11 consejos para cargarte una serie. Estúdiala con atención, porque la firma un experto.

 

1 .- Ponle un título confuso

Emplea un título raro, preferentemente usando términos de la Psicología, para que de este modo tu show sea inmediatamente olvidable. Por ejemplo, si bautizas el programa como Welcome Matt [juego de palabras entre “Matt” -nombre propio- y “Welcome mat” -“felpudo de bienvenida”-], el espectador captará desde el principio que el prota se llama Matt y que todo el mundo le pasa por encima. Si la serie se titula Arrested Development, tendrás la seguridad de que es lo bastante confuso y desorientador como para que el gran público jamás lo descubra.

2 .- Al público le encantan los coches grandes y rápidos

Así pues, intenta que en tu serie aparezca algo de maquinaria pesada, como una silla-ascensor, por ejemplo, que no esté precisamente asociada al sex appeal.

3 .- Intenta encajar demasiadas cosas en un capítulo de 20 minutos

Si en el medio de tu elección el público está acostumbrado a las tramas sencillas, con una o dos subtramas, mira a ver si puedes usar ocho, preferiblemente entrecruzadas. Además, es importante padecer un montón de ansiedad cuando no puedes cruzar las historias, la suficiente como para provocarte una severa privación de sueño y dejarte hecho un guiñapo durante la producción. Cuando la producción se acabe, tranquilo: nadie verá el show, y tú te sentirás aún peor.

4 .- Añade unas gotas de incesto

Los espectadores jamás admitirán esto, pero les encanta el sexo. De hecho, adoran cualquier forma de estimulación sexual, salvo el incesto. Así pues, concéntrate en él.

5 .- La primera impresión es la que cuenta

De este modo, si puedes arruinarla, lo habrás conseguido. Con Arrested Development, queríamos mostrarle a la sociedad de EE UU su propio rostro en un espejo. Y, como habíamos predicho, la sociedad de EE UU prefirió mirar hacia otro lado.

6 .- Ponle el mismo nombre a todos los personajes

El gran público tiende a huir de la confusión. Así que una serie en la que, pongamos, hay un personaje llamado George Michael, otro llamado Michael a secas, otro llamado George y un cuarto llamado George Oscar (y, a ser posible, otro personaje llamado Oscar) será la clase de show al que nadie se enganchará. Garantizado.

7 .- Haz chistes fáciles sobre minorías sociales

Ya se trate de latinos, de judíos o de homosexuales, no hay ninguna minoría cuya antipatía no te puedas ganar con un par de chistes y de estereotipos. Al menos eso es lo que nosotros intentamos. Dado que nadie se apuntó a nuestra fiesta, parece que tuvimos éxito.

8 .- Métete con tus estrellas invitadas

Nosotros probamos esto con Liza Minelli, quien es, como es bien sabido, un icono gay. Nota importante: haz todo lo que puedas para molestar a los gays, porque ellos se apuntan a cualquier fiesta.

9 .- Prescinde de las risas enlatadas

El público no siempre sabe cuándo le toca reírse. Omitiendo las risas enlatadas te asegurarás de que nunca lo sepa.

10 .- Al público le gusta un vestuario bonito. También le gustan los desnudos.

Así pues, viste a tu personaje estrella con unos mini shorts, pero no le dejes enseñar más. Opcional: haz que un personaje aparezca en pelotas, pero cubierto de pintura azul. Eso le corta el rollo a cualquiera.

11 .- Haz una serie de TV pensando en el público británico

Y estrénala en los Estados Unidos.