X-Men: Días del futuro pasado

9

Por - 06 de junio de 2014

Como iniciadores de la edad de oro del cine superheroíco, a los X-Men correspondía la responsabilidad de llevar este género –¿no es en realidad una “denominación de origen”?– a cotas desconocidas hasta la fecha. En 2014, tras un par de décadas saltando de la viñeta a la pantalla a golpe de CGI, ya no es suficiente con reinventar, reubicar, relanzar o reagrupar; hay que revolucionar.

Bryan Singer nos convenció en el siglo pasado de que el homo superior estaba entre nosotros, presentando a los personajes tan pegados al suelo que costaba diferenciarlos de un homo sapiens corriente y moliente. Echaron raíces y se quedaron para siempre en el imaginario colectivo. Incluso aprendimos a aceptar que antes que una patrulla eran, por encima de todo, hombres y mujeres marcados. Su batalla para convertir ese gen maldito en una bendición se convirtió en la de todos; sus esfuerzos por ser aceptados eran un símbolo demasiado poderoso y sincero como para no provocar la empatía. Así, apoyándose menos en la parte de “súper” y enfatizando la de “héroe” que albergamos, se construyó un universo tan sólido que aceptaba secuelas, precuelas y hasta aventuras individuales.

Para Días del futuro pasado Singer no se ha puesto límites. Con la confianza del que sabe que tiene una galería de actores cuya sola presencia ya cuenta más que 100 páginas de guión –Ian McKellen o Patrick Stewart son el mejor ejemplo; tienen una presencia más testimonial que otra cosa– y la libertad que da sentirse dueño de este mundo X, lo ha querido hacer todo. Y además a dos velocidades, ¿o es que no se trataba de eso, de evolucionar sobre una evolución? Al menos así lo ha entendido él, y ya se sabe que a un director de blockbusters no se le lleva la contraria.

Días del futuro pasado, la séptima película de la franquicia, que no se nos olvide, reinventa la historia de los mutantes viajando a un pasado que nunca conocimos en los cómics –¿el Profesor X andando y tirando la toalla?–; reubica a Lobezno en un rol, el de líder responsable, inédito, y que da una relectura irónica al mutante rebelde; reagrupa a través del tiempo a las dos generaciones de mutantes que conocimos; y relanza la franquicia en direcciones novedosas sin necesidad de reboots, simplemente apretando el botón de reseteo para ignorar algunas de las decisiones tomadas en X-Men: La decisión final (2006).  De hecho, la película es un fuck you en toda regla de Singer a Brett Ratner, director de aquella película. Se pasa por el arco de triunfo tantas cosas de la tercera entrega que lo más sencillo es resumirlo todo en que lo único que da por bueno es que Ellen Page sea su Kitty Pryde.

Conciliando el pasado y el futuro de los hombres X –paradójicamente, representarán lo contrario en la realidad de la saga de cara a su próxima entrega, X-Men: Apocalipsis–, encuentra un equilibrio perfecto a pesar de lo complejos que pueden resultar estos saltos espacio-temporales. Aunque los x-pertos disfrutarán con la abundancia de referencias al cómic –necesitaríamos una crítica entera sólo para hablar de esa maravillosa encarnación de Mercurio (Evan Peters)–, la historia está tan bien rematada por sí misma que se podría prescindir de estos personajes icónicos y seguiría funcionando como las engrasadas maquinarias de Looper o Al filo del mañana.

 

Futuro y pasado para asegurar un presente continuo. Si no es la mejor película mutante, anda cerca.

Jill Soloway (‘Tranparent’) reemplaza a Bryan Singer al frente de ‘Red Sonja’

La persona responsable de la famosa serie de Amazon se ha hecho con las riendas de este personaje creado por Roy Thomas y Barry Windsor-Smith en 1973.

¿En qué orden debes ver las películas de X-Men?

Dos décadas y una decena de películas, viajes temporales, borrados de memoria, reinicios, personajes que desaparecen... Antes de futuras secuelas, orienta tu gen-X.

Sophie Turner afirma que trabajar con Bryan Singer fue “desagradable”

La actriz de 'Juego de tronos' se suma a los testimonios sobre la mala conducta del director en el plató.

Confirmado: Bryan Singer ya no dirige ‘Red Sonja’

Millennium Films prescinde del director después de que ninguna distribuidora quisiera hacerse cargo del filme.