Welcome Home

2

Por - 21 de junio de 2019

En El placer de los extraños, Paul Schrader retrataba, a partir de una adaptación de Harold Pinter sobre una novela de Ian McEwan, el proceso de intento de destrucción -física y amorosa- de una pareja americana en crisis, que viajaba hasta Italia para intentar reavivar la pasión en su matrimonio. En De repente un extraño, de John Schlesinger, una pareja veía su intimidad invadida por su siniestro intruso que convertía la realidad en una pesadilla. Ambas películas se estrenaron en 1990, y sus argumentos, curiosamente, convergen en Welcome Home, del estadounidense George Ratliff. Porque los protagonistas son una pareja de americanos, en plena crisis sentimental y a punto de romper su relación, que encuentra por Internet un chollo para pasar unas idílicas vacaciones en Italia en una gigantesca villa en el campo y darse una última oportunidad. Demasiado bueno y bonito para ser verdad. Por eso aparece en escena un vecino (un guapo italiano estereotipado hasta el extremo ridículo) que bajo su apariencia amable y educada puede (¿o no?) esconder un despiadado psicópata.

Porque el director de Welcome Home -que en su filmografía había pisado los terrenos del suspense de manera bastante efectiva en El hijo del mal (Joshua), estrenada en 2007- se empeña en dar vueltas al melodrama, a exprimir los motivos de una infidelidad de ella y a explicar los delirios en los que él confunde la realidad y la ficción, en lugar de centrarse en los mecanismos del suspense. Una especie de psicodrama de pareja al que asiste como espectador ese tercer personaje, motor esencial del thriller psicológico que está continuamente insinuándose, pero que no llega a materializarse hasta su predecible catarsis. De esta manera Aaron Paul (Breaking Bad) y Emily Ratajkowski, (Gone Girl), en los dos papeles principales, y el italiano Riccardo Scamarcio (Silvio y los otros), como ese elemento ‘extraño’ que entra en escena, quedan reducidos a simples presencias físicas, filmadas con todo el academicismo posible dentro de unos espacios que acaban por engullirlos. Ni rastro de la profundidad moral de Paul Schrader. Ni de la habilidad para convertir las relaciones de pareja en un reflejo de las estructuras de dominación social de Harold Pinter e Ian McEwan. Y tampoco se atisba el oficio de John Schlesinger a la hora de construir un thriller angustioso con los elementos mínimos y esenciales sobre el concepto de extraño. Referentes que le quedan ciertamente muy distantes.

Su indefinición genérica, entre el drama íntimo de pareja y el thriller, y su ambición no justificada acaban por convertir la película en una nave a la deriva que no encuentra su puerto.

‘El camino’: Aaron Paul presentará la película de ‘Breaking Bad’ en el Festival de Sitges

Nikolaj Coster-Waldau ('Juego de tronos') y Asia Argento ('El corazón es mentiroso') también estarán presentes en la nueva edición.

‘El Camino’: Netflix lanza el tráiler de la película de ‘Breaking Bad’

El film pasará a formar parte del catálogo de la plataforma mucho antes de lo que creíamos, y se centrará en la historia de Jesse Pinkman.

La película de ‘Breaking Bad’ ya está rodada

El actor de 'Better Call Saul', Bob Odenkirk, ha confesado el secreto durante una entrevista.

‘Breaking Bad’: Aaron Paul y Bryan Cranston se mojan los pies ¿en el rodaje de la película?

Los intérpretes de Walter y Jesse postean una nueva foto ¿misteriosa? en sus redes sociales. Esta vez, eso sí, sin burros.