Una receta familiar

6

Por - 30 de octubre de 2018

“La comida es, después del idioma, el portador más importante de la identidad cultural”. Sobre esa idea del historiador Ben Rogers se asienta el cineasta de Singapur, Eric Khoo. Si en Wanton Mee recorría la escena culinaria de su país de la mano de un crítico gastronómico, en Una receta familiar lo hace siguiendo a un cocinero que rastrea en los olores y sabores de la comida callejera de Singapur su pasado, presente y futuro en Japón. De hecho, la película nació como una celebración de los 50 años de relaciones diplomáticas entre Japón y Singapur, y Khoo encontró en dos recetas clásicas de ambas naciones, el Bak Kut Teh y el ramen, los deliciosos lazos de unión.

Masato (Takumi Saitoh) es el protagonista de este viaje gastronómico, un chef japonés, pero nacido en Singapur, heredero de un pequeño restaurante de ramen. Cuando se queda al frente tras la muerte de su padre, decide volver a Singapur para encontrar a su familia materna y sus raíces y así reinventarse en la cocina, en busca de ese sexto sentido en los platos, el de las historias. En el tour de street food le acompaña una bloguera (la estrella ochentera Seiko Matsuda) y las delicadas escenas de preparación de los platos (quizá lo mejor del filme) corren en paralelo con flashbacks sobre los padres. Un resultado mucho más dulce que lo que esa comida sabrosa y a veces picante transmite y pedía.

La película que confirma al ramen como el plato de moda.