Un hombre fiel

6

Por - 24 de abril de 2019

Louis Garrel no esconde su influencia de la Nouvelle Vague, ni puede sacudirse una pizca de parisino. Su segunda película como director respira ambos mundos, prácticamente inseparables y hasta visualmente le dedica un homenaje a los espacios de Besos robados (Truffaut, 1968). Con sencillez, limpia cada escena visualmente mientras plantea, gracias a su amigo Jean-Claude Carrière, un Cluedo romántico de celos, amor, relaciones abiertas, amores de juventud y flechazos versus amores adultos.

Garrel se reserva el papel del protagonista, Abel, un periodista al que, en la primera escena, su pareja, Marianne (aguda Laetitia Casta), le dice que está embarazada, el hijo no es suyo y se va a casar con el padre. Ocho años después, ese hombre misterioso ha muerto, Abel y Marianne vuelven a vivir juntos, pero ese hijo mete ideas de asesinato en la cabeza de Abel y aparece en escena la hermana del muerto, Eve (Lily-Rose Depp, su papel más maduro), también enamorada de este donjuán. A pesar del argumento de alegre vodevil y quizá por eso, la película juega entre la comedia romántica y el suspense con una intención obvia de no profundizar en los temas del corazón, sino poniendo el foco, sobre todo, en los más banales. Un divertimento de 75 minutos para no perder al espectador en líos de sábanas ni enfangarse en clichés de género.

EXCLUSIVA: Laetitia Casta en ‘French Women’

Es una de la docena de actrices que protagonizan el debut de Audrey Dana en la dirección: una comedia desatada sobre la feminindad en nuestros días.