Tully

8

Por - 01 de abril de 2018

Los partos y los primeros meses de un bebé. Deben de ser de las pocas cosas que he aprendido de la vida real y no viendo películas. Del cine hubiese sido complicado extraer las horas interminables de dolor y demás hazañas poco fotografiables que suceden verdaderamente en los paritorios. Pero tampoco los primeros meses de crianza, esa mezcla de sueño constante y terror ante lo desconocido de la que hablan mis amigas cuando consiguen recuperarse del trago. En este sentido, resulta difícil imaginarse a los productores de Tully dando luz verde al último proyecto de Jason Reitman y Diablo Cody, la historia de una madre –intepretada por Charlize Theron pero olvídate de alfombras rojas– que cae en una especie de depresión posparto al tener su tercer hijo.

Fieles a su fama de poner siempre el foco en el lado oscuro, en esta ocasión Cody y Reitman se decantan por el día a día de una madre de tres y angelical esposa. Para los que aprendimos la lección de Young Adult –más vale crecer si no quieres acabar montando un pollo en el garaje de tu primer novio con la pechera llena de sangría–, la pareja nos advierte ahora de los peligros de lo contrario. La salvación no está en el viejo sueño suburbial de los 50: marido, niños rubitos correteando por el jardín de verja blanca. Detrás de ese sueño con olor a apple pie recién horneada hay incontables horas de sonar mocos y limpiar cacas. He ahí el pincipal valor de Tully, que repasa estos momentos tan penosos de la maternidad en un par de secuencias de montaje tan crudas como reales. Pocas veces ha retratado el cine con tan poca diplomacia el día a día de una madre con su recién nacido: lloros nocturnos, teta, sacaleches, minivan, pizza para cenar mientras el padre de las criaturas trabaja y juega a la Play. Además, una imagen: la de Charlize Theron, gorda y fea –¿cuántas actrices accederían a aparecer así?–, desplomada en el sofá de un salón destartalado echando un intento de siesta a las doce de la mañana.

Una madre me dijo una vez que había tenido hijos cuando había tenido dinero para pagar a alguien que los cuidase. Pues Tully habla de eso también. Cuando el hermano rico (Mark Duplass) de esta madre devastada se da cuenta de que está al borde del colapso, contrata para ella a una niñera nocturna. Hace su aparición la élfica Mackenzie Davis, un ser luminoso que no solo se ocupa del bebé sino que friega la casa y hasta hornea magdalenas sin perturbar lo más mínimo los ritmos familiares. En Tully –así se llama la niñera– construyen Cody y Reitman una metáfora de la mujer que toda madre pierde de vista temporalmente cuando se convierte en madre. Marlo (Theron) quiere ser la mejor madre posible y la esposa perfecta, pero se ha olvidado de sí misma, vienen a decirnos el director y la guionista de Juno. Y, claro, como en aquella, puede que la metáfora sea algo facilona. Pero también es cierto que son los únicos que se han molestado en hacerla.

Charlize Theron te conquistará feúcha y gorda. ¿Cuántas actrices habrían dicho que sí a estas exigencias del guión?

Sí, Ernie Hudson también va a estar en la nueva ‘Cazafantasmas’

El intérprete de Winston Zeddemore se une a los ya confirmados Dan Aykroyd y Sigourney Weaver, y el reparto original ya está de vuelta casi en su totalidad.

Dan Aykroyd confirma su presencia en la nueva ‘Cazafantasmas’

La película que dirige Jason Reitman tiene intención de reclutar a todos los miembros del reparto original, y parece que lo está consiguiendo.

Jason Reitman reúne a la familia en la primera imagen de ‘Cazafantasmas 3’

Jason Reitman se las ha apañado pare reclutar a todo el reparto original de las primeras películas, pero de momento prefiere enseñarnos las nuevas caras.

Sigourney Weaver formará parte del reparto de la nueva ‘Cazafantasmas’

La actriz retomará su papel de Dana Barrett en el film que prepara Jason Reitman y está programado para estrenarse en 2020