Por - 20 de junio de 2016

A quienes separa la vida, curiosamente parece unir la muerte. Otras veces, su inminencia. Dos hermanas, una cautiva de la ciudad y el presente, la otra encadenada al pasado y el pueblo, se reencuentran en la casa familiar en los últimos días, horas, de la vida de su madre. Más allá de mortajas y herencias, tienen asuntos que resolver y, por una vez, tiempo para hablar y hacer catarsis. Las intenciones del director Jesús Ponce son buenas y nadie puede discutir la entrega y disposición de sus dos actrices protagonistas, aunque por desgracia no es suficiente para que Todo saldrá bien tenga un resultado tan positivo como su título presagia. Que su voluntad sea sincera no hace que transmita verdad, como, por ejemplo, Solas, el hito del cine andaluz de mujeres fuertes en el que podría haberse mirado.

Duelo actoral (y familiar) de dos mujeres sin recompensa.