Por - 29 de abril de 2011

ETIQUETAS:

Cuenta la leyenda que en Marvel recurrieron a un dios cuando vieron que la fuerza de algunos de sus personajes –Hulk, más concretamente– ya no era de este mundo. Es decir, nació como personaje subalterno y, a pesar de medio siglo de existencia, siempre ha lucido más y mejor en compañía de otros. Por ejemplo, como miembro de Los Vengadores, ese supergrupo que, según los calculos de los ejecutivos de Marvel-Disney, justifica la existencia de Thor, la película.

Tarea ingrata la de Kenneth Branagh. Si Stan Lee escogió a un dios nórdico para poder equivocarse libremente –sus lectores estaban más familiarizados con la mitología griega y romana–, al director se le ha pedido que dotara al personaje de carisma pero sin complicar la jugada al que tenga que heredarlo luego. Vamos, que le dibujara un Dios del Trueno apañadito con un par de tópicos shakespearianos, pero que, sobre todo, encaje sin precisar demasiados minutos y líneas de diálogo en la próxima aventura que le unirá a Iron Man, Capitán América, Hulk, Ojo de Halcón (atentos a su cameo) y quién sabe más.

Thor es, de largo, la menos comiquera de las películas Marvel. Parece concebida al albur de Furia de titanes –incluso su dramaturgia recuerda a la de El Señor de los Anillos– más que de otras adaptaciones de tebeos. No pasa nada; Daredevil o Hulk la de Ang Lee, presentaban una estética que mamaba de la viñeta y eran sencillamente infumables. El principal problema es que también es la menos película de este matrimonio entre Stan Lee y Hollywood. Parece una bisagra dentro un engranaje, una pieza creada al servicio de un bien mayor, un Power Ranger esperando para fusionarse en robot gigantesco.

Esforzándose en ser correcta, en no cometer errores, a Thor se le olvida aportar algo que la haga interesante. O por lo menos tener la habilidad de rescatar algunos de los hallazgos –no son muchos, no nos engañemos– del universo del personaje. Que la cuadrilla del dios rubio resulte un poco mosqueperra tiene un pase; que Odín tenga menos autoridad que Abraracurcix, vale; pero es incomprensible que el malvado Loki, uno de los mejores villanos de Marvel, sea aquí un pobre niño asustado que ansía la aprobación paterna… ¡eso es imperdonable! Queda pues la guarnición: esperar a la escena final tras los créditos, buscar guiños a los cómics, contar los pelos de la barba de Chris Hemsworth…

Branagh puede respirar tranquilo, ha cumplido escrupulosamente lo que se le pidió. No habrá hordas de fans indignados esperándole en la puerta de su casa pidiendo su cabeza. Tampoco habrá ninguno con un tebeo de Thor reclamando su autógrafo. Es una lástima esto último. Así el director vería por fin de cerca cómo es uno.

MANUEL PIÑÓN

‘Thor: Love and Thunder’: ¿Por qué Natalie Portman quiso volver al Universo de Marvel?

La actriz acabó bastante cansada con sus apariciones en las dos primeras películas de 'Thor', y su regreso para la Fase 4 sorprendió a propios y extraños.

Usan el DNI de Thor para comprar marihuana online

¡Por Odín! ¿Quién ha osado usurpar la identidad del Dios del Trueno para comprar maría desde Canadá? Todos sabemos que Thor es más de cerveza.

Las mejores fotos de la Comic-Con 2019

Kevin Smith y Ben Affleck, Natalie Portman con el martillo de Thor, la foto de familia de 'Viuda Negra'... La Comic-Con es mucho más que panels y tráilers.

Sí, has leído bien: Natalie Portman será Thor en la cuarta parte que dirige Taika Waititi

Cuando parecía que nunca volveríamos a oír hablar de Jane Foster, el mandamás Kevin Feige se marca una pirueta de las que hacen historia.