Sordo

6

Por - 09 de septiembre de 2019

¿Es Sordo ‘otra película sobre la Guerra Civil’? Si tenemos en cuenta que la mayor parte de filmes que acuñaron dicha coletilla transcurrían realmente en la inmediata posguerra, no tendríamos más remedio que decir que sí. Como aquellas, la segunda película de Alfonso Cortés-Cavanillas ocurre durante la Operación Reconquista, misión de una semana en la que los maquis intentaron arrebatarle a Franco el control del país. Inspirándose en el cómic homónimo de David Muñoz y Rayco Pulido, cuenta la historia de Anselmo, un maqui que, tras una emboscada, queda sordo. En su piel, Asier Etxeandia redondea uno de sus mejores trabajos hasta la fecha, completando con sus talentos como forajido el logrado trabajo del equipo de sonido, que consigue trasladarnos la sensación de aislamiento y agonía del personaje. Perseguido por oficiales de Franco (Aitor Luna, Imanol Arias), tendrá que vérselas además con una poco creíble mercenaria rusa (Olimpia Melinte), cuyo papel resulta tan poco verosímil como su escena con Marian Álvarez –actriz estupenda, por otra parte– o que el final del filme.

Aunque transcurra en la posguerra española, Sordo encontrará a su mejor público entre los amantes del western. Y es entonces, con sus dignas persecuciones a caballo y sus guiños a Ford, donde Cortés-Cavanillas emplea su mejor munición.

El western ha llegado para quedarse en la posguerra española.